¿Qué es lo que tiene Bahía?

Cuatro días en Salvador, Brasil

image

Toda la personalidad de Salvador traducida en buena comida, música e historia. Para completar, un paseo por Morro de São Paulo y Boipeba, en los alrededores de la capital Baiana

 

Día 01

images

12h - Clásico de la Música Popular Brasileña

Itapuã, una playa a 25 km del centro de Salvador, se hizo famosa por la canción de Vinicius de Moraes (1913-1980), que vivió allí en los años 70's. Su ex residencia alberga hoy el restaurante Casa di Vina, que tiene un memorial dedicado al poeta. A 300 metros está el restaurante Mistura, un buen lugar para saborear mariscos y aprovechar la tarde con un cóctel en las manos.

 

16h30 - Sol en el mar

Salvador está en una península, y la parte que tiene más movimiento da hacia el oeste. Por ello, el sol se pone sobre el mar en vez de nacer allí, como ocurre normalmente en Brasil. El atardecer es bien concurrido en el Museo de Arte Moderno, donde los sábados hay música en vivo a partir de las 18h, cuando se organiza el evento JAM en el MAM. Los lunes, cuando el museo cierra, las opciones para la puesta de sol son el Farol da Barra o la Praia do Porto da Barra.

 

19h - Show al aire libre

Mantente atento a la programación del Teatro Castro Alves. El edificio modernista reúne instalaciones como la Concha Acústica, que tiene un escenario al aire libre. Este panorama combina bien con un cóctel en LarriBar, bar de aire cosmopolita, situado a diez minutos del teatro.

 

Día 02

images

10h - Multicultural

La mezcla entre las religiones afro-brasileñas y el cristianismo es una de las marcas de Salvador. Ese encuentro vive su apogeo en la Basílica Santuário Senhor do Bonfim. El segundo jueves de enero, los seguidores del candomblé salen por las calles en un rito que culmina con el lavado de las escalinatas de la iglesia. El recuerdo más famoso de la ciudad también se encuentra allí. Son las cintitas coloridas del Bonfim que se usan en la muñeca, atadas con tres nudos, para cada uno de los cuales se pide un deseo. Dice la leyenda que los pedidos se realizan cuando el amuleto se desgasta y se cae.

 

12h - Delicias regionales 

La tradicional moqueca baiana es una sopa de pescados o mariscos que lleva leche de coco, aceite de dendé (palma local), pimientos, tomate y condimentos. Todo acompañado por arroz, una mezcla de harina de mandioca con caldo de pescado (pirão) y farofa (harina salteada con dendé). Se sirven en restaurantes como Odaya. El postre se disfruta en Cuco Bistrô, ubicado en la misma calle.

 

images

14h - Arriba y abajo

Reserva una tarde para recorrer el Pelourinho, con sus caserones de estilo barroco y su piso de adoquines, típico del período colonial. Entre las iglesias construidas en los siglos 17 y 18, sobresale Nossa Senhora do Rosário dos Pretos, donde la misa se celebra con el sonido de los atabaques (tambores), y la visita a la iglesia y convento de São Francisco, cuyo interior está forrado de oro. Termina el paseo en el Elevador Lacerda, sobre la Bahía de Todos los Santos, que hasta hoy se usa para conectar la parte baja y la alta de la ciudad.

 

18h - Comida callejera

A partir del atardecer, el acarajé –un buñuelo frito hecho con frijoles y relleno con camarones secos– empieza a prepararse en diversos puestos callejeros. Los más concurridos son los de Cira, Dinha y Regina, que están en el barrio Rio Vermelho. Una vez allí, vale la pena aprovechar la noche en restaurante Casa de Tereza.

 

Día 03 - Morro de São Paulo

images

13h - Zambullida en el mar

El trayecto entre Salvador y la isla donde está Morro de São Paulo lleva toda la mañana. Una opción es ir en auto hasta Valença, a 2h30 de la capital y, desde la capital y, desde allí, tomar una lancha; otra es ir en catamarán desde el Mercado Modelo. El viaje tarda dos horas y media y exige algo de coraje, ya que va por mar abierto y es un tramo agitado. Al llegar, zambúllete en el mar. Si te gusta algo más movido, vete a la Segunda Playa, en la cual los bares de la orilla ponen música. Si prefieres tranquilidad, camina hacia la Cuarta Playa, casi desierta.

 

images

16h30 - Puesta del sol privilegiada

Al atardecer, la vista más bonita de Morro de São Paulo queda arriba. Saliendo de la Villa, una caminata corta te lleva hasta el bar y restaurante Toca do Morcego. En el jardín, los turistas ven la puesta del sol. Llega, a más tardar, alrededor de las 16.30 si quieres tener un lugar. Otra opción es seguir el mismo camino hasta el Mirante do Farol.

 

19h - Condimento latino

En el restaurante Andina, el chef argentino Gonzalo Rojas cocina clásicos latinos con acento bahiano. El ceviche de tilapia, por ejemplo, lleva salsa de coco, batata y maíz picante. Los platos son servidos para apenas 16 personas por noche. Reserva con anticipación.

 

Día 04 - Boipeba

images

9h30 - Al natural

Lanchas zarpan a las 9h30. desde la Terceira Praia para el paseo de un día a la Ilha de Boipeba. Las primeras paradas son en las piscinas naturales de Garapuá. Si puedes, programa el tour para las épocas de luna nueva o llena, cuando la marea baja ocurre por la mañana. Lo que se puede hacer allí es disfrutar en los bares flotantes, escuchar el ruido del mar y sentir la constante brisa.

 

images

12h30 - Langosta en la arena

Hace 37 años, el pescador Guido Gonçalves Ribeiro empezó a asar langostas en una parrilla en la playa da Cueira. Luego instaló un puesto, prosperó y hoy es el dueño del restaurante Guido’s, donde los crustáceos vienen servidos en su cáscara, asados en un horno a leña. Para acompañarlos, pide el trago de la casa: Boipeba, con frutas tropicales, tomate, albahaca, vodka y hielo.

 

15h30 - Río adentro

Después del almuerzo, la lancha sigue por el Rio do Inferno, en un trayecto sinuoso y tranquilo. En la parada de Canavieiras, las ostras y un buen baño son las atracciones. Antes de volver a Morro de São Paulo, el tour continúa en Cairu. La caminata por las calles con casitas de colores y por un convento del siglo 17 es un viaje través del tiempo. ¿Cómo no olvidarse del strés en Bahía?

 

LATAM tiene vuelos directos a Salvador desde: Río de Janeiro, Fortaleza, São Paulo y otros 2 destinos.

 

Agradecimientos: Teatro Castro Alves, Lisboa Tur Morro de São Paulo, Luisa Proserpio, Grou Turismo, Hotel Villa Galé Salvador, Patachocas Resort