Si tienes un vuelo operado por LAN, revisa la información de Cómo viajar con tu mascota.

Cómo prevenir el estrés sin medicación

No se recomiendan medicamentos tranquilizantes para animales en vuelos aéreos (salvo excepciones), pues implican la posibilidad de efectos secundarios como sedación excesiva, relajación muscular o hasta excitación y ansiedad paradójica. La responsabilidad de los problemas derivados por el uso de medicamentos durante el transporte aéreo es del propietario.

 

Consejos para el embarque

Algunas precauciones son importantes antes y en el momento del embarque. Antes del viaje, bañe y recorte las uñas de su perro; en el caso de los gatos, no es necesario el baño, solo recortar las uñas si son realmente grandes. Ofrezca comida ligera al animal en el día de su viaje. La última comida debe ser hasta 2 horas antes del embarque. Se le puede dar agua libremente hasta el momento del embarque. Pasee con su perro y anímelo a orinar y defecar, a los gatos, anímelos a orinar y defecar, pero no los fuerce. Juegue y dele cariño al animal. Evite embarcar con mucha anticipación, a menos que el animal se ponga intranquilo en el ambiente del aeropuerto.

 

Consejos para el desembarque

Tener algunos cuidados en el desembarque y el día después del viaje es importante. Dele al animal comida liviana y toda el agua que quiera. Pasee con su perro cuando salga del desembarque, estimulándolo a orinar y defecar. Es preferible ir directamente al lugar de destino, sin paradas. Observe el comportamiento del animal después del viaje, es posible que, incluso en casa, esté agitado o letárgico. Si no vuelve a su estado normal, consulte con un veterinario.