<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-RPVH" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Latam

Gorditos en la plaza

El legado de Botero en Medellín

Gorditos en la plaza: El legado de Botero en Medellín

Gorditos en la plaza

El legado de Botero en Medellín

Aun cuando viva lejos de su ciudad natal hace más de medio siglo, a sus 84 años el pintor y escultor de las formas rollizas mantiene vivo su legado artístico y el vínculo con sus orígenes
 

La última visita oficial de Fernando Botero a Medellín fue en febrero de 2015 para exponer la colección El Circo y, como suele suceder, una romería de personas se acercó para tocarlo, pedirle selfies o decirle “gracias, maestro”. Están en todas partes. Figuras voluminosas, sensuales (sello universal de su obra) llenan el paisaje de suaves y redondeadas colinas, igual que las montañas que rodean esta urbe de 2,5 millones de habitantes, capital del departamento de Antioquia. Parques como el de San Antonio, el Parque Berrío o la Plaza Botero atesoran varias de sus esculturas. Solo en esta plaza hay 23 de ellas, entre las que se cuentan Eva, Mujer con espejo y Hombre a caballo. El artista ha hecho de su ciudad natal una muestra permanente.

Aunque no exclusivamente suyo, el Museo de Antioquia, frente a la Plaza Botero, en pleno centro, tiene tres salas dispuestas para sus cuadros y esculturas. La última escultura que donó a Medellín fue El Gato, en 2012, en el Parque Biblioteca San Cristóbal. Pero su relación con esta urbe no consiste solo en donaciones y salas exclusivas para sus obras. El mismo Botero se ha referido a la importancia de ella en su vida artística, a pesar de haberla dejado a los 18 años para vivir entre Francia, Italia y Estados Unidos. Es difícil que hasta el más desprevenido de los visitantes no se entere por qué también la conocen como la “Ciudad Botero”.

Fernando Botero

Escultor y pintor colombiano, Fernando Botero (Medellín, 1932) es uno de los artistas latino-americanos vivos más famosos internacionalmente. Su trabajo, conocido por interpretar figuras y personas en el volumen exagerado, está presente en 46 museos de todo el mundo, incluyendo el Museo de Israel en Jerusalén, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, y el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

Text Mauricio Builes
Photos: Juan Arredondo, Shutterstock e Getty Images

¿Le gustaría visitar este lugar?