images

El closet de las cholitas visto desde adentro

Rafael Bahia

Angelo Dal Bó

Dentro del closet de las cholitas bolivianas

 

 

En Bolivia es difícil no ver al menos una cholita. En las calles de La Paz, se encuentran por todas partes: manejando autobuses o vendiendo flores en el Mercado Rodríguez; sirviendo choripanes en kioscos o cargando a sus hijos en la Plaza Murillo.

 

images

La importancia del papel de las mujeres en la sociedad boliviana (y más específicamente de estas mujeres) se ha hecho cada vez más evidente. Tanto es que hay un cambio en la forma en que se considera a las cholitas, desde el mismo nombre, que antes era considerado peyorativo y se refería a su etnia mezclada.

 

Actualmente son vistas como guardadoras de una tradición, y las nuevas generaciones se enorgullecen de haberla rescatado. En todo el país hay además agencias de modelos que valoran la indumentaria de las mujeres amerindias. Porque, aunque la ropa es únicamente una parte de su cultura, es la que está más expuesta.

A continuación, una guía para entender el atuendo de las cholitas. 

images

Sombrero bombín

Cuenta la leyenda que los característicos sombreros de fieltro se adoptaron al comienzo del siglo XX, después de la llegada de un cargamento de Europa, para los constructores del ferrocarril. Pero los sombreros les quedaron muy apretados a los hombres y se repartieron entre las paceñas.

Una curiosidad: cuando llueve, las cholitas continúan usando el sombrero y lo cubren con bolsas plásticas, para protegerlos de la humedad. El aspecto resulta bastante original.

Trenzas

Bajo los sombreros, el cabello negro de las cholitas se divide a la altura de la nuca y se enrolla en dos trenzas. A veces se usa lana oscura de alpaca para darle volumen, largo y peso a las mechas. La tracción impide que el peinado se deshaga fácilmente.

 

Pollera

No todas las cholitas son corpulentas. El aspecto voluminoso viene de sus faldas, una de las partes más importantes de su traje: tanto es que polleras, como son llamadas, también es la palabra que se utiliza para nombrar a la tenida completa. Por debajo, son capas y capas de enaguas que ensanchan sus caderas, una característica asociada a la fertilidad.

images
images

Manta

Se llaman aguayos las telas rectangulares tejidas según la tradición indígena. Tal vez sea la pieza del vestuario más significativa de la cultura de las cholitas, y no es únicamente por sus colores vivos, que también se encuentran en la bandera Whipala de los pueblos amerindios. La pieza se usa sobre los hombros, para abrigarse del frío y, muchas veces, extendida en el suelo, como mantel para ofrecer productos a la venta. Además, sirven de ayuda para cargar de todo sobre sus espaldas; desde flores, papas hasta sus propios bebés.

Los aguayos se venden como souvenirs en los puestos del Mercado de las Brujas. Algunas mujeres los reemplazan por chales decorados.

images

Broche

Joyas como aretes, collares, pulseras y anillos también forman parte del atuendo de las cholitas más adineradas. Pero los broches tienen la función de sujetar las mantas y chales sobre los hombros. Normalmente, son grandes y brillantes. Las mujeres más ricas deben contratar guardaespaldas cuando salen en desfiles o procesiones.

Zapatos

Simples y sin tacos. Así son los zapatos de las cholitas, que parecen zapatillas con puntas redondeadas. Ante todo, la comodidad, porque siempre deben subir o bajar las cuestas de las ciudades andinas.

images