Si tienes un vuelo operado por LAN, revisa la información de Cómo viajar con tu mascota.

 

La jaula transportadora debe seguir algunas normas de estándar internacional, indicadas por la IATA (International Air Transport Association [Asociación Internacional de Transporte Aéreo]).

En general, la jaula transportadora debe ser robusta y bien ventilada, con un tamaño adecuado para el animal, no debe abrirse fácilmente, no puede cerrarse con candado o lacrarse, debe haber un recipiente, accesible desde afuera, para el suministro de agua, debe estar revestida con un material absorbente (papel, por ejemplo), pero sin otros objetos sueltos, deben tener manijas, no puede tener ruedas. La identificación de la jaula también es importante. Debe estar etiquetada con algunas indicaciones (“Animal vivo” y “Este lado hacia arriba”), así como con la identificación completa del animal y del pasajero (nombre, número de teléfono, identificación del vuelo). Si quiere, pegue una imagen del perro o del gato en el exterior de la caja. Para garantizar la seguridad, los animales no deben usar bozal o arnés. Tenga cuidado también con collares con adornos o demasiado amplios o estrechos.

Para animales que viajan en la cabina:

La jaula debe ajustarse a las siguientes regulaciones: el peso total no debe exceder los 7 kg y las dimensiones máximas permitidas son 36 cm de longitud, 33 cm de ancho y 19 cm de alto para jaulas rígidas y 36 cm de longitud, 33 cm de ancho y 23 cm de alto para jaulas blandas o “bolsas”.

Jaula Rígida

latam

Jaula Blanda

latam

Para los animales que viajan en la bodega de carga:

La jaula debe ajustarse a las siguientes regulaciones: el peso total no debe exceder los 45 kg y las dimensiones máximas permitidas son 94 cm de longitud, 64 cm de ancho y 61 cm de alto.

latam

¡Atención!

 

El peso máximo permitido por animal es de 45kgs, excepto si viajas desde/hacia Argentina, Europa u Oceania, donde el peso máximo será de 32kgs (jaula incluída en ambos casos). Si superase el peso máximo por ruta, tu animal deberá ser transportado en TAM Cargo. Si estás volando desde Reino Unido deberás tramitar el viaje de tu mascota siempre a través de TAM Cargo, pero si tu viaje es hacia el Reino Unido, no será posible transportar a tu mascota debido a normativa legal del país.

Para más información, consulte el Centro de Información TAM CARGO:

3273-2800 (San Pablo) o 0300 115 9999 (otras localidades)

Entrenamiento previo del animal

El secreto para un viaje tranquilo está en el entrenamiento previo (lo ideal es un par de semanas antes del envío), con el objetivo de la adaptación del animal a la jaula transportadora, a la confinación y separación del dueño durante períodos prolongados.

Para este entrenamiento, le sugerimos que se sigan los siguientes pasos:

  1. Haga que la jaula transportadora se convierta en un lugar familiar para su mascota, déjela siempre abierta, accesible y todo el tiempo disponible en un lugar de la casa donde permanece generalmente el animal.
  2. Haga de ella un lugar agradable para el animal, coloque dentro un paño o almohadón, preferentemente que ya haya sido usado anteriormente por el animal.
  3. Haga que sea una experiencia agradable para su mascota, ofrézcale comidas sabrosas dentro de ella, huesos para roer y juguetes.
  4. Todos los días, ponga en la jaula transportadora, al menos una de las comidas del animal, y en la medida que se sienta cómodo comiendo adentro, gradualmente cierre la puerta. Abra cuando el animal termine, a no ser que antes se agite, pida para salir o intente abrirla por la fuerza. Aumente gradualmente el tiempo que permanece dentro de la caja, inclusive habiendo ya terminado la comida, manteniéndose junto a él la mayor parte del tiempo mientras lo observa.
  5. Una vez acostumbrado con el esquema de alimentación dentro de la jaula transportadora, comience a poner el animal en su interior en otras ocasiones, preferentemente cuando esté tranquilo. Aumente gradualmente la duración del tiempo de permanencia dentro de la caja. Trate de mantenerse alejado, para que el animal también se acostumbre a su ausencia mientras esté confinado.
  6. Unos días antes del viaje, coloque el animal dentro de la jaula transportadora más a menudo, siguiendo una rutina (a la siesta, por ejemplo). Déjelo allí por unas horas. Aléjese y vuelva para controlar cómo se encuentra. Cuando esté tranquilo alábelo y ofrézcale comida por entre los barrotes de la puerta. No lo suelte si está agitado, ladrando o tratando de abrir la puerta (a menos que realmente no se encuentre bien). Sin decir nada, simplemente espere y suéltelo cuando se calme.

Dado que usa la misma jaula, el día del viaje hará falta una sesión de entrenamiento. El contexto será diferente y habrá nuevos elementos desconocidos o incluso estresantes, pero la jaula transportadora funcionará como un refugio seguro.