images

Costa Rica:

7 días en la naturaleza

Victor Gouvêa

Fernanda Frazão, Getty Images

Entre el océano Pacífico y el mar del Caribe hay un trozo de paraíso en la Tierra. En Costa Rica, el 25% del territorio está formado por reservas naturales con bellos espectáculos que ocurren sin previo aviso. Con un recorrido bien planificado, se puede cruzar el país en una semana y descubrir todo lo que tiene para ofrecer

 

Día 1 • San José

Si no fuera por las banderas izadas frente a las embajadas, nadie diría que la singular San José es la capital de un país. Pequeña (con un poco más de un millón de ticos, como son apodados los costarricenses), limpia y ordenada, la ciudad es un lugar de paso rumbo a los destinos naturales, pero también tiene sus propios encantos.

 

images

Uno de ellos es el Museo del Oro Precolombino, que alberga una colección de 1.586 piezas del período entre 500 a.C. y 1500 d.C. En un salto histórico, el Teatro Nacional, construido a fines del siglo XVIII por magnates cafetaleros, es testigo de la importancia del grano en la cultura local. Aprovecha de saborear esa parte de la cultura en uno de los excelentes cafés de la ciudad, como el La Mancha, ubicado en el antiguo Almacén Steinvorth en la zona central. “Es difícil encontrar a alguien que no tome café”, cuenta Diana Graeff, dueña del Café del Barista, un lugar sencillo en sus presentaciones pero con una bebida de los dioses.

 

Museo del Oro Precolombino: Entre Avenidas 0 & 2, Calle 5

La Mancha: Entre Avenidas 0 & 1, Calle 1

Café del Barista: Entre Calles 19 & 21, Avenida 9 

 

Días 2, 3 y 4 • Parque Nacional Tortuguero

Por enfocarse en preservar su naturaleza, Costa Rica tiene carreteras angostas, y los traslados pueden demorar horas (recompensadas por la vista del paisaje). Por eso, recién al final del segundo día se llega al siguiente destino, el Parque Nacional Tortuguero. El bello estuario en el noreste del país, donde únicamente se circula en barco, es una verdadera inmersión en la selva. Los únicos sonidos vienen del bosque y de algunos motores río adentro. 

 

images

El lugar es un santuario de tortugas marinas. Uno de los mejores panoramas es presenciar, entre julio y octubre, la desova en las playas de arena volcánica, la eclosión de los huevos y la carrera de las crías para alcanzar el agua salada.

 

En este parque costero y húmedo, además de las tortugas, viven otras especies de reptiles, como serpientes, caimanes y el lagarto basilisco. También es fácil encontrar nutrias, monos, y otros animales en los tours exploratorios por los canales y lagos internos. Para gran satisfacción de los observadores de aves, hay 442 especies de pájaros volando por el Tortuguero en una perfecta armonía. La jornada hacia el próximo destino comienza temprano, en el cuarto día de viaje.

 

Día 5 • Parque Nacional Arenal

En Costa Rica hay más de  100 volcanes. Uno de los más famosos es el volcán Arenal, al norte del país, que se tranquilizó en 2010 después de años de erupciones. Recorriendo el sendero de cinco km de extensión, cerca de su base, en el Parque Nacional Arenal, la vegetación se extiende sobre la lava negra reseca, en una búsqueda orgánica para recuperar el equilibrio. A lo largo de todo el recorrido, miradores permiten ver el majestuoso Arenal irguiéndose en dirección al cielo azul.

 

images

La acción volcánica calentó las aguas de los alrededores y actualmente la zona es reconocida por sus ofuros naturales y tibias cascadas. Son abundantes las opciones de parques con aguas termales: algunas más familiares, con toboganes y piscinas para que los niños se diviertan, y otras más tranquilas para el relajo, anexas a los hoteles.  En la reserva privada Mistico Park, 10 puentes colgantes ayudan a adentrarse en la selva. El guía local, Juan Pablo, imita sonidos para atraer a los animales. “Es como un idioma que podemos aprender”, cuenta. Algunos pájaros se asoman luego de la interpelación en su idioma. Si les parece exagerado decir que Costa Rica es un paraíso, visiten el Arenal.

 

Días 6 y 7 • Parque Nacional Manuel Antonio

El día comienza temprano, y por un buen motivo: viajar hacia el Parque Nacional Manuel Antonio, litoral oeste de Costa Rica, en el océano Pacífico. El resto de la jornada será muy bien aprovechada estirando las piernas al pasear por las playas que rodean el parque. La playa Biesanz, por ejemplo, es un tesoro que solo los lugareños conocen. Casi desértica, a esta pequeña bahía se puede llegar por un sendero de 10 minutos desde el camino principal. En una carpa se arriendan kayaks, snorkels y stand up paddle para explorar los alrededores entre los monos que pasean libremente por el lugar.

 

images

Al día siguiente tendremos la tan esperada visita a la tarjeta postal de Costa Rica; Manuel Antonio. La diferencia entre ese parque y los demás es la cantidad y la diversidad de vida salvaje: solo los mamíferos, a modo de ejemplo, suman 109 especies. La mezcla de osos perezosos, serpientes y ranas enanas, entre otros, invita a recorrer los siete senderos lentamente.

Quienes llegan a las siete de la mañana, apenas se abre el parque, reciben como premio el silencio de la reserva y ver a los animales desperezándose para comenzar el día. 

 

Después de las largas caminatas se puede elegir la mejor playa para descansar. Espadilla es la más concurrida, Espadilla Sur queda un poco más apartada y La Mancha  está prácticamente vacía, por nombrar solo algunas. Todas están adornadas con arena blanca, palmeras que regalan sombra y rocas donde revientan las olas. La rica costa de Costa Rica, ya sea en el Atlántico o en el Pacífico, nunca decepciona. 

 

images

Reserva tu paquete completo y hospedaje para este destino con LATAM Travel o en latam.com

LATAM tiene vuelos a San José desde Lima.