maneras de pasar el tiempo en el aeropuerto de Montevideo

El aeropuerto internacional de Carrasco en Montevideo es un símbolo de orgullo para los uruguayos.

Su singularidad: una curvada estructura que lo ha ubicado entre los más hermosos y luminosos del mundo.

 

images

Trámites tecnológicos

Para evadir largas colas de controles de entrada, el aeropuerto adoptó la tecnología biométrica para que los viajeros realicen el trámite en unas máquinas automatizadas que garantizan máxima seguridad del control migratorio. Así el papeleo se reduce de 45 segundos a solo 10.

images

El último salud

Si eres es un aficionado a los vinos, y buscas nuevas variedades por el mundo, en Uruguay puedes degustar la cepa tannat, un varietal típico del país. Y el aeropuerto Carrasco acoge en su Duty Free el Rincón del Tannat, un espacio en la sala de embarque que invita a conocer esta noble cepa.

images

A cielo abierto

La obra del prestigioso arquitecto local Rafael Viñoly posee una imponente terraza al aire libre. El lugar ha tenido tal éxito que incluso se ha convertido en un sitio de moda para realizar fiestas, lanzamientos de productos y conferencias.

images

Más allá de la carne

Pese a ser uno de los países más carnívoros del mundo, los uruguayos también son amantes de las verduras y las pastas. En el restaurante Patria, ubicado en el tercer nivel, se puede encontrar una deliciosa oferta que incluye verduras de su propia huerta hidropónica.

images

Exclusividad y elegancia

Este año se remodeló la sala VIP del aeropuerto con una propuesta vintage y elegantes sillones de cuero oscuro. Además, se incluyó un nuevo work space para el pasajero de negocios y un área de relajación con música zen. Aunque no es un Salón Vip LATAM, nuestros clientes tienen acceso a él.de relax com música zen. Ainda que não seja uma Sala VIP LATAM, nossos clientes têm acesso a ela.

images

Eficiencia en las Alturas

Carrasco recibió el Premio Nacional de eficiencia energética por su gestión energética: redujo el consumo en un 14%. Las metas para el período 2015-2017 apuntan a un 40% menos de consumo en calefacción y un 20% en aire acondicionado, con el anhelo de eliminar 100% el uso de combustibles fósiles.