images

Ruta Ecológica:

un paraíso escondido en Alagoas, Brasil

Rachel Verano

Fernanda Frazão, Anna Carolina Negri, Getty Images, Divulgación

El clima de vacaciones dura todo el año entre São Miguel dos Milagres y Porto de Pedras, cerca de Maceió, la capital del Estado de Alagoas. Hay garantía de sol y mucha tranquilidad. Descubre las partes más bellas de esa ruta ecológica en el Noreste brasileño

 

Entre la desembocadura de los ríos Camaragibe y Manguaba, en la cosrta norte de Alagoas, reposa un tramo de costa brasileña donde el agua del mar es cálida y transparente, el paisaje está enmarcado por cocoteros y aún es posible caminar por kilómetros sin ver a nadie. Un lugar donde la luna llena nace en el mar y los manatís nadan libremente. Donde caserones de colores comparten los pocos rasgos de civilización con plazas pequeñas, con televisores públicos, bien concurridos a la hora de las telenovelas. Donde las posadas tienen bañeras japonesas, chalés con piscinas particulares y lugares de estar con piso de madera y reposeras (en los que se sirven caipiriñas de lima o hierba limón). Donde los restaurantes sirven bandejas de mariscos y pescados sobre costras de castañas. ¿Un vino helado para acompañarlos? Siempre. Recorrimos los 20 kilómetros más encantadores de la Ruta Ecológica, región que pertenece a un área de protección ambiental de la Costa dos Corales, y aquí descubrimos sus secretos. De las piscinas naturales mejor ni hablar, vienen de yapa.

 

Paraísos particulares

images

São Miguel dos Milagres

El mar es bonito y los autos tienen acceso directo a la playa, lo que puede significar más movimiento. Es también punto de partida de excursiones.

Praia do Toque

Bien reservada, tiene aguas tranquilas y está siempre vacía. Barquitos hacen paseos hasta las bellas piscinas naturales que se forman a 1 km de la playa cuando baja la marea.

Porto da Rua

Una de las pocas playas con infraestructura en la región (con puestos y restaurantes sencillos).

 

Atracciones principales

 

1. Restaurante do Enildo

Sencillo, tiene mesitas sobre la arena, agua de coco helada y caldos famosos.

Travessa Nelson Leão Piraná, Porto da Rua

 

2. Pousada da Amendoeira

Cuartos con bañera tipo japonesa, hamacas en el jardín y masajes a la orilla del mar. El restaurante sigue una línea natural y saludable, sin grasas –lo que no resulta en comida sin gracia. Los noodles de arroz con camarones en caldo de hierba limón, coco y chili son una buena prueba.

 

3. Restaurante No Quintal

Cansados del ruido de São Paulo, los fisioterapeutas Renata y Lucas Nogueira dejaron todo y abrieron este local que sirve delicias como langostinos saltados a la mantequilla con hierbas, acompañados de puré de zapallo y jengibre con farofa(harina salteada) de pan.

Rua de Acesso à Praia do Toque

 

images

4. Pousada Casa Acayu

Aquí el desayuno no tiene hora para ser servido. Hay bicicletas a disposición de los huéspedes y una piscina que divide las atenciones con las recetas del restaurante, inspiradas en Portugal, de donde vienen los dueños. ¿Qué tal un bacalao gratinado con arroz de almendras? ¿O una cazuela de mariscos?

 

5. Pousada do Toque

Pionera en la región, tiene chalés con almohadas de plumas y hamacas en paraguayas en la terraza. Uno de ellos cuenta con sauna, hidromasaje y piscina privada. Prepara algunas de las mejores caipiriñas de la región y tiene un buen restaurante, con bar de sushi (es necesario reservar).

 

Lagosta en alta-mar

images

Praia De Tatuamunha

También llamada Jibaba, es súper tranquila. Bastante despoblada, va al encuentro de la desembocadura del Rio Tatuamunha.

