Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Qué hacer, dónde comer y en qué lugares ver al “big five” (búfalo, elefante, león, leopardo y rinoceronte) cuando visites la capital de Sudáfrica y sus alrededores

Priscila Pastre Fernanda Frazão, Getty Images

Publicado Marzo 2020

Pasar algunos días en la ciudad más grande de Sudáfrica es hacer varios viajes en uno. Por su comida; por el contraste entre la vida urbana de un centro financiero y sus parques naturales; por toda su transformación y, sobre todo, por el relato que la ciudad teje en cada paseo, en cada conversación y — ¿por qué no? — en cada bocado. 

1. Dónde y qué comer en Johannesburgo

Quien prueba, por ejemplo, platos como el bobotie, una especie de pastel de carne de cordero guisada en salsa de especias, también experimenta las influencias de Malasia e Indonesia que dejaron los holandeses. Esto porque en el siglo XVII los navíos de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales hacían escala en la Bahía de la Mesa, en Ciudad del Cabo, para abastecerse. Estos sabores se abrieron camino hacia el resto del país y se quedaron allí para siempre. El bobotie era, por cierto, uno de los platos preferidos de Nelson Mandela.

Quienes prefieren los platos que marcan tendencia van a descubrir una escena en ascenso en la ciudad: la de los chefs que mezclan la cocina africana con las herencias asiáticas y europeas de forma creativa y sutil; un movimiento que busca colocar a Johannesburgo en la mira de los críticos y foodies que escogen los mejores locales del mundo para visitar.

Es el caso de Marcus Gericke, reconocido el año pasado como el mejor joven cocinero del país por San Pellegrino, la marca que patrocina The 50 Best, evento que todos los años elige los mejores restaurantes del mundo.

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Gericke es sous chef ejecutivo del restaurante Qunu, ubicado dentro del Hotel Saxon, Villas & Spa. La inspiración británica del menú y el próprio nombre del restaurante son otra prueba de cómo historia y gastronomía se funden en esta ciudad. Los británicos colonizaron Sudáfrica y Qunu es el nombre de la aldea rural donde Nelson Mandela pasó parte de su infancia. Los ingredientes son comprados a pequeños productores, una tendencia en boga en este nuevo escenario gastronómico.

En el mismo camino sigue el Urbanologi. Allí, todo lo que va para la cocina se compra, como máximo, a 150 kilómetros de distancia. El restaurante queda en un galpón dentro de la cervecería artesanal Mad Giant, en Ferreiras Dorp, la parte más antigua de Joburg — como se le conoce a la ciudad. La cocina de inspiración asiática (de donde salen platos como pollo a la parrilla con chimichurri) recibe toques contemporáneos en platos estacionales para compartir.

Qunu: 36 Saxon Rd, Sandhurst, Johannesburg, 2196

Urbanologi: 1 Fox St, Ferreiras Dorp

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Mientras armonizas el menú con las bebidas producidas allí mismo, puedes conocer también otra tendencia: la de la fabricación de cervezas locales. De postre, pide el budín malva, tradicionalmente elaborado con mermelada de damascos y servido com crema por encima. De origen holandés, este manjar está siempre presente en los recetarios de las casas.

También está la exótica comida de calle, con especialidades como las patas de gallina cocidas con azafrán, curry y ajíes. Una experiencia de rechupete, para comer con las manos ¿Y qué tal los manjares de los mercados? Prueba pasar una mañana de sábado en el Neighbourgoods, en Braamfontein, y déjate llevar por la alegría desbordante de los conciertos de música en vivo y, nuevamente, por la comida apetitosa a precios súper asequibles.

The Neighbourgoods Market: 73 Juta St, Cnr De Beer & Juta St 2000

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Los más carnívoros van a extasiarse con las carnes exóticas de avestruz, jabalí y kudú, un espécie de antílope. El acompañamiento de las carnes suele ser pap, una polenta hecha con harina de maíz y chakalaka, una salsa picante de vegetales. 

Si tu onda es más hípster, tu lugar es el barrio de Maboneng. Antes una zona industrial degradada, ahora está tomado por galerías y pequeñas tiendas. Es el vecindario ideal para entrar de improviso en cafés y restaurantes, escoger un rincón especial y hacerlo tuyo.

