¿Cómo es un simulador para pilotos?

image

¿Un colegio con sala de clase, mesas, sillas, profesores y  … simuladores gigantes? Pues si, así es la escuela para pilotos de avión.

Como en muchas otras carreras, los comandantes también necesitan estar en constante formación y regresar, cada cierto tempo, a los pupitres de los alumnos. La diferencia es el tipo de pupitre, porque la teoría que allí se aprende se pone en práctica en los simuladores que imitan perfectamente las cabinas de los aviones más modernos del mundo. 

 

Vamos/LATAM fue a conocer uno de esos equipos a Santiago, en Chile, donde los pilotos de LATAM pasan por entrenamientos regularmente y nos cuenta cinco curiosidades sobre esa experiencia increíble:

 

1. ¡Es una cabina de piloto REALMENTE perfecta!

 

El simulador es una réplica idéntica de la cabina de una aeronave. Visitamos un A-320, con aproximadamente

 

300 botones, tres pantallas y asientos para el comandante y el copiloto. El equipo funciona dentro de un centro de entrenamiento para la aviación civil llamado CAE, en el aeropuerto internacional de Santiago, en Chile. Y por allí pasa la mayoría de todos los pilotos de LATAM (A algunos los mandan a centros de entrenamiento que funcionan en otros países de Sudamérica).

 

2. Las tres pantallas simulan distintos paisajes 

 

Delante del piloto y del copiloto hay tres pantallas donde se exhiben imágenes de diferentes aeropuertos de todo el mundo. ¡Las imágenes tienen que ser igualitas a la vida real!

 

En cuestión de minutos, el comandante puede programar un despegar o un aterrizaje en Quito, en Buenos Aires, en Bogotá, en Cusco, en La Paz... Y bajo todas las condiciones climáticas. O sea, si él quiere, ¡puede hacer que caiga nieve en pleno Río de Janeiro!

 

3. El simulador se mueve

 

A nosotros nos pareció que la réplica era perfecta. Y nos fijamos que cuando el piloto está despegando en el simulador, la máquina apunta hacia arriba. Si está aterrizando, apunta hacia abajo. Y también puede moverse hacia los lados o sacudirse como si estuviera pasando por una turbulencia, de acuerdo con lo programado por el  comandante.

 

4. Los entrenamientos duran hasta 7 horas

 

Para ser piloto de LATAM es necesaria mucha dedicación. Un entrenamiento en el simulador puede demorar cerca de 7 horas. Primero, los alumnos van a la sala de clases y aprenden la parte teórica. Después ponen todo en práctica dentro del equipo. Y, por último, vuelven a las salas de clase con el instructor para hacer una evaluación del día.

 

5. Los simuladores son GIGANTES!

 

El simulador de cockpit es grande, todo articulado, ¡se parece más a un Transformer! ¡Como los del cine!. Con los cuatro mástiles que lo sujetan, alcanza el tamaño de un edificio de dos a tres pisos y nosotros nos sentimos chiquitos a su lado. Pero para acercarse a su base, es necesario tener autorización del equipo y así evitar accidentes.

 

¡Ah! Y el equipo cuesta algunos millones de dólares, dependiendo del modelo de la aeronave.