<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-RPVH" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Latam

Perú por el fotógrafo J.R. Duran:

un paseo por el Cusco y Arequipa

Perú por el fotógrafo J.R. Duran:: un paseo por el Cusco y Arequipa

Perú por el fotógrafo J.R. Duran:

un paseo por el Cusco y Arequipa

Acostumbrado a retratar modelos y celebridades, el fotógrafo catalán radicado en Brasil J. R. Duran cambia el foco y nos deleita con un paseo poético por las calles llenas de historia de dos ciudades de Perú. El video arriba fue basado en su viaje

En la cima de lo que queda del Templo del Sol (Qurikancha en quechua), en Cusco, deslizo mis manos sobre la superficie lisa y curva de las oscuras piedras que aún siguen de pie. El granito negro, que un día estuvo cubierto de oro, nos recuerda un imperio que se diseminó por los Andes desde Chile hasta Colombia, y que duró siglos. Y rememora también el día en que, según la leyenda, fue conquistado por el español Francisco Pizarro con la ayuda de apenas 168 hombres, un cañón y 27 caballos.

Poco sobró del templo, cuyos muros Pizarro ordenó derribar. Sobre estos se construyeron la Iglesia y el Monasterio de Santo Domingo. Cusco fue la capital del Imperio inca y durante la colonización española en Perú llegó a ser la ciudad más grande de Latinoamérica. Hiram Bingham, el hombre que descubrió Machu Picchu, la ciudad perdida de los incas, en el siglo XX, pensaba que éste era uno de los lugares más interesantes del mundo.

Piedras de Cusco

Casi todas las calles de Cusco conducen a la Plaza de Armas, en el centro. La catedral y la Iglesia de la Compañía de Jesús dominan el lugar. La fachada de esta última es tan elaborada que, aunque su tamaño es menor, parece mucho más imponente que la otra. Pero es la construcción de Sacsayhuamán la que, desde lo alto, domina la ciudad. Aquí, como en Isla de Pascua y en las pirámides de Egipto, la pregunta es: ¿cómo pudieron moverse piedras de este tamaño? Y si la pregunta es obvia, la respuesta correcta no existe. Porque nadie sabe cómo fue posible, así como se desconoce qué era exactamente el lugar.

Los españoles imaginaron que se trataba de una fortaleza; uno de los guías comenta que era un templo dedicado al sol. Los incas tenían una obsesión por el astro: temían que desapareciese y, con ello, perder la prosperidad de su sistema agrícola. Por esto, Machu Picchu tenía una piedra, el Intihuatana, que ataba el sol a la tierra. Hasta hoy, en el solsticio de verano, se celebra una fiesta en Sacsayhuamán. Lo que permaneció de pie fueron varias terrazas en zigzag, construidas a partir de piedras gigantescas unidas por la precisión inca. Hoy, los turistas se empequeñecen ante el tamaño de la obra.

DÓNDE COMER
Chicha
La casa del celebrado chef Gastón Acurio realiza una relectura contemporánea de los clásicos peruanos.
Plaza Regocijo, 261

DÓNDE QUEDARSE
Belmond Hotel Monasterio
El lujoso hotel queda en una edificación de 1592 que ya fue un monasterio y que hoy es un monumento nacional.
Calle Palacio, 140

QUÉ HACER
Templo del Sol
Sitio que alberga las ruinas incas.
Plazoleta de Santo Domingo s/n

Iglesia de La Compañía de Jesús
Construida por los jesuitas en el siglo XVI, es un hermoso ejemplar de la arquitectura barroca.
Plaza de Armas

Sacsayhuaman
En los alrededores de Cusco, la fortaleza es uno de los más importantes sitios arqueológicos de la región.

Montañas de Arequipa

Tres volcanes rodean la ciudad: Chachani, Pichu Pichu y Misti. Este último puede ser visto desde la Plaza de Armas los días de sol y cielo azul. Es desde allá, de la base de los volcanes, que vienen las piedras que construyeron la ciudad. La lava solidificada es denominada sillar, una piedra fácil de cortar y que soporta las construcciones más antiguas de la ciudad.

El Monasterio de Santa Catalina es uno de ellos. Es una ciudad dentro de Arequipa. Son más de 20 mil metros de construcción cercados por un muro de cuatro metros de altura, con calles, casas, plazoletas, árboles y fuentes. Fuera del Centro, la Casa Museo Mario Vargas Llosa, repleta de holografías e imágenes en 3D, es la residencia donde nació y creció el ganador del Premio Nobel de Literatura de 2010.

El restaurante Zig Zag es otro lugar donde se mezclan la tradición, la comodidad y la gastronomía andina. Allí se pueden probar espárragos frescos gratinados con parmesano, láminas de salmón ahumado y emulsión de limón. Las calles de alrededor con las esquinas en ángulo de 90 grados reflejan la arquitectura colonial española. Las fachadas de las casas son claras, debido al sillar, pero las piedras de las calles son oscuras, lo que provoca un contraste. Aquí la vida pasa abrazada con el pasado.

DÓNDE COMER
Zig Zag
Es una casa colonial con estilo de taberna. El restaurante tiene buenas opciones de carnes servidas en una tabla de piedra volcánica.
Calle Zela 210-212

DÓNDE QUEDARSE
Casa Andina Private Collection
Un pintoresco caserón, a pocas cuadras de la Plaza de Armas, tiene habitaciones con vista a un encantador patio interior.
Plazoleta Limacpampa Chico, 473

QUÉ HACER
Monasterio de Santa Catalina
El convento y su “ciudadela” se pueden explorar por cuenta propia.
Santa Catalina, 301

Casa Museo Mario Vargas Llosa
La vida y la obra del Premio Nobel de Literatura están registradas en la residencia donde creció.
Avenida Parra 101

J.R. Duran

Uno de los grandes nombres de la fotografía de moda en Brasil, J.R.Duran (Barcelona, 1952) vive en el país desde los años 70. Trabaja para la revista Vogue. Colabora con Playboy, Harper’s Bazaar y Elle, entre otras. Es editor de la Rev.Nacional. Además de seis libros de fotografía, tiene tres novelas publicadas: Lisboa (2002), Santos (2006) y Cidade sem Sombras (2013).

Fotos: J.R. Duran