Un auto histórico en La Habana:

en vez de pasajera, conductora

image

Ni ron ni habanos. Si fuera necesario escoger un solo ícono para La Habana, este sería el auto antiguo. Los ‘almendrones’, como son llamados los convertibles del comienzo del siglo 20 que dan colorido a la ciudad, pasean con los turistas por lugares como el Malecón (la gran avenida al borde del mar de la ciudad) y la Habana Vieja. Si sentarse en el asiento trasero ya es una delicia, manejar con el viento en la cara y el total control de la velocidad, es lo máximo. La experiencia es normalmente vetada para los extranjeros, ya que los autos son patrimonio histórico y es necesario tener una licencia especial para manejarlos.

CENTRO CULTURAL
El epicentro de esa nueva Habana es la Fábrica de Arte Cubano (Calle 26, esquina com 11, Vedado), lugar multiuso que combina exposiciones, cine, teatro y un bar en un antigua fábrica de aceite. La Fábrica fue construida en asociación con el gobierno nacional,incluyendo bares y clubes, como la Casa de la Música de Miramar (Calle 20, esquina com 35, Playa/Miramar), el mejor lugar para escuchar los ritmos tradicionales cubanos en versión “fusion”.

images

GASTRONOMÍA
Los paladares, restaurantes caseros que ganaron fama de sofisticación con la llegada de chefs extranjeros, como es el caso del delicioso gastrobar Sia Kará (Concordia, entre San Nicolás e Av. Itália, Centro), comandado por un francés; del Atelier (Calle 5, entre Paseo e 2, Vedado), cuyo chef estudió y trabajó en Lyon, Francia, y del sencillo y hogareño café Arcangelo (Concordia, entre San Nicolás e Av. Itália, Centro), a cargo de un barman formado en Colombia.

images

DESIGN 
Una de las primeras iniciativas en términos de diseño es la tienda Clandestina (Villegas, 403, entre Teniente Rey e Muralla, Habana Vieja), que fabrica camisetas, afiches y tarjetas estampadas con frases con sentido. Se ubica al lado de la Plaza de Santo Cristo, un encanto de lugar que transporta inmediatamente a Europa. Dirigido por una cubana y una española, la tienda es ideal para continuar el recorrido por La Habana contemporánea. Las chicas produjeron una pequeña guía con los lugares favoritos, que entrega excelentes tips, como el restaurante 304 O’Reilly (entre Aguiar e Cuba, Habana Vieja) y El Dandy (Brasil com Plaza del Cristo, Habana Vieja), bello café en una intersección de calles, perfecto para ver la vida pasar.

Tres mitos sobre La Habana

NO HAY BUENA GASTRONOMÍA
Los ingredientes son escasos, pero los chefs logran hacer milagros y hay sitios buenos.

LA CIUDAD ES BARATA
Lo básico está garantizado para los cubanos, pero los extranjeros pagan precios europeos (hasta 10 euros por una carrera en taxi).

HAY POCOS HOTELES
En los últimos años, muchos fueron inaugurados, así como opciones de lujo. Hospedarse en casas de familia es una tradición local y una buena manera de acercarse a la cultura.

Y tres verdades

NO HAY CONSUMISMO EXCESIVO
Además de los puestos con souvenirs y tiendas estatales que venden lo básico, no hay casi nada para comprar en Cuba (lo que tiene un lado tranquilizador durante un viaje).

EL INTERNET ES ESCASO
Hoteles y centros de internet tienen conexión, pero la forma de comunicarse es a través del teléfono. ¡Hora de desconectarse!

EL DINERO ES DE DOS TIPOS
Hay dos monedas en circulación, la nacional (CUP), que vale €0,04, y el peso convertible (CUC), cuya relación es prácticamente 1 a 1. Se cambian euros fácilmente. Dólares no. En ninguna parte aceptan tarjeta de crédito, lleva dinero en efectivo.

Por Nana Caetano
Fotos Fernanda Frazão