Mucha cultura, historia y belleza en un tour por Lisboa

Mucha cultura, historia y belleza en un tour por Lisboa

La capital portuguesa ofrece atractivos a turistas de diferentes perfiles

Livia Scatena

Publicado Septiembre 2021

La capital de Portugal está llena de opciones culturales y excelentes lugares para comer, alojar y divertirse. A pesar de todo el hype sobre la ciudad en los últimos tiempos, aún tiene la ventaja de seguir siendo uno de los destinos más baratos de Europa occidental. En un recorrido por Lisboa, el turista encuentra empinadas calles empedradas, palacios, iglesias (e incluso un castillo), mil azulejos, sardinas frescas y grilladas para comer en el área exterior de una tasca, un río ancho y resplandeciente, y la mayoría del año, cielos despejados.

 

Un día en Belém

Vale la pena alquilar una bicicleta o tomar el tranvía (desde la Praça do Comércio, por ejemplo, sirven el 15 y el 127) para conocer el barrio de Belém. Además de sus famosos pasteles, el barrio a orillas del río Tejo posee algunos de los monumentos históricos más interesantes de la capital, como la Torre de Belém y el Monasterio dos Jerónimos, construido en el siglo XVI. Este monasterio manuelino extremadamente ornamentado se construyó gracias a los impuestos cobrados por los condimentos que los comerciantes traían al país. En este lugar también están las tumbas de grandes personalidades portuguesas, como el navegante Vasco de Gama y el escritor Luís de Camões.

El monasterio se encuentra en el Jardim da Praça do Império, el más grande de Europa, donde también están el Museu dos Coches, que conserva una de las mayores colecciones de coches y carruajes reales del mundo; el Museu de Marinha, dedicado a los navegantes de la edad de oro; el Museu Nacional de Arqueologia, con mosaicos romanos y orfebrería de la edad de bronce, y el Museu Coleção Berardo, una colección privada de obras maestras del siglo XX.

El proyecto arquitectónico más moderno y ambicioso de la ciudad, el Maat, queda a solo unos pasos de la plaza. El Museu de Arte, Arquitetura e Tecnologia fue inaugurado en 2016 tras una inversión de 20 millones de euros, y es hoy uno de los lugares más visitados de Lisboa. Sus sofisticadas líneas se mezclan a la perfección con el Tejo, creando el mejor telón de fondo para la foto perfecta de la ciudad, de día o de noche, ya que el edificio tiene una iluminación muy especial.


Mucha cultura, historia y belleza en un tour por Lisboa

Conociendo Alfama

Empieza por recorrer las sinuosas calles del barrio más antiguo de Lisboa, Alfama, que se retuercen hasta lo más alto de la ciudad y llegan al grandioso Castelo de São Jorge. Los muros ocres del antiguo castillo datan del siglo IX y dominan la ciudad, siendo posible verlos desde casi todas partes. Desde allí, Lisboa se abre a tus pies.

Aprovecha la región para visitar una de las terrazas más hermosas de Lisboa, el Miradouro da Graça, que se encuentra a diez minutos a pie del castillo. Desde allí se divisa el castillo, el puente colgante rojo, el Tejo y la estatua de Cristo, con los brazos abiertos mirando hacia el estuario. Este conjunto está en una única escena, que se vuelve especialmente fotogénica al atardecer.

También vale la pena planificar un paseo a la Feira da Ladra, que se realiza los martes y sábados en Alfama, donde se pueden encontrar objetos decorativos, anteojos y joyas vintage.

Un buen consejo: si tomas el tranvía 28, darás un paseo por Alfama sin que te duelan las piernas.

Corazón lisboeta

La Praça do Comércio es uno de los puntos clave de la capital portuguesa. Es una gran plaza flanqueada por elegantes edificios, con un lado abierto al río Tejo. Muchos lugareños todavía llaman al espacio por su antiguo nombre, Terreiro do Paço o Pátio do Palácio. Fue el centro emblemático del imperio portugués, donde vivían los reyes y se cambiaban los condimentos preciosos y los bienes coloniales por oro.


Mucha cultura, historia y belleza en un tour por Lisboa

En 1755, Lisboa fue golpeada por un gran terremoto, seguido de un incendio y un tsunami, calamidades que casi la destruyeron en un día. La plaza fue erguida sobre los escombros de ese desastre. También fue allí donde, en 1974, un golpe militar se transformó en un movimiento por la democracia popular, con los jóvenes dejando claveles rojos dentro de los cañones de los rifles de los soldados.

Es donde también se encuentra el Cais das Colunas, desde donde se puede ver el Tejo, el movimiento de la plaza, y el mirador del Arco da Rua Augusta.

Centros históricos

También hay dos museos muy interesantes que vale la pena visitar. El Museo Gulbenkian, en la Avenida de Berna, exhibe la colección de arte que el filántropo armenio Calouste Gulbenkian donó a su ciudad favorita, que cuenta con vasijas helénicas invaluables, porcelana china antigua y pinturas de Rembrandt, Monet y Van Dyck. También hay que visitar el Museo del Azulejo, que recorre 500 años de este arte ancestral que se entrelaza con la historia del país.

Para hacer las compras, otra buena opción es LX Factory, uno de los lugares más de moda de Lisboa. Además de variadas tiendas de decoración y artistas locales, allí encuentras restaurantes, cafés y diversos grafitis sobre las paredes.

Para completar tu recorrido por Lisboa, asegúrate de revisar nuestras sugerencias de playas que están en las cercanías de la capital portuguesa.


Explora también

Los colores de Andalucía

Visitando París en familia

Historias de viajes: Cambiando la ropa del alma