images

Descubre las curiosidades del aeropuerto de Rapa Nui, en Chile

Beatriz Chávez, Alamy, Shutterstock

El aeropuerto de Rapa Nui, antes conocida como Isla de Pascua, empapa de la cultura nativa a quienes aterrizan en él, y también se asegura de que los turistas no lo olviden

 

Nuevas normas de ingreso

Buscando cuidar el patrimonio ecológico y cultural de la isla, desde agosto de este año los turistas podrán quedarse en ella un máximo de 30 días. Antes de abordar debes llenar un formulario y presentar el pasaje de regreso, documento de identidad y reserva hotelera. Por eso te recomendamos llegar al aeropuerto con tres horas de anticipación a tu vuelo.

 

Una selfie con la historia

Aunque en la isla hay 887 moáis, los turistas no se aguantan las ganas de fotografiarse de cerca con el primero que encuentran. Para calmar ansiedades sirve la efigie en la entrada del aeropuerto, aunque es tan popular que quizás tengas que hacer fila y esperar tu turno.

 

LATAM es la única aerolínea que conecta a la isla con el resto del mundo

 

images

Del volcán al Pacífico

Mataveri tiene una sola pista de aterrizaje, pero no es una pista cualquiera: comienza en los faldeos del imponente volcán Rano Kau y, con sus extensos 3,3 km de longitud, atraviesa casi por completo la isla de este a oeste, dividiéndola prácticamente en dos.

 

Bienvenida en colores

Aunque pequeño en tamaño, este aeropuerto es grande en afectos. Al bajarse del avión cada pasajero recibe un collar de flores, y antes de partir le regalan un colgante de moai de piedra. ¿La razón? Las flores se marchitan, pero el moai dura para siempre –igual que los recuerdos en la isla.

 

Naturaleza asegurada

Compra tu entrada al Parque Nacional Rapa Nui en el aeropuerto o en algunos de sus múltiples atractivos, como los volcanes Rano Kau y Rano Raraku. El ticket es válido por 10 días para recorrer los principales iconos de la isla, pero no hay tiempo de sobra: el parque ocupa más del 40% del terre no de la isla.

 

A 3.759 km de Santiago de Chile y 4.254 de Papeete, en Tahití, Mataveri es el aeropuerto más aislado del planeta