<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-RPVH" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Latam

programas esenciales en Río de Janeiro

Conocer el Cristo

De lejos, es impresionante; de cerca, la experiencia impacta aún más. Se puede comprar la entrada en la taquilla o por internet. Se puede subir en van (salidas en la Plaza Lido, s/n), tren (salidas en calle Cosme Velho, 513) o a pie.

Subir al Pão de Açúcar

Praça General Tibúrcio, 520

Tener el título de primera atracción turística de Río no es poca cosa. Construido en 1912, el teleférico que conecta esas dos montañas nunca pierde su gracia. Entre los tramos de subida, hay miradores que aseguran una vista plena del paisaje a atracciones como el Cristo Redentor, Pedra da Gávea y Morro Dois Irmãos, además de los barquitos de la playa de Botafogo.
 

Devorar una croqueta del Aconchego carioca

Rua Barão de Iguatemi, 379

La chef Kátia Barbosa ha transformado sus creaciones en una institución de la gastronomía. La croqueta de feijoada le trajo fama a la casa, pero hay otras muy buenas, como la de carne seca con queso. Y lo mejor: está cerquita del estadio Maracanã.
 

Tomar una cerveza del barril en el bar Amarelinho

Praça Floriano, 55 - Loja B

Un brindis de cara al Centro: el bar con mesas amarillas sobre la acera queda en Cinelândia, en el corazón de la región central. La cerveza de barril, servido siempre helada, y la porción de pollo frito, tienen lugar de honor entre los locales.

Ver a Río desde arriba

Estrada da Vista Chinesa, 1294

En la cumbre del Parque Nacional da Tijuca queda la imperdible Vista Chinesa. Desde allí se puede ver gran parte de los puntos turísticos de la ciudad, como Corcovado, Baia de Guanabara, Lagoa Rodrigo de Freitas, las playas Ipanema y Leblon y más.

Aplaudir la puesta del sol

Praia do Arpoador, s/no

Sí, los cariocas hacen eso. Sí, tú también lo harás. El atardecer en la Praia do Arpoador culmina en aplausos de los bañistas mientras baja el sol. Si quieres conocer otra franja de arena sagrada, visita antes la vecina Praia de Ipanema.

Comer algo dulce en la confitería Colombo

Rua Gonçalves Dias, 32

No por casualidad, esta confitería, con sus techos altos, espejos y azulejos portugueses, existe hace más de cien años. No hay como equivocarse pidiendo pastel de nata, pingo de tocha o quindim, dulces típicos preparados con huevos. Todos combinan muy bien con un café.

Dejar que el samba te lleve

Al lado de la Praça Mauá se arma una de las ruedas de samba más concurridas de la ciudad. Todos los lunes, a las 19:30, mientras la música y el canto empiezan, el público se va sentando alrededor, en los escalones de piedra.  

Pedalear, pedalear y pedalear

Con más de 400 kilómetros de ciclovias y puntos de alquiler bien distribuidos (busque el más cercano en mobilicidade.com.br/bikerio), es muy fácil recorrerlo en bicicleta. El trayecto que  rodea la Lagoa Rodrigo de Freitas y las playas de la Zona Sul es muy bonito.
 

Apreciar nuevos museos

Praça Mauá, 1 | Praça Mauá, 5

En la Praça Mauá, región revitalizada para los Juegos Río 2016, han surgido nuevos polos culturales. Uno de ellos es el Museu do Amanhã, dedicado a las ciencias. Otro es el Museu de Arte do Rio (MAR), que queda en un palacete antiguo, ahora restaurado.


Camila Lafratta
Shutterstock, Tomás Rangel