Pasión por volar y sacar fotos

images

Desde muy pequeño tengo pasión por la aviación. He crecido cerca del Aeropuerto de Congonhas, en la ciudad de São Paulo, Brasil, y me encantaba ver a los aviones aterrizando y despegando. Empecé a trabajar en LATAM, que en ese entonces era TAM, en el año 2007, como auxiliar de check-in en el Aeropuerto Internacional de Guarulhos. Recién había cumplido 18 años. Desde el 2015, soy despachante operacional terrestre, un puesto al cual también se lo llama DOT, en el Aeropuerto de Congonhas.

 

images

El DOT es el responsable por recibir al avión y coordinar todo lo que sucede con el mientras está en tierra. Por ejemplo: hago el monitoreo de toda la carga que irá a la aeronave y me certifico de que todos los documentos estén okay. Si por casualidad es necesario hacer alguna alteración de peso o balance, yo la apruebo con el despachante operacional del vuelo, un puesto al que se conoce como DOV. Veinte minutos antes de que el avión despegue, llevo todos los documentos referentes a la carga para que los firme el comandante.

 

images

Cabe al DOT, también, monitorear a la tripulación y el embarque de pasajeros. Es esa persona la que verifica si los horarios y normas de la empresa son cumplidos. La principal posición del DOT es delante de la aeronave. Allí tenemos la visión de todo lo que está pasando.

 

images

Hace seis años, empecé a dedicarme al hobby de sacarle fotos a los aviones. Ha sido un éxito tan grande que pasaron a llamarme, en LATAM, por el mismo nombre de la cuenta que tengo en Instagram: Diwilliam. Me gusta pensar que mis fotos son un estímulo para que ninguna persona que ama este sector abandone el sueño de trabajar con aviación.