destinos de ecoturismo para disfrutar la naturaleza en Latinoamérica

images

Playa de Joaquina

Brasil

Florianópolis tiene entre sus nuevos pasatiempos las salidas en fatbikes, que atraviesan grandes campos de dunas como los que conectan la Playa de Joaquina con Laguna de Conceição. Propias para este tipo de terreno, estas bicis tienen neumáticos anchos que permiten pedalear en la arena suelta y aprovechar más allá del sol y el mar. 

images

Parque Nacional Pico de Orizaba

México

Sus casi 20 mil hectáreas, albergan el volcán Citlaltepetl (más conocido como Pico de Orizaba), la montaña más alta de México con cinco mil 747 metros. Llegar a su cumbre a través de caminatas y escaladas es una experiencia increíble. 

images

Ruta del Bufeo

Bolivia

El delfín de agua dulce o bufeo del área de Ibare-Mamoré, departamento del Beni, tiene un halo legendario. Las historias de cambiaformas abundan entre los nativos de la zona, que también ofrecen experimentar su estilo de vida, visitando sus cultivos, saliendo a navegar y comiendo en su propia mesa.

images

Estación Biológica Tres Gigantes

Paraguay

Destino perfecto para quien busca tranquilidad. Cerca de Puerto Bahía Negra y en un centro de investigación (al cual sólo se accede en lancha), Tres Gigantes — con capacidad limitada de alojamiento — permite disfrutar de la ciénaga a través de la pesca, canotaje y de caminatas por senderos o simplemente es un destino para descansar.

images

Villa Serrana

Uruguay

Las onduladas serranías de Lavalleja, en la zona este del país, tienen una manera muy especial de conocerse: a caballo. Villa Serrana, con algunos restaurants y alojamientos, es una zona rústica y campera perfecta para la contemplación. Ahí es posible aprender doma racional, una técnica que permite conectarse emocionalmente con el caballo para ganar su confianza.

images

Sierra Nevada del Cocuy

Colombia

En la segunda área con mayor concentración de glaciares de Colombia, El Cocuy es el punto de partida para travesías de montaña entre cerros que superan los cinco mil metros. Desde el pueblo salen circuitos de caminata de más de seis días, con atractivas lagunas de altura y vegetación endémica.

images

Reserva Botánica San Jorge

Ecuador

A solo dos horas y media de Quito hay un paraíso para quienes gustan del avistamiento de aves. En la reserva Botánica San Jorge, en Milpe, es posible parapetarse en una gran torre de observación y ver volar colibríes, tucanes y loros, que también se ven caminando por selváticos senderos.

images

Valle de Uco

Argentina

Recorrer laberintos de roqueríos bajo la luz de la luna es una experiencia increíble, sobre todo cuando se está en esta zona donde reina un grato microclima el sur de Mendoza. Una buena idea es combinar estos trekking en quebradas con el descanso en casonas campestres entre las viñas.

images

Cascadas de Jaén

Perú

En las Yungas o selva alta de Jaén –situada en la región de Cajamarca–, las caídas de agua son el alma de la actividad turística. Alimentan a las orquídeas que crecen y se cultivan en sus pueblos, refrescan a los caminantes con su rocío y calman la sed tras disfrutar de un picante de cuy entero. 

images

Alrededores de Colchane

Chile

En esta comuna del altiplano de la región de Tarapacá, cerca de la frontera con Bolivia, es posible vivir la experiencia de ser un pastor aimara. En localidades como Chulluncane, se puede salir con rebaños de llamas a explorar los bojedales. También se ofrecen tours de escalada en roca o visitas a solitarias termas al aire libre.

Por José Francisco Hurtado
Fotos: Jonatha Jünge, Alamy, Antonio García Bravo/Dircetur Cajamarca, Pierre Ferron, Shutterstock