En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

Vivir más el presente y disfrutar de lo que se tiene ahora, son algunas de las enseñanzas que nos comparte María Rosa Quintanilla desde su hogar en Lima. Esta mamá tripulante nos cuenta también qué es lo que quiere hacer con su familia cuando se pueda viajar sin mascarillas. #MamáTúNosHacesVolar

Publicado Mayo 2021

Mamá, tripulante de cabina y en sus ratos libres repostera, son algunos de los títulos que la definen. 

Ingresó a LATAM Perú en 2009. Luego se tomó una pausa laboral y retornó hace 5 años a la aerolínea. Comenzó como trainee y en 2020 la nombraron jefe.

Con dos hijos, una de 10 y otro de 8 años, nos contó cómo ha sido vivir esta época, seguir trabajando en lo que ama y estar con su familia. “En el avión me siento empoderada. Esa es mi motivación. Siempre en mi mente están mis hijos y en mi corazón lo que quiero hacer. Con esa energía positiva y pasión, amo mi trabajo”. 

¿Tus hijos conocen tu trabajo?

Han visto lo que hago porque les explico y cuando han viajado les he mostrado qué es lo que hago.

Como vivo cerca del aeropuerto han visto desde el parque un avión pasar y dicen “¡mamá, ahí trabajas tú!!”

Les gusta mi trabajo por esta magia que tiene la aviación: hoy estoy aquí pero mañana no y puedo estar en Santiago de Chile, Brasil o Cancún. 


En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

¿Crees que este trabajo tiene ventajas para que una mamá pueda estar con sus hijos?

Sí, completamente. Me gustan los horarios de tripulante de cabina. A pesar de trabajar feriados, fines de semana o fechas especiales que todos quisieran estar en casa, en mi caso me permite estar bastante tiempo con mis hijos. Por ejemplo, los puedo ir a buscar al colegio, algo que en un trabajo con horarios de oficina no podría.

¿Cómo ha sido para ti y tus hijos este tiempo?

Al principio nos afectó más porque no estábamos preparados, pero ahora ya estamos bien. Ha sido un cambio muy duro, pero con mi marido - con el que estamos casados hace 14 años - hemos hecho un buen equipo: por ejemplo, él cocina y yo me dedico a otras tareas.

Gracias a Dios estamos sanos. Tenemos más de lo que necesitamos: salud, trabajo, estamos juntos y unidos.


En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

Como madre y tripulante ¿Cómo ha sido trabajar en esta pandemia?

Al principio tenía bastante temor y cuidado, pero no iba a dejar de trabajar. Los niños estaban más preocupados, pero les decía que lo que tenga que pasar podía pasar acá o en otro lado. Pero yo me cuido: me pongo la mascarilla y el escudo facial.

¿Hay algún sentimiento que haya aflorado en la pandemia y que antes no tenías? 

He tenido muchos sentimientos en la pandemia, pero lo principal es agradecer y valorar lo importante: la familia y los amigos. 

También he sentido temor. Uno piensa cómo cambia la vida de la noche a la mañana. Tienes todo proyectado hacia el futuro y te das cuenta que tienes que vivir más el presente, porque de un minuto a otro cambia todo. Por ejemplo, un familiar cercano se enfermó y nos habíamos reunido recientemente. Entonces cuando pensé que le podía pasar algo a mi esposo, en caso de que se hubiera contagiado, sí tuve temor.

¿Has descubierto alguna habilidad en este tiempo?

Siempre me ha gustado hacer postres y repostería. Pero en este tiempo me enfoqué más en su decoración. Aprendí más técnicas, lo que me llevó a preparar las tortas de los cumpleaños de mis hijos.

El que ha descubierto una habilidad es mi esposo, que encontró un lado culinario que ni él sabía que tenía. 

¿Cuál es tu pasión? ¿Qué es lo que te hace volar?

En el avión me siento empoderada. Esa es mi motivación. Siempre en mi mente están mis hijos y en mi corazón lo que quiero hacer, entonces con esa energía positiva y pasión, amo mi trabajo.


En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

¿Cuál te gustaría que fuera el primer destino con tu familia cuando se pueda salir después de la pandemia?

Quiero ir a Disney con mis hijos. Quiero que sea un viaje sin mascarillas, por eso hay que esperar.

Si bien tuve la oportunidad de ir como tripulante no lo hice, porque no quiero ir a ese parque sin mis hijos. 

¿Cree que hay algún sello o característica que tenga la mujer peruana que le haya permitido sobrellevar de mejor manera esta pandemia?

La mujer peruana es trabajadora, emprendedora y resiliente. Es aguerrida, versátil y tiene fuerza. Somos muchas palabras. Acá en Perú nos decimos “luchonas”. 

Yo he hecho de todo en este tiempo: profesora de mis hijos, sigo trabajando, divido mi tiempo y soy emprendedora.


En esta pandemia he aprendido a valorar lo verdaderamente importante

Una superheroína volando con alas propias

Flores de Sudamérica para el mundo

Tips de un tripulante para viajar con poco equipaje