Costa Rica

Naturaleza y aventura en Centroamérica

image

El pequeño país de Centroamérica es la traducción perfecta de tropical: tiene bosques, playas, volcanes, ríos y deportes de aventura – todo increíble

 

Apenas se abren las puertas del avión, un aire caliente y húmedo invade la cabina; señal de que estamos rodeados por una de las selvas más densas del mundo. Es San José, la capital de Costa Rica. Dicen que cuando Colón llegó con sus carabelas al mar Caribe, divisó indios con adornos de oro y por eso bautizó al lugar como Costa Rica. Tenía razón: es un país realmente opulento. Más del 25% de su territorio está formado por reservas y parques nacionales que guardan un 6% de la biodiversidad del planeta. Hay playas increíbles, bañadas por el Pacífico y el Atlántico. Allí se puede explorar desde la historia de los pueblos precolombinos hasta aventuras extremas con deportes radicales. También se produce un café de buenísima calidad. ¡Ah!, y Costa Rica abriga un pueblo que extinguió el ejército en 1948 y todo lo que desea es pura vida, la expresión que significa que por allí todo va muy bien, gracias.

 

Capital de la tranquilidad

images

Contrariando el título pomposo de capital federal, San José conserva aires de pueblo. Quizá porque no hay edificios altos, la sensación que uno tiene es que se olvidaron de avisarle de su importancia. Pero una visita a la ciudad se hace cada vez más necesaria para conocer puntos como el Museo del Oro Precolombino, que explica el desarrollo de adornos con el metal desde el 1.500 a.C. Sin embargo, el grano de oro responsable del reciente cambio de San José es otro: el café. Qué tipo, de qué región y con qué modo de extracción lo deseas, son preguntas que surgen antes de tomarse un cafecito. Hasta hace dos años, eso no sucedía. Los mejores granos se exportaban y los ticos, como se les llama a los lugareños, se quedaban con los restos. Con la aparición de casas que valoran la bebida, el escenario cambió. 

 

Esa transformación forma parte de un rescate de la cultura nacional que incluye un nuevo descubrimiento del centro y de barrios como Amón y Escalante, donde está la Cafeoteca. El lugar forma parte del restaurante Kalú, con menú tipo brunch. Para completar el tour, la galería Teor Ética expone trabajos de artistas locales en una casa antigua, y el Hotel Presidente sirve tragos elaborados y comidas nacionales con una fusión mediterránea en su nuevo bar, Azotea, con vista hacia la ciudad.  Ahora, la capital también reivindica su lugar en las guías de viaje. 

 

De la planta al polvo

images

Rumbo al norte del país, camino al volcán Arenal, a 45 minutos en auto desde San José, se llega a la hacienda centenaria Doka Estate. Allí se expone, desde la plantación hasta la molienda, lo que hace tan especial al café de este país. El volcán Poás garantiza un suelo rico en minerales, a 1.300 metros de altura. Ahí, con materia prima de primera, se extrae lo mejor de los granos de arábica, la única especie que se puede cultivar en Costa Rica por ley. Si visitas el lugar en período de cosecha, entre octubre y enero, puedes ver todo en vivo. Y, claro, terminar con una degustación.

 

Fuerzas de la naturaleza

Ante de un volcán, cualquier humano se siente algo impotente. Esa fuerza de la naturaleza decide, cuando se le antoja, soltar lava hacia todos lados. En Costa Rica, más de 100 están en actividad y se pueden conocer de varias maneras. Las comunidades de La Fortuna, alrededor del volcán Arenal, en el norte del país, sintieron su furia desde 1968 hasta 2010, cuando el gigante volvió a quedarse tranquilo, pura vida. Un sendero de casi cinco kilómetros por los alrededores aún tiene lava reseca, negra, que empieza a cubrirse de vegetación. Piedras inmensas recuerdan la explosión inicial para abrir espacio al magma caliente.

