images

Viajar con los niños:

superando el desafío

Leonor Macedo

@a_baby_abroad, @wanderlust.Crew, @nalupelomundo, Getty Images / Ilustración: Ana Matsusaki

Madres y padres nos enseñan a viajar en familia y a hacer de los hijos ciudadanos del mundo

 

El niño que pide que se vayan en cuanto llegan a la parte más alta del morro do Corcovado, en Río de Janeiro, el bebé que llora en la playa más bella del Caribe, el adolescente que no despega los ojos del celular en todo el paseo por el museo del Louvre: si eres madre o padre, probablemente te has cuestionado si vale la pena viajar en familia con todo el ajetreo que implica.

 

Pero es una odisea con un valor incalculable: pocas cosas traen más recompensas que brindarles a tus hijos la oportunidad de conocer el mundo. De enseñarles a que se sientan en casa sin importar donde estén; de aprender junto a ellos a respetar y conocer otras culturas. Viajar en familia es crecer juntos. En este reportaje, tres familias viajeras (y que registran todo en las redes sociales) explican cómo esa experiencia puede ser, aunque demandante, inmensamente divertida.

 

De Chile a la China

El hijo de la chilena Daniela Kemeny tenía apenas tres meses cuando su marido fue transferido a China. Al otro lado del mundo y con un bebé en brazos, ella no entendía por qué todos los consejos que recibía tenían que ver con quedarse en su casa y esperar que su hijo Baobao creciera para, solo entonces, poder viajar. “Los padres no necesitan dejar de hacer lo que les gusta después de ser padres. Es como si la maternidad fuese un sacrificio, pero yo no lo creo”, dice.

 

A pesar de esos consejos, siguió explorando varios rincones de Shanghái, hasta que se decidió a conocer otras partes del país con Baobao. En los días previos a su viaje, Daniela tuvo insomnio pensando en todo lo que tendría que cargar. Después se dio cuenta de que podría haber dormido tranquila: el paseo resultó más fácil de lo que imaginaba y desde entonces no paró de llevar a Baobao con ella por el mundo. Y con menos equipaje. “Aprendí a romper el paradigma de que para viajar con un hijo hay que cargar la casa entera. A veces, todo lo que realmente necesitas es un buen portabebé”, asegura.

 

images

Con casi tres años, Baobao ya conoce 12 países y 60 ciudades. Ha estado en lugares como Australia, Japón, España, Corea del Sur e Israel. Y, para Daniela, poco importa si se acordará de todo lo que ha visto hasta ahora: “Me parece un error tremendo esperar que un hijo crezca para que aproveche mejor un destino.  Cuanto más pequeño es, más fácil es viajar, porque los más chicos se divierten con cualquier cosa”. Para ella, los estímulos a los que los bebés se exponen al viajar tienen un impacto positivo en su crecimiento. Además, un viaje es una excelente oportunidad para enseñarles a acostumbrarse a situaciones cotidianas, como ir a un restaurante.

 

Daniela aconseja a los padres buscar a gente que ya haya viajado con niños. “Hay muchas familias que viajan con sus hijos y pueden ofrecer recomendaciones valiosas”, explica. Ella misma mantiene un sitio web, A Baby Abroad, donde relata sus aventuras con Baobao y ahora con un nuevo integrante: Xiao Didi, el segundo hijo de la pareja, que nació el pasado 3 de agosto.

 

images

Tips de a baby abroad

Investiga el destino y haz una lista de lugares que le gustarán a toda la familia. No hace falta planear el 100% del itinerario, pero sí tener en mente cuáles son las opciones disponibles.

 

Piensa en una actividad diaria para que los más pequeños se diviertan.

 

Abre la mente, sé flexible y práctico. Tus hijos abandonaran la rutina, pero tranquilo: ¡sobrevivirán!

Road trip para seis

Durante años, Vanessa Hunt y su marido Paul ahorraron dinero para comprar una casa grande en California donde pudieran vivir cómodamente con sus cuatro hijos. En el 2014 encontraron el lugar de sus sueños, pero a última hora el propietario se arrepintió y no cerró el negocio. “Quedamos muy mal, nos sentimos abandonados. Pero decidimos que con ese limón haríamos una limonada”, recuerda Vanessa.

 

Después de investigar un poco, descubrieron que sería más rentable viajar por Europa que alquilar una casa a toda prisa. Así que salieron al mundo con sus hijos, que en ese momento tenían uno, tres, seis y ocho años.

 

images

Así nacía también Wanderlust Crew, un sitio web que la familia aún mantiene para incentivar a otros potenciales viajeros. Hoy Ethan, Amelie, Jackson y Abbi tienen cinco, siete, 10 y 12 años, respectivamente. Y, como es de esperar, les gustan las cosas diferentes. Atender las expectativas de cada uno durante los viajes es como jugar al Tetris: la variedad de intereses es grande y hay que contemplarlos a todos en el itinerario. 

 

“Una vez elegido el destino, intentamos considerar paseos que les agraden a todos, pero no siempre es posible. Si hay algo que queremos hacer solo con los más grandes, por ejemplo, Paul y yo nos dividimos y así lo logramos”, dice Vanessa. “Realmente hacemos un esfuerzo para que cada uno se sienta especial y aprenda dentro de sus posibilidades”.

 

images

Las peleas ocurren hasta en las mejores familias, principalmente entre hermanos. Pero la madre de cuatro asegura que los viajes a 10 países (por ahora) han acercado a sus hijos: “Especialmente cuando hay pocos juguetes o internet limitado, los niños encuentran medios para crear su propia diversión. Se han convertido en los mejores amigos entre ellos”.

 

Tips de Wanderlust Crew

Baja la velocidad: aprecia cada nueva cultura y lugar sin preocuparte por el siguiente paseo.

 

Debes estar preparado para cualquier cosa, pero no planees demasiado. Lo inesperado tiene mucho valor.

 

Alquilar una casa en vez de quedarse en hoteles, tener una tarjeta de crédito con un buen sistema de beneficios y comprar vuelos con anticipación ayuda a disminuir los costos.

Nacer y crecer en el trayecto

Para saber por dónde anda la brasileña Isabelle Nalu basta con prender la televisión. Hija de la videógrafa Fabiana Nigol y del surfista Everaldo Pato, protagoniza el programa Nalu por el mundo, exhibido por la señal de cable OFF en Brasil.

 

Hoy Nalu tiene 11 años, pero ha crecido frente a las cámaras y ha hecho del mundo su hogar. “Como es una preadolescente, nuestro poder de convencimiento tiene que ser más elaborado ahora”, dice Fabiana. Lo único que la familia no pierde de vista es la preocupación de que estén todos felices. “Cada uno sabe que hay un momento para hacer lo que más le gusta en un viaje y ese momento siempre llega”, garantiza la madre.

 

images

Tras viajar juntos por mucho tiempo, Fabiana sabe bien cuáles son los beneficios de ese estilo de vida: “Nalu guarda un poco de cada vivencia. Ella ha aprendido lo que es vivir en el mundo y también a valorar Brasil, además de adaptarse a diferentes situaciones con madurez”. ¿No es eso lo que, a fin de cuentas, queremos que aprendan nuestros hijos?

 

Tips de Nalu pelo mundo

Llevar un buen kit de primeros auxilios es esencial.

 

Un vuelo nocturno puede hacer una gran diferencia para que el trayecto se vuelva menos desgastante.

 

Los malentendidos ocurren: la clave es expresar tus sentimientos y no guardar rencor.