Tips de un tripulante para viajar con poco equipaje

images

Mi profesión me ha enseñado a viajar con poco equipaje. Aún cuando me subo a un avión para pasear, pongo en práctica lo que aprendí. Divido mi valija en cuatro partes imaginarias. En una de ellas, pongo los zapatos. Llevo dos como máximo: uno bien cómodo, para caminar de día, y uno para salir a la noche, aparte de ojotas. En otra parte pongo una chaqueta. Siempre chequeo la previsión del tiempo para saber qué saco llevar. Puede ser de frio, lluvia o de media estación.

 

images

En el tercer compartimiento, pongo la ropa íntima y tres camisetas. En el cuarto, un pantalón, una bermuda y un pijama. Eso me sirve para pasar dos noches fuera de casa. Cuando viajo de paseo, llevo en el equipaje de mano mi tocador, un suéter leve para las conexiones, los documentos, una lapicera para llenar los papeles de migraciones, mi celular y el cargador. Acomodo los objetos con facilidad, desembarco rápidamente y no corro el riesgo de olvidarme bolsas o valijas en el avión.

 

images

En el tocador llevo solamente envases en miniatura. Siempre cargo repelente, protector solar, paracetamol y curitas. Uso el champú, la crema y el jabón de los hoteles. Otro tip importante es doblar correctamente la ropa. Abro la chaqueta, doblo las mangas para adentro, la cierro por la mitad y por la mitad otra vez. Mi equipaje nunca pasa de los 8 kilos. ¡Hay que acordarse de siempre dejar espacio en la valija para la ropa que te comprarás en el viaje!