bodegas para visitar en Neuquén, Argentina

Neuquén, en la Patagonia argentina, destaca como una de las más nuevas y modernas regiones productoras de vino

 

Rodeada por volcanes y ubicada a menos de dos horas en avión desde Buenos Aires, Neuquén tiene suelo fértil, vientos constantes y baja altitud, una combinación que da a los vinos producidos allí el equilibrio entre acidez y dulzura. La puerta de entrada para la ruta etílica de la región es San Patricio del Chañar, paseo que tiene paradas en varias bodegas que ofrecen deliciosas experiencias. Los viñedos de esta área sobresalen también por su variedad: malbec, pinot noir, cabernet sauvignon y cabernet franc son algunas de las cepas que se cultivan. Conoce a continuación los productores que resaltan por su sabor y experiencia visual.

images

Bodega Malma

En actividad desde 2004, utiliza lo más moderno en tecnología para la producción de vinos. Su punto alto está en el contraste del paisaje: por un lado, la belleza de las parras y, por otro, los campos áridos de la Patagonia.

images

Bodega del Fin del Mundo

La productora de vinos más grande de Neuquén también es la más antigua de la región: inaugurada en 1999, el territorio de esta pionera está compuesto de 870 hectáreas de plantaciones abiertas a visitas.

images

Família Schroeder

Además de mostrar los procesos de producción de los vinos, esta bodega llama la atención por el tesoro arqueológico que guarda en su interior: durante la construcción del edificio se encontró el esqueleto de un dinosaurio de más de 75 millones de años.

images

Bodega Patritti

La arquitectura de la bodega llama la atención por su techo ondulado, inspirado en el movimiento del mar que un día cubrió los valles de la región. Su moderno sistema de almacenamiento permite guardar 1,5 millón de litros de vino.