En Lisboa, comer bien es parte del viaje

En Lisboa, comer bien es parte del viaje

Lisboa tiene innumerables atractivos imperdibles y su gastronomía no solo forma parte de esta lista, sino que para muchos es uno de los motivos principales y más encantadores para querer visitar la ciudad.

Juliana Rose

Publicado Septiembre 2021

En Lisboa, lo antiguo y lo moderno se cruzan constantemente y, en la cocina, no podría ser diferente. Son sabores y aromas de muchas cocinas de la ciudad. Y lo mejor de todo: algunos de sus platos más deliciosos están al alcance de todos, en las calles y en las tascas (nombre que se da a los pequeños y simpáticos restaurantes de comida típica portuguesa) repartidas por los barrios.

Aunque es una preparación común en todo el país, las exquisitas sardinas a la parrilla son especialmente tradicionales en Lisboa, sobre todo en el verano. Es un plato obligatorio, ya sea en un restaurante típico, como comida callejera o en la playa. Las sardinas suelen ir acompañadas de pimientos y condimentadas con aceite portugués -el que, por cierto, ¡es excelente!- En otoño, es el delicioso aroma de las castañas asadas el que inunda las calles de la ciudad. El consejo es comerlas calientes, de inmediato.

Otro plato muy tradicional es el bacalao, que se puede encontrar en una serie de recetas diferentes: desde snacks como pastéis (que son como una bola de masa hecha con papas), y pataniscas (de forma más plana, con masa de harina) hasta platos más elaborados como el bacalao a la Brás (desmenuzado, con papas hilo), con natas (con salsa bechamel y papas cocidas), o a la Gomes de Sá (con huevo cocido, aceitunas negras y perejil), entre muchas otras recetas.


En Lisboa, comer bien es parte del viaje

Siguiendo esta fuerte conexión entre la cocina portuguesa y el mar, vale la pena visitar las famosas marisquerías (restaurantes especializados en mariscos), que se destacan por su inmensa variedad e incluyen camarones, langostas, mejillones, ostras, jaibas y muchas otras variedades regionales. Con tantos puertos pesqueros en la región, como Ericeira, Cascais, Sesimbra y Setúbal, ¡el pescado y el marisco son siempre súper frescos!

Ah, y todo esto, por supuesto, puede (y debe) ir acompañado de vinos tradicionales portugueses, otro orgullo nacional.


En Lisboa, comer bien es parte del viaje

Platos dulces que nos cuentan historias

La hora del postre también ofrece delicias tradicionales, ya que la repostería portuguesa es famosa por sus dulces conventuales (recetas que tuvieron origen en conventos y monasterios).

Estos dulces tienen como ingredientes principales la yema de huevo, el azúcar y las almendras, en sus más variadas combinaciones. ¡Y la cantidad de variaciones con tan pocos ingredientes es asombrosa! Uno de los más famosos es el pastel de nata, elaborado con hojaldre relleno de nata y huevos. En Lisboa hay varias casas especializadas en este postre, e incluso un concurso anual que elige el mejor pastel de nata de la ciudad.


En Lisboa, comer bien es parte del viaje

Un dato curioso: ¿sabes por qué se usa tanto la yema en estos manjares? En el pasado, las claras de huevo se usaban como depurativo en la elaboración del vino blanco para planchar la ropa de los hombres más ricos y los hábitos (vestimentas religiosas). Por eso, con las yemas restantes, aparecieron los deliciosos dulces cuya base es esta parte del huevo.

Siguiendo las tendencias

Además de los lugares que ofrecen las experiencias y recetas más tradicionales, Lisboa también tiene una cocina contemporánea única, con famosos chefs y restaurantes galardonados con estrellas Michelin.

Para quienes quieran saber un poco más sobre estas tendencias, Time Out Market es un recorrido que no se pueden perder. El proyecto “food hall” está ubicado en el antiguo Mercado da Ribeira y fue inaugurado en 2014, después de una importante obra de renovación. Hay más de 40 espacios que ofrecen alimentos y bebidas, además de tiendas, salón para eventos y escuela de gastronomía. El concepto consiste en reunir bajo un mismo techo a los mejores chefs, restaurantes y proyectos gastronómicos de la capital portuguesa, basado en las recomendaciones de críticos y colaboradores de la revista Time Out.


En Lisboa, comer bien es parte del viaje

Debido a la pandemia, para conocer el Time Out Lisboa es necesario seguir algunos protocolos de seguridad. Para ingresar al comedor los fines de semana, por ejemplo, es necesario comprobar que la segunda dosis de la vacuna fue colocada hace más de 14 días, o hacer una prueba rápida que ellos mismos ofrecen.

 


En Lisboa, comer bien es parte del viaje

¡Ahora solo queda elegir por dónde empezar este increíble tour gastronómico!

 


Explora también

La ruta del sabor en Madrid

Los sabores de Oaxaca

Las sugerencias de Francesca Ferreyros para visitar el popular barrio de Barranco