Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

La región desértica de Chile ofrece aventura y mucha magia

Publicado Noviembre 2021

Experiencias inolvidables, aventura entre las dunas, compartir con un pueblo que siempre tiene un cálido trato con sus visitantes, conocer una cultura milenaria y enriquecer el espíritu; así podría resumirse la experiencia vivida al visitar Atacama, donde su mágico desierto te llenará de una energía indescriptible.

Aventura en el desierto

Debido a sus características, el desierto de Atacama es uno de los puntos turísticos más álgidos de Chile. Su belleza natural se mezcla con las visiones de visitantes de todo el mundo que llegan a vivir las experiencias alucinantes que ofrece esta zona. 

En el lugar, podrás encontrar diferentes opciones de tours que te permitirán conocer los puntos más emblemáticos del lugar, donde podrás desde deslizarte entre las dunas hasta recorrer el desierto en bicicleta y observar las estrellas en las noches despejadas. Te contamos los puntos infaltables de este lugar.


Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

Valles del desierto

Con arena brillante y custodiada por “Las Tres Marías” (formación de rocas erosionadas por la sal y el viento), a 13 km de San Pedro está el Valle de la Luna, lugar donde podrás sentir que estás fuera de este planeta.

Allí puedes explorar las Cuevas de Sal, un laberinto oscuro de paredes rocosas que te hará vivir toda una aventura: cruzar quebradas, túneles y senderos formados por la erosión de las rocas. Avanzando en tu recorrido encontrarás el Mirador de Kari o Piedra del Coyote, como también es conocido, al cual podrás subir hasta su cima a observar un atardecer único con una vista panorámica al Valle de la Luna y a la Cordillera de la Sal. 


Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

Y al hablar de dunas no podemos dejar de mencionar el Valle de la Muerte (llamado por algunos como el Valle de Marte, por su similitud al planeta rojo). Con sus características dunas con puntas afiladas y angostas, este valle se encuentra a 2 kilómetros del pueblo de San Pedro de Atacama y data de una historia de millones de años. Es un lugar ideal para deslizarte y practicar sandboarding en dunas de más de 150 metros de alto. Dice la leyenda que en este valle se han encontrado huesos de humanos y animales de quienes hacían el intento de cruzarlo, de allí surge su particular nombre.

Geysers del Tatio

El espectáculo natural comienza desde muy temprano al visitar los Geysers del Tatio. A 4.200 metros sobre el nivel del mar y a 89 kilómetros del pueblo de San Pedro de Atacama, los Geysers del Tatio se imponen en un terreno de rocas y piedras volcánicas de donde brota agua burbujeante desde la profundidad de la tierra. 

Este brote de líquido es increíble. El agua expulsada por los geysers está a más de 85° C de temperatura, por lo que apreciarás como esta se convierte en vapor frente a tus ojos al encontrarse con la baja temperatura del desierto a las 6:00 a.m. ¡Un punto obligatorio para visitar!


Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

Oasis en el desierto

A 100 kilómetros del pueblo de San Pedro, se encuentra el Salar de Atacama, lugar donde podrás descubrir un oasis de agua dulce en medio del desierto. Inicialmente encontrarás los “Ojos del Salar”, dos lagunas profundas rodeadas de sal que te hacen una refrescante invitación a zambullirse en sus aguas azules, una tentación luego de recorrer el árido lugar. Importante: solo una de las lagunas está habilitada para el baño.

Si sigues avanzando hacia el sur, podrás encontrar la Laguna Tebinquinche y la laguna Cejar. Esta última ofrece una experiencia inolvidable a los turistas. La identificarás por estar rodeada de sal y del color calipso del agua; su contenido salino es tan alto que te permitirá flotar sin hundirte, y no necesitarás hacer ningún esfuerzo para ello!


Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

Te recomendamos visitar durante la tarde la Laguna Cejar y terminar con la puesta de sol en la Laguna Tebinquinche, ya que los colores del sol sobre el salar brindan uno de los mejores paisajes de San Pedro de Atacama.

Conociendo el universo

Por su inmensidad, el desierto de Atacama es el lugar ideal para las actividades astronómicas, ya que la contaminación lumínica es mínima, por lo que podrás ver las estrellas con mucha claridad. Son las condiciones perfectas para explorar y observar en detalle los elementos existentes en el universo. 

Si tienes interés por explorar la Vía Láctea y conocer más sobre el universo, puedes acceder a los tours astronómicos, donde podrás utilizar telescopios de alta calidad para poder observar la luna, estrellas, nebulosas, galaxias y más con más detalle y definición.


Desierto de Atacama: sin intermediarios entre la tierra y el cielo

El Desierto de Atacama es uno de los destinos que debes sumar a tus viajes pendientes, empieza a planear tu visita al norte chileno haciendo click aquí.


Patagonia chilena: una guía para principiantes

5 paseos imperdibles para conocer Santiago

Las sugerencias de Francesca Ferreyros para visitar el popular barrio de Barranco