2. Los museos en Joburg que no puedes dejar de visitar

Para conocer la historia de Nelson Mandela — quien luchó contra el apartheid (el régimen de segregación racial que rigió Sudáfrica de 1948 a 1994), pasó 27 años preso y luego fue electo presidente del país entre 1994 y 1998 — no puedes dejar de ir a por lo menos dos lugares: el Mandela House Museum y el Apartheid Museum.

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

El primero queda en el barrio de Soweto, en la casa donde vivió Mandela, y guarda algunos objetos de la familia. La calle Vilakazi, en la que se ubica el museo, también es conocida por haber sido el domicilio de otro líder que luchó contra el apartheid: el arzobispo Desmond Tutu. Aprovecha para alquilar un tuk-tuk y pasear por el barrio con un guía local. Vale la pena contratar un paseo que incluya almuerzo en algún restaurante frecuentado por los habitantes del lugar.

Por su parte, el Apartheid Museum, abierto en 2001, cuenta con una exposición permanente, una temporal y otra sobre Mandela. La experiencia ya comienza al entrar al museo. En la entrada, los visitantes son separados en blancos y no-blancos, sin ninguna justificación, bien al estilo de lo que se hacía en la época segregacionista.

Mandela House Museum: 8115 Vilakazi St, Orlando West, Soweto

Apartheid Museum: Northern Parkway & Gold Reef Road Ormonde, 2001

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

De allí, toma un taxi hasta Constitution Hill, el Tribunal Constitucional de Sudáfrica. El edificio se construyó en la cárcel en la que Nelson Mandela cumplió pena en los años 1950. Los visitantes también pueden ver el lugar donde Mahatma Gandhi estuvo preso en 1913 — el pacifista indio vivió y ejerció como abogado en Sudáfrica durante 20 años.

Constitution Hill: 11 Kotze Road

3. Espacios naturales urbanos y un safari muy cerca de Johannesburgo

Si viajas con niños, la salida del Apartheid Museum puede llevarte a otro paseo, más ligero y muy cerca de allí: el parque de diversiones ubicado en el complejo Gold Reef City. Este espacio temático lleva a un viaje en el tiempo, específicamente a la era de la fiebre del oro en Sudáfrica. Además de las atracciones tradicionales, como la montaña rusa, los visitantes pueden hacer un recorrido bien especial: caminar por una mina subterránea. Para facilitar la ida con los chicos, hay dos hoteles y 12 restaurantes en el parque.

Para relajarse, Johannesburgo tiene refugios naturales increíbles. A menos de seis kilómetros del centro está el Emmarentia Dam. Allí puedes hacer un picnic o aprovechar el parque como punto de partida para el Botanical Garden, con más de 30 mil árboles y lindos rosales.

Gold Reef City: Corner of Northerns Parkway & Data Crescent, Ormonde

Emmarentia Dam: Entrada principal pela Olifants Road, Gauteng

Botanical Garden: Entrada principal pela Olifants Road

Diversión, gastronomía y cultura en Johannesburgo

Si quieres hacer un safari cerca, visita el Pilanesberg Park. A dos horas en auto de la ciudad — menos de la mitad del tiempo de los que tardaría al Krueger, el más famoso del país — este parque está a solo 220 km del aeropuerto de Johannesburgo. Dentro del cráter de un volcán extinto hace mil doscientos millones de años, en el Pilanesberg también habitan los “big five”, los cinco animales más temidos por los cazadores: búfalo, elefante, león, leopardo y rinoceronte.

Aprovecha que el viaje es corto y regresa a Johannesburgo para dormir. Es una excelente forma de ganar tiempo para conocer más de esta ciudad que dejó definitivamente de ser la “paradita entre los safaris y las viñas de Sudáfrica” para afirmarse como un destino por sí sola (¡Y qué destino tan delicioso!)


Sudáfrica: una semana en Johannesburgo, Ciudad del Cabo y el safari

JNB - 7 cosas que talvez no sabes sobre el O.R. Tambo International Airport, en Johannesburgo

Sudáfrica: un recorrido por Johannesburgo y por el Parque Nacional Kruger