Altitud de ensueño: la trayectoria de un piloto LATAM

Cada empleado de LATAM tiene una historia. Este mes, el chileno Andrés Pérez nos cuenta cómo es la vida de un piloto

 

Las fotos de Andrés Perez en Instagram son irresistibles para quien le encantan el tras bambalinas de la aviación: en una juega en la nieve de Balmaceda; en otra comparte la cabina con un amigo. Gerente de la flota Airbus 320, el chileno revela los secretos de volar desde el punto de vista de quien siempre quiso ser piloto. “Cuano niño, veía aviones y decía que un día estaría allí”, cuenta.

 

Funcionó: apenas terminó sus estudios, Pérez entró a LATAM, primero pilotando modelos como el Boeing 767 y luego como comandante e instructor de vuelo hasta obtener su actual cargo, sumando cerca de 10.500 de vuelo. Ahora, las rutas cortas que opera le permiten dedicar bastante tiempo a sus hijos.

 

images

Andrés contrasta la seriedad de un oficial con la efervescencia de un joven aficionado a las aeronaves. En una misma conversación, por ejemplo, habla con propiedad sobre mecánica y relata la belleza de la Isla de Pascua vista desde arriba. "Desde que volé por primera vez, supe que eso era lo que quería hacer”, explica, aunque no es necesario: basta una revisión rápida de su perfil en redes sociales para notar el placer casi tatuado en su rostro, ese del que ama cada minuto de lo que hace.

 

Curiosidades del aire

Por cuestiones de seguridad, los pilotos y copilotos no comen la misma comida. ¿Lo sabías? 

 

Síguelo en: @andresp767