London calling:

una guía por la historia de la música en Londres

image

Entre atracciones como el Big Ben, el Palacio de Buckingham y la London Eye, un itinerario por las influencias musicales de Londres

 

Ciudad musical

No existe taxista londinense cuya paciencia no haya sido puesta a prueba a la altura del número 2 de Abbey Road. A cualquier hora del día, grupos de fans nostálgicos se amontonan en las aceras para repetir la rutina: ir hasta el medio del cruce por las rayas blancas, estirar los brazos y las piernas y fotografiar su versión de una de las portadas de discos más emblemáticas de todos los tiempos.

 

images

Fue en 1969 que los Beatles se pusieron en fila frente al Abbey Road Studios y transformaron este cruce en el más famoso del mundo. Pero esa es solo la punta del iceberg de la historia de la música en Londres, la tierra prometida de tantas bandas de garaje desde mediados del siglo 20. Las referencias están por todos los barrios y décadas, y se mezclan con grandes íconos turísticos de la ciudad. Aquí va un paseo capaz de complacer a fanáticos –o simplemente curiosos– basándose en las bandas que allí nacieron.

 

Mayfair and Soho

En un espacio de poco más de cuatro manzanas, tres lugares distintos se declaran como el punto de nacimiento del rock. ¿Quién tiene la razón? Todos, y tal vez ninguno. 'No existe un inicio del rock. El estilo se fue desarrollando a partir de sesiones de improvisación en las que músicos de jazz, de blues y R&B se iban arriesgando con sonidos más osados', explica Bruce Cherry, un antiguo periodista musical, actualmente guía de la empresa London Rock Tours, que hace paseos a medida por la ciudad. 'Todo viene envuelto en mitología, cada uno tiene su versión'.

 

Parece correcto afirmar que las raíces del género están en Soho y Mayfair, conocidas por su sello posh (“elegante” en el inglés británico). Los dos barrios concentran también algunas atracciones de Londres, como el Hyde Park y la National Gallery, además de servir de acceso a la London Eye y al British Museum.

 

images

Antes o después de hacer un recorrido por el parque o por las colecciones de la capital, vale la pena observar las fachadas de las casas, que cuentan más historias de las que uno puede imaginar. Los Beatles vivieron juntos en 1963 en un departamento en el número 57 de la Green Street. Años más tarde, la carrera de la banda se terminó a solo cinco cuadras de allí, con un micro-show en la terraza de la 3 Savile Row. La presentación los tomó a todos por sorpresa: en poco tiempo las calles y terrazas de los alrededores estaban llenas, y la policía tuvo que cortar la electricidad.

 

Un poco más adelante está Denmark Street (más conocida como Tin Pan Alley), cuyas tiendas de instrumentos comparten el espacio con estudios como el Regent Sounds –que también vende guitarras– en el cual se grabó el primer álbum de los Rolling Stones.

 

Chelsea

De pronto, Londres se va poniendo más elegante: es una señal de que estamos llegando a Chelsea. Su avenida principal, King's Road, es uno de los lugares de compras más grandes de la ciudad, frecuentado por celebridades y por la realeza británica. Perderse un rato por allí es un programa en sí mismo.

 

images

En la historia de la música, King's fue el escenario donde germinó el punk londinense. El sector era un punto de encuentro de los jóvenes que “ya no querían escuchar la música de sus hermanos mayores”, según Bruce Cherry. Una discreta portezuela azul y un gran reloj que corre en el sentido anti-horario marcan el número 430, dirección de la tienda World's End, de Vivienne Westwood. En esa época, la tienda –que se llamaba Sex y tenía como eslogan “ropa de látex para la oficina”– protagonizó la formación del conjunto Sex Pistols.

 

Los Pistols fueron organizados por McLaren, el novio de Westwood, que juntó a chicos como Johnny Rotten y Sid Vicious. Ellos dijeron palabrotas por la tele, ofendieron a la Reina en sus canciones, se metieron en peleas con casi todas las bandas del momento y se separaron en menos de tres años.

 

Camden

El punk londinense puede haber surgido en Chelsea, pero en ningún lugar fue tan asimilado como en el barrio de Camden Town. El Camden de hoy es una parada habitual para los visitantes, que quieren ver de cerca a los distintos personajes de Londres (imagínate a gente con el pelo parado y colorido y piercings, muchos piercings), pero también para perderse en su mercado laberíntico, que vende desde comida callejera y ropa usada hasta botas y accesorios modernos.

 

Aunque se haya popularizado entre los turistas, el barrio mantiene cierto aire decadente, preservado en la arquitectura de las fábricas antiguas, en sus tiendas oscuras y en los estudios de tatuajes. The Clash grabó su primer álbum dentro del mercado Camden Stables (aún se puede ver la escalera en la cual la banda se tomó la foto para la carátula), donde también hay una estatua de Amy Winehouse, inaugurada tras su muerte. 

 

images

Amy ha sido, desde el principio hasta el final, una chica de Camden. Sus pubs favoritos –Hawley Arms y The Dublin Castle – tienen fotos de ella en las paredes y son buenos lugares para ver bandas pequeñas. El lugar donde vivía, con una inscripción frente al número 30 de la Camden Square, está siempre lleno de mensajes y pequeños tributos de los fans.

 

Camden Town es también el lugar donde se desarrolló, casi 20 años después del apogeo del punk, la música que se hizo conocida como britpop. Creación de los años ‘90, el estilo fue protagonizado principalmente por las bandas Oasis y Blur. Dicen que la rivalidad entre ambas empezó en el pub The Good Mixer: Noel Gallagher habría mirado en una ocasión al guitarrista de Blur, Graham Coxon, para decirle: 'buena música, pero qué ropa más horrible'.

 

En el escenario

De Adele a Ed Sheeran, la música británica es popular en el mundo entero. Presentaciones de esos artistas se pueden ver en enormes recintos para espectáculos como el Royal Albert Hall o la O2 Arena. Pero Londres sigue lanzando a sus talentos en pequeños escenarios, que hoy en día están descentralizados y se han expandido por todo su territorio. 

 

images

En Shoreditch, al Este de la ciudad, un antiguo pub restaurado se transformó en The Old Blue Last, bar en el que cualquier banda lista para consagrase suele consagrarse. En South London, el bar The Birds Nest recibe a bandas con un tono político y activista.

 

No importa si estamos hablando de chicos de ciudades obreras o de hipsters en la mesa de un bar: donde haya una alta concentración de gente joven, allí germinará siempre la creatividad.

 

LATAM tiene vuelos directos a Londres desde São Paulo.

Agradecimientos: London Rock Tours, VisitBritain.