Cerveza, una historia con sabor

#SaboresLATAM: Cerveza, una historia con sabor

Casi 1.000 años han pasado desde que la cerveza se comenzó a comercializar, pero su origen es más antiguo y su consumo perdura hasta el día de hoy.

Paulina Rosso

Publicado Octubre 2021

Prost! Es la palabra soñada para cualquier amante de la cerveza cuando está en Alemania. Y es que, para muchos, pensar en este país es imaginar esta bebida, debido a que su historia está íntimamente relacionada con esa nación.

Según los historiadores, la cerveza ya se bebía, junto con el hidromiel, en algunas tribus germánicas del sur de Alemania en la época de las invasiones romanas.

Siendo una bebida cada vez más popular, ya en la Edad Media se incorpora el lúpulo en la receta debido a sus propiedades conservantes y aromatizantes, y responsable por el sabor amargo característico de la cerveza. 

La historia de esta bebida está muy ligada a monasterios y abadías. Y por esa razón la primera fábrica de cerveza de la que se tenga registro corresponde a la situada en la abadía de Weihenstephan, que logró obtener en el año 1040 el permiso de la ciudad de Freising para producirla y servirla. En la actualidad, ellos siguen elaborando la cerveza Weihenstephaner. 

Un importante dato es que esta bebida la preparan según el Reinheitsgebot (ley de pureza), promulgada por el príncipe Guillermo IV en 1516. Este decreto estableció que solo se podía elaborar cerveza usando como ingredientes la cebada, el lúpulo y agua. En principio esa ley se creó para regular los precios del mercado, de esta manera se evitaba la competencia entre cerveceros y panaderos, además de impedir que se añadiesen impurezas a las recetas. Y, con el tiempo, se convirtió en una de las marcas de identidad de lo que se considera, hasta el día de hoy, la verdadera cerveza alemana. 


Cerveza, una historia con sabor

Recién en el siglo XIII la fabricación de cerveza deja de ser exclusiva para los centros religiosos y en la población comienzan a surgir los maestros cerveceros. 

Posteriormente, la producción comienza a concentrarse en Baviera, dejando a Múnich en el epicentro. 

De todas las fábricas que surgieron, a lo largo de la historia solo han sobrevivido seis: Augustiner-Bräu, Hacker-Pschorr, Hofbräu, Löwenbräu, Paulaner y Spaten-Franziskaner. Todas ellas tienen autorización para participar cada año en el Oktoberfest (fiesta de la cerveza que se celebra en octubre), y que fue cancelada para 2021 como medida preventiva por el Covid. 


Cerveza, una historia con sabor

Sin embargo, antes de que nos frustre esta postergación, existe hace años una interesante alternativa en la misma Baviera: Los Biergärten. 

¿Y qué es eso? Tal como su nombre lo indica, son jardines de la cerveza, que consisten en cervecerías con espacios abiertos o terrazas, típicas de la zona. Aquí, la bebida sin conservantes es la protagonista, saliendo de sus grifos muy fresca y espumosa, para ser consumida inmediatamente en las tradicionales jarras que pueden ir desde los 500 cc hasta el litro. Como se encuentran al aire libre, su entorno es 100% natural y con una estética rural, tal como eran las tabernas hace 200 años, con mesas y bancos de madera comunitarios rodeados de frondosos árboles.

¿Un dato interesante? Si bien estos Biergärten sirven comida típica bávara, la ley de la zona autoriza a los que quieran a llevar sus propios alimentos. El objetivo es mantener el carácter de integración social de estos establecimientos, y que todos puedan compartir distintas especialidades. 

Si bien no pretenden vender productos gourmet, es una excelente instancia para disfrutar de una actividad 100% bávara. 


Cerveza, una historia con sabor

Estilos de cerveza

Las cervezas se pueden dividir en dos tipos: ales y lager, y cada región germana ha elegido cuál producir. Luego de leer esta lista, podemos definir cuáles serán nuestras próximas paradas en este país. 

  • En Baviera elaboran Weissbier, que es un líquido blanco o de trigo, de sabor denso y afrutado.

  • De Berlín es Berliner Weisse, una ale de trigo con sabor afrutado y que se suele tomar con licor de frutas. 

  • También en Baviera fabrican Helles, una lager de color dorado, que tiene semejanzas con la Pilsen, aunque es menos amarga. 

  • Con origen en Colonia, tenemos la ale Kölsh. Tiene sabor a lúpulo y es de color dorado.

  • Por su parte, Düsseldorf elabora la ale Altbier, que es de color ámbar oscuro y muy amarga.

  • En Baja Sajonia producen Gose, una cerveza bastante especial, debido a que contiene cilantro y es de sabor salado. Esta cerveza es de las pocas que no cumple con la ley de pureza alemana, pero que igualmente puede producirse en virtud de su importante tradición histórica.

  • Desde Sajonia y Turingia, tenemos Schwarzbier, que es una lager oscura y amarga con notas de chocolate.

  • Bock se produce en Einbeck y es una lager oscura y de sabor fuerte.

  • Otra especialidad bávara es el Dunkel, una lager oscura y dulce con notas de lúpulo.

Procedente de Fraconia, está Kellerbier. Es de color oscuro, con sabor a lúpulo y gran cuerpo.

Cerveza en América del Norte

Desde que comenzó la colonización de América del Norte, se introdujeron la cebada y el trigo en los cultivos locales, y fueron las colonias británicas asentadas en el norte las primeras en elaborar cerveza con estos productos. 

Ya en 1540 se instaló en México la primera fábrica de cerveza, que prontamente debió cerrar porque los habitantes de esa época preferían consumir pulque (bebida alcohólica espesa, blanquecina y espumosa, obtenida de la fermentación de la savia de la planta del maguey) además de los altos impuestos que les cobraban. 

La migración de europeos, según su país de origen, explica cómo se desarrolló la producción de las distintas bebidas alcohólicas más comunes, como son la cerveza y el vino.


Cerveza, una historia con sabor

Las zonas del continente norteamericano que fueron colonizadas por europeos provenientes del norte, lugar donde el consumo de cerveza era más popular en el siglo XVI, desarrollaron una industria cervecera. Por su parte, las zonas donde se instalaron europeos del sur, de la zona del Mediterráneo, reflejó la característica cultural de un consumo del vino más fuerte (generalmente españoles y portugueses), al hacer crecer la industria vinícola.

 

Ahora que sabemos todo sobre la historia de la cerveza, es hora de planear un viaje y recorrer este hermoso país en torno a su bebida. ¿Vamos?


La ruta del sabor en Madrid

Las sugerencias de Francesca Ferreyros para visitar el popular barrio de Barranco

Cócteles de varios orígenes