images

Cultura, museos y grafiti:

el nuevo oro de Bogotá

Rafael Bahia

Rafael Paixão

La rica herencia de Bogotá atravesó los siglos y sentó las bases para una renovación en la gastronomía, arte y cultura colombiana

 

En la cultura de la capital colombiana, el oro guarda un lugar significativo. Ese recuerdo se expresa a través del arte y en leyendas como la del mítico yacimiento de El Dorado,  la legendaria ciudad que se supone que es una fuente inagotable de riquezas. Aunque nadie encontró la mítica ciudad, Bogotá brilla por sí sola. Reluce como una mina de pepitas de oro cuando se la ve de noche desde el Cerro Monserrate, que marca los límites de la metrópolis. Su altitud, a 2.640 metros sobre el nivel del mar, la acerca al cielo estrellado que ilumina la Plaza Bolívar, el Congreso Nacional, la Municipalidad y el Palacio de Justicia.

 

images

El Museo del Oro es un símbolo de la memoria. “Esas más de 30 mil piezas precolombinas son un encuentro con nuestras raíces”, explica el antropólogo de la instituición, Eduardo Londoño. “Aquí guardamos un tesoro. Pero más allá de su valor económico, es su relevancia histórica la que expresa la identidad colombiana”, afirma.

 

Todo este oro del pasado se refleja en un presente  que  mira la cultura como su nuevo riqueza. Antes había abundancia de metal precioso y ahora Bogotá se destaca por un intenso escenario artístico. Los valores del pasado han sido redefinidos en una visión hacia el futuro.

 

Cerro Monserrate: Cra. 2, #21-48

Museo del Oro: Cra. 6, #15-88

 

Bibliotecas y centros culturales

images

Como muchos locales colombianos, la capital dió vuelta la página del pasado guiada por el faro del arte. Su aprecio por la literatura, sin ir más lejos, la llevó a ser la primera ciudad de Latinoamérica en ser reconocida por la Unesco, en 2007, como Capital Mundial del Libro.

 

Prueba de que merece el título es que en diversas esquinas abundan las librerías y bibliotecas, especialmente en el barrio histórico de La Candelaria. Una de ellas, la Biblioteca Luis Ángel Arango, cuenta con una sala de conciertos y un gran acervo de publicaciones antiguas disponibles para el público. 

 

Biblioteca Luis Ángel Arango: Cl. 11, #4-14

 

images

Basta cruzar la calle para llegar a la Manzana Cultural, sector que reúne tres instituciones: el Museo Botero, que muestra las figuras curvilíneas del artista colombiano más famoso junto a obras de pintores como Miró y Renoir; la Casa de la Moneda, que cuenta la historia del dinero del país; y el Museo de Arte Miguel Urrutia, con una colección de arte local e internacional. 

 

Al frente se encuentra el Centro Cultural García Márquez, que invita a subir a su terraza para observar la puesta de sol tras la Catedral Primada. El espacio fue proyectado por el arquitecto Rogelio Salmona, autor de varios edificios imponentes de la ciudad; incluida la Biblioteca Pública Virgilio Barco. El paseo por esta estructura circular construido con ladrillos —tan característicos de Bogotá— invita a dar una vuelta por el Parque Metropolitano Simón Bolívar. En esa enorme área verde se realiza anualmente el festival Rock al Parque, evento al aire libre y gratuito, uno de los mayores de ese tipo en Latinoamérica. En ese aspecto, el estereotipo parece ser cierto: los colombianos saben hacer una fiesta.

 

Museo Botero: Cl. 11, #4-41

Casa de la Moneda: Cl. 11, #4-93

Museo de Arte Miguel Urrutia: Cl. 11, #4-21

Centro Cultural García Márquez: Cl. 11, #5-60

Biblioteca Pública Virgilio Barco: Cra. 60, #57-60

Parque Metropolitano Simón Bolívar: Cl. 53 / Av. Esmeralda

 

Grafiti en la ciudad

images

La belleza de Bogotá parece brotar de la tierra. Cada muro que se levanta se transforma en un lienzo o en un lugar turístico, como se aprende en el Bogotá Graffiti Tour. Grupos de turistas recorren el barrio de La Candelaria cámara en mano, para aprender sobre los artistas y sus creaciones.

 

“Algunas personas dicen que al final del paseo aprenden más historia que cuando van a los museos”, cuenta el guía Jahir Dimate. A lo largo del recorrido, mirando de reojo hacia el interior de las casonas, se pueden observar sus patios rectangulares característicos de las construcciones españolas coloniales. Un contraste de épocas, ya que actualmente ahí funcionan hostales y bares. El L’Aldea, que mezcla bar y galería de arte urbano, es un buen punto final al tour.

 

L’Aldea:  Cl. 17, #2 -77

 

images

Nuevos aires a favor de la cultura local soplan también en el escenario global. La feria de arte más grande del país, la ARTBO, situó a Colombia en el mercado internacional bajo la batuta de su directora, María Paz Gaviria. “ARTBO fue fundamental en el incremento de público y mercado para las artes”, afirma. El evento se realiza a fines de octubre, pero cuenta con exhibiciones y residencias durante todo el año. “Ha habido una proliferación de galerías y espacios independientes, fundaciones e instituciones”.

 

Es el caso de barrios como San Felipe, más al norte. Aunque poco turístico, en los últimos años ha visto el surgimiento de más de 10 galerías que se suceden entre las calles 72A y 75A. Cerca de allí, en una discreta construcción, el espacio La Casita trae artistas contemporáneos que pintan Colombia con nuevos colores.

 

La Casita: Cl. 86, #27-85

 

images

María Paz Gaviria

Historiadora del arte

“La ARTBO fue fundamental en el incremento de público y mercado para las artes”

 

images

Jahir Dimate

Guía turístico del Bogotá Graffiti Tour

“Algunas personas dicen que aprendieron más de historia con el paseo que cuando visitaron los museos”

 

images

Eduardo Londoño

Antropólogo del Museo del Oro

“Estas más de 30 mil piezas precolombinas de metal precioso son un encuentro con nuestras raíces”

 

LATAM tiene vuelos directos a Bogotá desde Lima, Miami, Santiago, São Paulo y otros 15 destinos.

Reserva tu hospedaje y paseos para este destino con LATAM Travel o en latam.com

Agradecimientos: ProColombia