Tres recorridos para conocer Lençóis Maranhenses, en Brasil

Descubre la mejor manera de viajar por el parque nacional, en el nordeste del país

Rafael Bahia Valdemir Cunha

Publicado Octubre 2019

Paisaje único en Brasil, Lençóis Maranhenses — “Sábanas de Maranhão”, en español — son un parque nacional con 155 mil hectáreas de dunas y lagunas; un relieve que visto desde arriba parece una ropa de cama arrugada (de ahí su nombre). A pesar de parecer un desierto salpicado de oasis, no es exactamente eso. La época de lluvias va de enero a julio y forma lagunas: algunas duran todo el año y otras desaparecen cuando llega la estación seca, de agosto a diciembre.

Se puede visitar el parque en cualquier época, porque hay alternativas para recorrerlo. Conoce cuál es la ruta que mejor combina con tu viaje:

1. Circuitos más famosos: Barreirinhas, Lagoa Bonita y Lagoa Azul

La mayoría de los visitantes hace su base en la ciudad de Barreirinhas, a tres horas y media de la capital de Maranhão, São Luís. Allí está la mayor la oferta de hoteles, posadas y agencias de turismo entre las ciudades que rodean la reserva. Para llegar a Lençóis desde allí, hay que cruzar el río Preguiças en transbordador y manejar otros 40 minutos por una carretera.

Los dos circuitos más famosos son el de Lagoa Azul — que pasa por las lagoas (lagunas) da Preguiça, da Esmeralda y dos Peixes — y el de Lagoa Bonita, con paradas en Lagoa do Descanso, Lagoa do Maçarico y Lagoa do Clone. Ambos se pueden hacer en un solo día, pero se recomienda hacerlos en dos, porque los trayectos son a pie (está prohibido entrar al parque con automóviles).

Conviene contratar guías para ubicarse en los paisajes homogéneos. Recuerda llevar protector solar, agua y comida, ya que algunas dunas pueden llegar a medir 50 metros y subir a la cima exige esfuerzo físico. Lo mejor es programar tus paseos por la tarde, cuando el sol ya no es tan fuerte y el paseo termina con un atardecer límpido sobre los médanos.

Dónde comer: Hay dos restaurantes dentro del área. Pocos metros separan el Restaurante de Luzia del Restaurante de Antonio, que sirven porciones de camarones jumbo, entre otros platos de comida casera.

2. Experiencia de inmersión: pernocte en los caseríos dentro del parque

Esta es la forma más íntima, digámoslo así, de conocer Lençóis Maranhenses. El programa consiste en caminar de tres a cinco días por toda la extensión de la reserva, con paradas en los caseríos de Baixa Grande y Queimada dos Britos. Es un viaje de mayor contacto con la naturaleza e intercambio con las comunidades locales, ya que las noches se hacen en hamacas colgadas en las casas de las familias locales.

Dónde comer: Los anfitriones suelen preparar comidas del día a día maranhense: gallina guisada, pescado fresco y carne de cabra en leche de coco.

3. Más cerca de São Luís: estadía en Santo Amaro do Maranhão

La bella Santo Amaro do Maranhão es una opción más cerca para quien viene del aeropuerto de São Luís — un viaje de 232 kilómetros. Por ser un municipio más pequeño que Barreirinhas, todavía conserva un cierto aire encantador. Por allí, el viaje comienza por otros circuitos, como el de Lagoa da Gaivota (a 20 minutos del pueblo) y el de Lagoa da Bethânia

Además, hay varias playas pequeñas a lo largo del río Alegre, que atraviesa el pueblo ¡Súbete a un kayak o una canoa para explorarlas mejor!

Dónde comer: Gran parte de las ofertas gastronómicas están en las propias posadas, pero hay restaurantes por la ciudad con menús sencillos.


Escucha los sonidos del Nordeste brasileño

Desciframos para ti los Lençóis Maranhenses

Sazón regional: el noreste brasileño a través de sus sabores

Fortaleza: cuatro días de cultura, gastronomía y playas increíbles