estaciones de esquí chilenas para aprovechar la temporada helada

images

Portillo

Aislado en un valle a 2.800 metros de altitud, en el corazón de los Andes, el centro de esquí más antiguo del país tiene 34 pistas a orillas de la Laguna del Inca. El resort, a 164 km de Santiago, también ofrece gimnasio, spa, un refinado restaurante y actividades para niños. Otra área concurrida es la de jacuzzis calientes al aire libre.

images

Farellones

Para los que no se toman el esquí tan en serio, el Parque de Farellones es una buena opción. Además de su fácil acceso desde de la capital chilena (son apenas 32 km), el lugar tiene varias otras diversiones en la nieve.  Te puedes deslizar en una llanta por las pistas; pedalear por la nieve con fat bikes; “volar” sobre la cordillera en una tirolesa y mucho más. ¡Existe, incluso, un área reservada para hacer muñecos de nieve!

images

Valle Nevado

Con casi 30 años, es uno de los centros más high-tech de Sudamérica. Desde el año pasado se pueden alquilar equipos por medio de una aplicación, sin tener que hacer filas. Incluso el ticket de acceso a las pistas es moderno: tiene un chip que puedes cargar en línea. A solo 60 km de Santiago, el complejo tiene fama de ser un punto de encuentro tanto de esquiadores experimentados como de quienes van de paseo por el día desde la capital chilena.

images

Nevados de Chillán

Este centro súper fotogénico está a los pies de un volcán dormido y queda a dos horas y media por tierra desde el Aeropuerto de Concepción, ubicado a una hora de vuelo desde Santiago. Sobresale el recién inaugurado lift Refugio, un teleférico que da acceso al principio de la pista Tres Marías, la más larga de Latinoamérica, con 13 km. Dentro del complejo y en sus alrededores hay mucha oferta de hoteles.