nuevas rutas para llegar a Cusco

LATAM lanza vuelos que conectan la ciudad inca a otros destinos peruanos. Conoce las distintas posibilidades de itinerarios por el país

images

 

Lima era una escala común para los que iban de visita a Cusco. Eso ocurría porque la única manera de llegar por avión a la ciudad Inca era pasando por la capital peruana. Ahora, tres vuelos de LATAM se abren para conectar más destinos. Rutas que hacen posibles nuevos circuitos y muchas formas de conocer Perú.

La ciudad más importante del Imperio Inca ostenta su rico pasado en la arquitectura, que conjuga trazos indígenas y españoles en construcciones como el Convento de Santo Domingo y el barrio de San Blas. También forma parte del trayecto de quienes van para Machu Picchu y el Valle Sagrado de los Incas.

images

Iquitos

Las mansiones coloniales de los señores del caucho abundan en la historia de la ciudad más grande de la Amazonía peruana, a dos horas de Cusco en avión. En el encuentro de los ríos Amazonas, Nanay e Itaya, quien camina por el malecón, pasea en barco o da unas vueltas por el centro, encuentra iglesias antiguas y también casinos. Siendo la puerta de entrada a la selva, ésta es la ciudad desde la que parten los cruceros que llevan a los visitantes hasta las áreas vírgenes y a las comunidades locales.

images

Trujillo

En la tercera ciudad más grande del Perú, la historia  no se hace presente solo en los edificios de los alrededores de la Plaza de Armas. En esta región -a dos horas en avión desde Cusco- también están Chan Chan, la ciudad de barro de la cultura Chimú; y los templos del Sol y de la Luna, creados por el pueblo moche. El toque paradisíaco se lo da el balneario de Huanchaco, a orillas del Océano Pacífico.

images

Pisco

Volando una hora desde Cusco, se llega a la ciudad que tiene el nombre de la bebida fermentada, y que en quechua significa pájaro. También famosa por los pescados frescos, Pisco es tal vez el lugar ideal para deleitarse con la gastronomía peruana, además de conocer sus viñedos y bodegas. Aprovecha de visitar la Reserva Nacional Paracas, donde está el impresionante geoglifo conocido como Candelabro, un legado de las poblaciones ancestrales.