Volcán Quilotoa: vista espectacular y una laguna colorida

Volcán Quilotoa: vista espectacular y una laguna colorida

Publicado Junio 2021

Un paisaje único que mezcla hermosos tonos de azul y verde. Para quienes van a pasar unos días en Quito, incluir un día más en el itinerario para visitar el volcán Quilotoa ¡es una decisión más que atinada!

A una distancia de unos 180 km de la capital ecuatoriana, en la Reserva Ecológica Los Ilinizas, el volcán Quilotoa es uno de esos paisajes que nos dejan sin aliento. El gran atractivo,  es la caldera del volcán -un espacio que se formó después de una erupción en la que el volcán colapsó y prácticamente "explotó" - que forma una laguna de unos 3 kilómetros de diámetro y hasta 250 metros de profundidad.


Volcán Quilotoa: vista espectacular y una laguna colorida

Atracciones para una excursión de un día

Para conocer el volcán hay que llegar al pueblito de Quilotoa. Es donde queda el mirador, ubicado a 3.900 metros sobre el nivel del mar, y que ofrece una vista espectacular del volcán y la laguna. Según la incidencia de la luz solar, las aguas van cambiando de color, variando entre una serie de tonalidades de verde y azul.

Además del mirador, se puede hacer una caminata y bajar hasta la caldera, pero ya les avisamos: está prohibido nadar, pues las aguas del Quilotoa son tóxicas. Sin embargo, existen opciones para actividades acuáticas, como kayaks y paseos en bote para explorar toda la extensión de la laguna.


Volcán Quilotoa: vista espectacular y una laguna colorida

La bajada dura alrededor de 30 minutos, pero debido a los casi 4.000 metros de altitud, la subida puede durar más de una hora y media. Por eso, a pesar de ser corta, la caminata requiere tiempo y exige una buena condición física.

Los más aventureros pueden incluso atreverse a caminar alrededor de la caldera del volcán. Son unos 14 kilómetros de caminata con una vista increíble, pero que con los desafíos de la altitud puede demorarse hasta 5 horas.

Cómo llegar

El viaje se inicia saliendo de Quito, pero aunque son tan solo 180 kilómetros, se puede demorar hasta 4 horas en auto, ya que el camino es sinuoso y bastante peligroso. Otras opciones son tours con agencias de turismo o incluso ir en bus, saliendo directamente desde Quito.

El pueblito, aunque es pequeño, ofrece pensiones y hostales, además de bares y restaurantes. Por eso, para quien no quiere preocuparse por la hora de volver y prefiere hacerlo todo con más tranquilidad, puede aprovechar para pasar la noche allá.


5 mitos y verdades sobre la línea del Ecuador, cerca de Quito

Avión Solidario: Llevando sueños a Sudamérica

Quito: viaje al centro de la Tierra

Explora también