edificios para conocer la nueva cara de Medellín, en Colombia

El guía

Alejandro Echeverri, uno de los urbanistas responsables por la transformación de la ciudad.

images

Orquideorama

Este pabellón del Jardín Botánico de Medellín, que sirve como sede de la Fiesta del Libro, fue el resultado de un concurso arquitectónico que se ganaron en 2005 Felipe Mesa, Alejandro Bernal, Camilo Restrepo y Paul Restrepo. Estas especies de paraguas cambiaron buena parte de la mentalidad de las personas que jamás visitaban el norte de la ciudad. “Logró integrar gente de todos los estratos –dice Echeverri– y se convirtió en un referente de estudio para los centros académicos internacionales”.

images

Coliseos del Estadio

Cra. 72 #48-146

Fue construido para los Juegos Suramericanos de 2010 y es una obra con espacios intermedios que le permite a la gente que está afuera sentir lo que sucede dentro de los coliseos. “Uno de los arquitectos de este sistema de edificios es Felipe Mesa, quien participó también en el diseño del Orquideorama y tal vez por eso da casi la misma sensación que el pabellón del Jardín Botánico”.

images

Parque Biblioteca de Belén

Cra. 76 #S/N

Diseñado por el arquitecto, Hiroshi Naito, este parque fue una donación del gobierno nipón en 2006, a través de la Universidad de Tokio. Su arquitectura en galería y el sistema de aguas y patios, de tradición japonesa, paradójicamente se conecta con la cultura local de patios de las casas antiguas. “La biblioteca me transmite una paz única y eso, al final, es lo que hace relevante a la arquitectura: te proporciona momentos”.

images

PUI Nororiental

Este proyecto, de su autoría, resume buena parte de la intervención urbanística en barrios con problemas de violencia que hizo Alejandro como gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano, en 2007. “Lo que queríamos –y se logró– era dignificar a través de escaleras, puentes, miradores, sillas y calles, el recorrido por donde caminan las personas en un barrio excluido. Es pura arquitectura urbana”.

images

Museo de Antioquia

Es conocido como el Museo de Botero porque alberga la mayor cantidad de obras del pintor y escultor local Fernando Botero. Inaugurado en 1937 como edificio de gobierno, es de los pocos en Medellín que guardan la memoria de esa época. “Ha resistido el cambio de usos pero su mayor atributo es que es austero y refinado. Me gusta, además, porque es nuestra mejor versión de art déco”.

images

Parque de los Pies Descalzos

Cra. 58 #42-125

Diseñado por el laboratorio de urbanismo de la Universidad Pontificia Bolivariana en 1998, este proyecto marcó un hito porque puso en la agenda de ciudad la recuperación de espacios públicos deteriorados. “Lo interesante es que nos volvió a sacar a la calle en un momento muy violento de la ciudad y, desde el punto de vista arquitectónico, es de las obras más refinadas en sus detalles”.

images

Aeropuerto Olaya Herrera

Ubicado al sur de la ciudad, sólo funciona para vuelos nacionales y fue diseñado por Elías Zapata en 1957. Por su relevancia arquitectónica fue reconocido como Monumento Nacional pero su diseño espacial pareciera pasar casi inadvertido por los habitantes. Nadie le toma fotos. “Es pura arquitectura expresiva –dice Echeverri-. Y lo que me conmueve de esta obra es su estructura que da la sensación de nubes y de alas”.

 

LATAM tiene vuelos directos a Medellín desde Bogotá, Cartagena, San Andrés y Santa Marta.