paseos para días lluviosos

images

Galerías Pacífico

Buenos Aires, Argentina

En el corazón de la capital, este centro comercial se ha inspirado en el Bon Marché de París. Declarado monumento histórico nacional, encanta tanto por su enorme cúpula central, como por sus gigantescos paneles pintados en el interior. El lugar alberga más de 150 tiendas y también al Centro Cultural Borges, sede de espectáculos y exposiciones.

images

Museo del Oro

Bogotá, Colombia

No te entristezcas si las nubes cubren el cielo de Bogotá. La ciudad está repleta de museos, y uno de los más famosos es el del Oro. Si la cantidad de ese metal precioso (presente en cerca de 55 mil piezas) no te impresiona, seguramente lo hará todo lo que se puede aprender allí sobre la cultura de los pueblos precolombinos.

images

La Boquería

Barcelona, España

Este mercado, en cuyos quioscos se venden íconos gastronómicos del país, tuvo origen en la Edad Media.  Por sus pasillos, se puede encontrar jamón ibérico, mariscos, condimentos y aceitunas. ¡Lo difícil es no sentir hambre! Por suerte, hay varios bares que sirven tragos y tapas allí mismo, como El Quím de la Boquería, abierto hace 30 años.

images

Teatro Solís

Montevideo, Uruguay

Se puede visitar la casa de espectáculos más antigua del Uruguay tanto en noches de presentaciones como en tours por el interior del edificio. Construido en 1856, ha sobrevivido a un incendio y sigue deleitando a todos los que pasan por la Ciudad Vieja.

images

Angelina

París, Francia

En la Rue de Rivoli, en el centro de la ciudad, buscar abrigo cuando llueve es de lo más elegante. En esta casa de té centenaria, abierta en 1903, la clientela se acomoda en salones que recuerdan la belle époque para probar chocolates calientes bien espesos o el Mont Blanc, un tradicional dulce de castañas cubierto con crema chantilly.

images

Biblioteca Nacional

Río de Janeiro, Brasil

En 1808, el rey de Portugal llegaba a Río de Janeiro con 60 mil libros, empezando así la historia de esta colección. Hoy, la biblioteca tiene más de 10 millones de títulos guardados en un edificio en estilo neoclásico, lo que la convierte en la biblioteca más grande de Latinoamérica, y una de las diez más grandes del mundo.