 

images

El bosque de la reserva privada Mistico, cerca del Parque Nacional Volcán Arenal, ubica a los visitantes en medio de la selva. En una caminata leve de 3 km por un sendero empedrado, se oye el ruido estridente de la minúscula rana conocida como blue jeans por sus piernas azules, como si tuviera pantalones. De repente, un puente elevado (hay diez) rompe la selva hasta el otro lado. No tienen nada de extremo. Se trata de cruzarlos solo para contemplar. Aventúrate también en el Sky Tram, una secuencia de siete tirolesas en la misma zona. La más grande tiene 765 metros y se cruza en 40 segundos por un hilo de acero. Es tan larga que no basta con un único grito: hace falta tomar aire y  soltar la voz por lo menos dos veces más. La selva y un lago sirven como recompensa en la caminata hasta la próxima plataforma, donde vuelve a empezar la diversión.

 

Los que aprecian mantener los pies en la tierra van a preferir la belleza de la cascada La Fortuna. Desde el mirador en la entrada se ve una masa de agua que surge en medio de la vegetación y cae 60 metros dentro de un valle. Bajando las escaleras hasta la base, los arboles gigantes parecen vivir aún en un mundo de dinosaurios. Hasta que aparece un lago azul-claro formado por la cascada, como un espejismo donde te puedes bañar. Para un giro por esta región, un hotel estupendo vale la inversión. Tras volver cansado de las actividades del día a un lugar donde te mimen con masajes y buena comida, como, por ejemplo, en el hotel Nayara Springs, mejora tu experiencia.

 

Zoológico al aire libre

images

Antes de la entrada al Parque Nacional Manuel Antonio, en la costa del Pacífico, una iguana de casi dos metros descansa sobre un tronco. La combinación de selva, mar y manglar hace que el lugar sea muy atractivo para los animales. Hay siete senderos para recorrer despacio: cada dos pasos, el guía enfoca en sus binoculares un bicho nuevo, como unos perezosos dormidos. Ruidos de monos rompen el silencio y al rato pasan saltando por las copas de los árboles. Es interesante ir con un buen guía, para encontrar a los animales más discretos. Manuel Antonio fue transformado en parque en 1972, en la ola de preservación de áreas naturales que elevó al país a paraíso ecológico. Especies que ya no se veían, como los guacamayos, ahora vuelven a aparecer.

 

En el parque, las caminatas desembocan en playas deslumbrantes. Más alejada, la playa Gemela tiene piedras en las dos puntas. Manuel Antonio y Espadilla Sur quedan en la península de Punta Catedral. Relájate y aprovecha el zambullón. ¡Solo ten cuidado que un mapache no pellizque tu comida! Como no hay bares, lleva tus provisiones y bebida. Afuera del parque también existen playas excelentes, como Biesanz, una bahía casi vacía donde se pueden alquilar kayaks y snorkels. La costa es de veras rica: en el noroeste están algunas de las mejores olas para practicar surf y en el lado del Caribe, hay agua súper cristalina.

 

Rápidos y lentos

images

Remos levantados hacia el centro del bote celebran el logro del grupo, de ocho personas: hemos vencido una cascada en el rafting por el río Pacuare, al este del país. Considerado uno de los mejores del mundo para esa práctica, el río desafía a los visitantes con rápidos de intensidad entre uno y cuatro, en una escala máxima de cinco puntos. Va de un simple sacudón a pasar por inmensos torbellinos de agua. Por eso es importante buscar una empresa para obtener entrenamiento, equipos de seguridad adecuados y soporte en todo el tramo.

 

Aparte de la emoción del deporte, es de una belleza única recorrer los 30 kilómetros río adentro. Cascadas caen sobre el bote y se pasa por valles verdes, comunidades indígenas, puentes de hierro y un despeñadero de piedras en una especie de resumen de la pluralidad que Costa Rica nos ofrece en un único viaje. Y eso fue apenas un aperitivo. Queda aún mucho por explorar.

 

Dónde alojarse

San José

Hotel Grano de Oro

Mansión en estilo victoriano de 1910, tiene 39 habitaciones diferentes y elegantes.  

Hotel Presidente

Hotel de los años 1960, ha pasado por una reciente modernización. 

 

Arenal

Nayara Springs

Excelentes acomodaciones y servicios exclusivos con cuartos en estilo cabaña, integrados al ambiente.

 

Río Pacuare

Ríos Tropicales

Empresa de rafting con buenos servicios y equipos de seguridad.  

 

LATAM tendrá vuelos directos a San José desde Lima a partir de enero de 2018.

 

Agradecimiento: SINAC - Sistema Nacional de Áreas de Conservación.