Para trabajar en LATAM necesitas pasión y compromiso

Para trabajar en LATAM necesitas pasión y compromiso

Disfrutar, amar y tener “aluminiosis”, es parte de la receta que nos entrega Marcela para crecer y permanecer casi 40 años en la aerolínea.

Paulina Rosso

Publicado Agosto 2021

Como una apasionada por la vida. Así se podría definir a Marcela Polgatti, Jefa de Calidad en Customer Care & Sales y que, este mes, cumple 37 años en LATAM. 

Su historia comienza cuando ella golpeó tímidamente la puerta del área de carga en 1984, informando que necesitaba hacer su práctica profesional de Técnico en Turismo con mención en carga. “Y el caballero que me atendió -Benito Giralt- me dijo que estaba por terminar de realizarla una niña, así que me llamarían. Yo no le creí, pero lo hicieron y de ahí no me fui más”, cuenta. 

Resalta que con el paso de los años, Latam pasó de ser una empresa local a una latinoamericana. Comenzó a crecer y se convirtió en una compañía a la que la gente se ha ido adaptando. “Ahora somos una empresa multicultural. Esa es la gran diferencia que tenemos”, señala. “Brasil nos puso esa mística de servicio, el carisma. Chile puso la eficiencia, ser más competitivo. Colombia nos dio la calidez que tienen ellos. Perú su forma de hablar, el trato. Es toda una mezcla ¿Cómo no quererla?”


Para trabajar en LATAM necesitas pasión y compromiso

Un foco importante, según Marcela, es la relevancia que se le da al cliente. Asevera que si bien siempre ha sido importante, ahora se le está poniendo como centro en todas las áreas. 

Recuerda que uno de sus primeros aprendizajes en este sector se lo dio un jefe cuando estaba comenzando a trabajar. “Me preguntó: Marcelita, a usted ¿quién le paga el sueldo? En ese tiempo yo ya estaba en ventas de carga. Le respondí que el presidente de la compañía. Dijo que no. Bueno, entonces mi jefe. Otro no. Y me dice: A usted le paga el sueldo ese señor que viene entrando ahí con esa caja y que viene a traerle ese embarque. Nunca lo olvides. Gracias a ellos nosotros trabajamos”. 

Y esa pasión por el pasajero es la que la tiene hoy como Jefa de Calidad. “Con mi equipo el cliente tiene a alguien que lo representa. Nosotros trabajamos pensando en cómo se siente, cómo lo estamos atendiendo y si el servicio que él espera es el que nos comprometimos y le prometimos. Es un equipo chiquito y trabajamos con harta pasión”, explica.

La “aluminiosis”

Marcela recuerda que había un gerente que decía que en LATAM uno sufría de “aluminiosis”. Como los aviones están hechos de aluminio éste se impregna en la sangre. “Y según él, la gente que trabaja en LATAM sufre de eso y yo creo que lo tengo crónico. LATAM tiene un encanto y una mística especial”, explica.

Y asevera que esa mística no todas las empresas la tienen. “Y te lo dice la gente que se ha ido. Yo tuve oportunidades de irme, pero nunca quise hacerlo”. Marcela explica que para ella, en primer lugar hay que pasarlo bien donde uno trabaja y que te guste lo que estás haciendo. “Hay que ser apasionada y yo lo soy. Eso te va formando y te ayuda a ti también a formar a tu familia. Yo tengo 58 años y he estado más de la mitad de mi vida en esta empresa, a la que adoro y que me ha ido ayudando a ser mejor persona por todo el aprendizaje que he ido sacando”.

En su lado más familiar, Marcela cuenta que tiene una hija de 29 años y un hijo de 23. “Ellos han disfrutado de la empresa tanto como yo, porque les dije que mientras podamos vamos a viajar una vez al año gracias al beneficio de los pasajes”. Señala que esa experiencia y posibilidad les permite que la familia crezca de una manera distinta. “Les abre la mente a los chicos y tienen distintas visiones de lo que es el mundo. Te desarrollas de una forma distinta”. 


Para trabajar en LATAM necesitas pasión y compromiso

Aniversario LATAM

Al aproximarse un nuevo aniversario de la aerolínea, Marcela quiso definir qué significaba para ella este acontecimiento.

Comenta que Latam es parte de su vida. “Y uno tiene que trabajar con pasión, en equipo. Al trabajar en equipo hay que tener claro que estamos todos trabajando por un mismo fin y nos complementamos. Somos cómplices y crecemos juntos”. 

Y dice que eso es lo que Latam hace. Que todos vayan creciendo juntos por un mismo objetivo, un mismo sueño y realmente por los clientes. “Nos merecemos a ellos. Tenemos que darnos a ellos”. 

Quiere mucho a la compañía y cree que el día que se vaya va a escribir el libro “Cómo mantenerte en una empresa y no morir en el intento”. 

Y mientras esperamos el lanzamiento de ese texto, al que le falta mucho tiempo para ser publicado, le queremos dar las gracias a Marcela por todo lo que le ha entregado a Latam y por su espíritu, que ha inspirado a tantas personas. 


Parte de la familia

Avión Solidario: Llevando sueños a Sudamérica

LATAM: la aerolínea más sostenible de Sudamérica

Explora también