La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático define a este fenómeno como un cambio en el clima que altera la atmósfera mundial, generando efectos nocivos significativos en la composición, la capacidad de recuperación o la productividad de los ecosistemas naturales. Lograr estabilidad y controlar la liberación de gases de efecto invernadero es el objetivo fundamental para combatirlo.

Siendo conscientes de los impactos generados como industria (responsable de un 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero atribuibles a la actividad humana), desarrollamos una estrategia de cambio climático  que nos permite abordar iniciativas en dos ámbitos: impacto y rentabilidad, con acciones directamente relacionadas a los impactos de nuestras operaciones, que son abordados desde el punto de vista de la gestión de riesgos, y controlados y mitigados por medio de nuestro sistema de gestión; e involucramiento y reconocimiento, cuyo foco está en iniciativas de concientización y capacitación de nuestros colaboradores y la difusión de acciones y buenas prácticas ambientales.

 

Huella de carbono

La mayor parte de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la quema de combustibles, por lo que aumentar la eficiencia, reducir el consumo y realizar una buena gestión sobre este aspecto es clave. En este sentido tenemos un plan de renovación de flota que nos permite operar con aeronaves modernas con motores de última generación e incluir criterios de eficiencia en las decisiones de flota de la Compañía que nos permiten ser una de las aerolíneas más eficientes en emisiones por kilómetro pasajero transportado de la industria aérea mundial.

Sumado a lo anterior, desde 2012 en Perú y 2014 en Colombia, neutralizamos las emisiones de nuestras operaciones terrestres a través de programas locales de reforestación.

 

Ecoeficiencia

Durante 2015, los programas de eficiencia en combustible de LAN y TAM se unificaron en un solo programa llamado LATAM Fuel el cual gestiona todas las iniciativas de ahorro de combustible, que incluyen proyectos operacionales y tecnológicos que varían desde hacer más eficientes nuestras operaciones hasta mejorar la gestión de tráfico aéreo y la inclusión de desarrollos estructurales en aeronaves. Los resultados de la implementación de estas iniciativas durante 2015 corresponden a un ahorro de combustible de más de 38 millones de galones que se traducen en que dejamos de emitir más de 360 mil toneladas de CO2, además de reducción de ruido y una mejora en la calidad de aire local.

 

Energías alternativas

Estamos comprometido con la meta de la industria de alcanzar un crecimiento carbono neutro al 2020, para esto realizamos diversas acciones con el fin de disminuir nuestra huella de carbono. El desarrollo de energías alternativas sostenibles es un punto importante para la industria de transporte aéreo, y como LATAM Airlines Group nos alineamos a estos esfuerzos y vamos a seguir trabajando hacia el desarrollo y la futura incorporación de combustibles alternativos sostenibles. 

 

Estandares y Certificaciones

El Sistema de Gestión Ambiental  del Grupo LATAM Airlines, alineado a los requerimientos de la ISO 14001 para las operaciones terrestres y el IEnvA (IATA Enviromental Assessment) desarrollado en conjunto con IATA por y para las aerolíneas especialmente para la gestión de sus operaciones aéreas, establecen programas de eficiencia a los aspectos ambientales significativos, controles operacionales, optimización de procesos y gestión de los riesgos asociados a las emisiones de la operación. Durante 2015 tuvimos dos grandes hitos: LAN CARGO se convirtió en la primera Compañía aérea de carga con operaciones en el Aeropuerto Internacional de Miami en recibir la certificación internacional ISO 14001:2004, y también alcanzamos la certificación de la segunda etapa de IEnvA, el mayor nivel que se puede obtener en este sistema, para los vuelos internacionales operados por LAN desde Chile.