Praia da Laje

Hermosa, tiene forma de media luna y está protegida por una barrera de corales. Desde aquí parten paseos hacia las piscinas naturales.

 

Atracciones principales

 

1. Paseo a las piscinas naturalesEn alta-mar, cercados por piscinas de agua transparente color verde-esmeralda, se preparan al momento langostas asadas y pescados cocidos en hojas de banano.

Salidas desde la Praia da Laje, los precios son negociados en el momento

 

2. Pousada Aldeia Beijupirá

La piscina, enorme, está a pocos pasos del mar. El restaurante es el mejor de la región, y sus delicias son servidas desde el desayuno (quesos con texturas variadas, mermeladas de lavanda, tostadas francesas con huevos de codorniz...) hasta la cena, hora de probar creaciones como el camarulu (camarones con miel y arroz de maracuyá del propio jardín).

 

3. Pousada Borapirá

Su ubicación es ideal para el que viaja con niños: sobre la arena, bañada por un tramo de mar constantemente bajo, con agua que solo cubre los pies, ellos pueden correr libremente. Las casitas, con puertas de colores y techos de paja tienen balcones con reposeras y hamacas.

 

4. Paseo para ver manatís

Dóciles, estos animales llegan a pesar 600 kilos y medir hasta 4 metros. Se ven con facilidad en los paseos por el Rio Tatuamunha –muchas veces se acercan e incluso se reclinan al costado de los barcos. Hay que reservar con anticipación.

 

El mundo en la playa

images

Praia do Patacho

Siempre en las listas de las más bonitas de Brasil y adoptada por brasileños de diferentes orígenes, en esta playa, cuando baja la marea, se puede caminar kilómetros mar adentro hasta unas piscinas que se forman entre bancos de corales.

 

Atracciones principales

 

1. Peixada da Marinete

Hay que ir con paciencia, porque puede haber una larga espera. El ambiente sencillo ha tenido fama gracias a su gran especialidad: la freída de aratu (un tipo de cangrejo). También hay ricos pescados fritos.

Rua Coronel Avelino Cunha, 310, Porto de Pedras

 

2. Pousada Patacho

También conocida como posada del francés (la nacionalidad del dueño), hace recordar las construcciones elegantes de Provence. El que desee una cena particular en el restaurante, para celebrar algo especial, se la puede encargar a la chef.

 

3. Casas do Patacho

Enamorado de Brasil, el inglés Michael de Carvalho Clifford se ha transformado en una especie de embajador de este tramo de costa y tiene tres casas para alquilar que son encantadoras. Ideales para ir con la familia o con amigos.

 

Lo mejor de Maceió

images

Para bañarse

En la capital de Alagoas, donde llegan los vuelos que dan acceso a la Costa dos Corais, la orilla del mar está punteada por cocoteros. Las playas urbanas mejores y más bonitas son las vecinas Ponta Verde y Pajuçara, de aguas tranquilas, protegidas por arrecifes.

 

La fiebre de los puestos de playa

Ir a la playa, en Maceió, es sinónimo de ir a un puesto de playa. Siempre muy concurridos, tienen menú gourmet y reposeras, DJs y catamaranes que llevan hasta las piscinas naturales. En la costa urbana, los puestos más queridos son Lopana y Kanoa, en Ponta Verde. Hacia el norte hay otros famosos que provocan una verdadera peregrinación durante el verano. En el condominio Angra de Ipioca, el puesto Hibiscus ofrece incluso masajes; más alternativo es Milk con un agradable jardín.

 

Un peruano de raíz

Mucho antes de que la onda de los ceviches se esparciera por Brasil, la chef Simone Bert ya preparaba en el restaurante Wanchako las recetas especiales que aprendió de su suegra peruana. Aparte de ceviches y tiraditos, hay buenos platos con pulpo y pescados.

 

 

LATAM tiene vuelos directos a Maceió desde: São Paulo, Brasília y Río de Janeiro.