images

Donde comer en Fortaleza

un guía de pescados y mariscos en la capital de Ceará

Júlia Gouveia

Angelo Dal Bó

Fortaleza atrae a los turistas gracias a sus playas. Pero es la buena mesa de la capital del estado de Ceará, Brasil, lo que conquista a forasteros y locales

 

Un domingo, pasadasa las 10 de la mañana, el Mercado São Sebastião, en Fortaleza, ya está repleto. Las mesas de los restaurantes hierven de gente. Allí la clientela devora platos y más platos de buchada de bode (un guiso de chivo) y lengua de res. Para comer bien en Fortaleza no hace falta mucho.

 

Ubicada en el Nordeste brasileño y con sol fuerte todo el año, es una de las ciudades turísticas más deseadas del país y tiene en la gastronomía su más pura esencia. Fortaleza, como estás a punto de descubrirlo, es abundante.

 

Regional y con orgullo

images

El chef Faustino Paiva trabajó hasta los 17 años en el campo, al interior de Ceará, momento en el que tuvo que partir hacia Río de Janeiro debido a la sequía. Cuando volvió a Fortaleza en los 90', se transformó en una referencia por sus restaurantes, que combinan lo mejor de los productos regionales con técnicas europeas. “Siempre quise valorar lo que era nuestro”, dice. “La gastronomía del Nordeste tiene riqueza de sabores, pero es subestimada”, añade. Él ha creado platos como Lagosta ao Mocororó, una langosta hecha con caldo de anacardo ácido y helado de rapadura (azúcar moreno), un éxito absoluto en el restaurante que lleva su nombre, ubicado en la Avenida Beira-Mar.

 

Los mariscos más frescos se encuentran en el Mercado do Peixe de Mucuripe. Reformado hace poco tiempo, el espacio tiene 45 quioscos donde se venden pescadosces de la región y todo tipo de mariscos. Nadie pasa hambre: hay cuatro restaurantes que fríen en el momento los productos allí comprados. Turistas y lugareños disputan las mesas de la agradable terraza, desde donde se observa la puesta del sol, mientras saborean las frituras acompañadas de cerveza helada. Para el que le guste madrugar, otra opción es el mercado informal de los pescadores que funciona todos los dias desde las 4 hasta las 7 horas de la mañana, al lado del mercado oficial. Ellos vuelven del mar en sus barcos al amanecer y venden en la arena lo que consiguieron pescar, como los cangrejos de los jueves.

 

images

Comer cangrejos cocidos los jueves por la noche es una tradición. Se exige instrumento y técnica para degustarlo: se golpea la cáscara con un martillito hasta que se rompe y la carne empiece a aparecer. Todo comenzó hace más de 30 años, en el quiosco de Chico do Caranguejo. Hoy el lugar se ha transformado en un verdadero complejo turístico, con un mini parque acuático y escenario para shows. Si prefieres probar esta delicia en un ambiente más tranquilo y sobre la arena, el quiosco vecino, Hawaii, sirve una receta muy rica que lleva cilantro y leche de coco.

 

Pero aquí no solo se vive de pescados. Como buena ciudad costera, las heladerías son un patrimonio. Es el caso de 50 Sabores, que vende 70 toneladas de helado al mes. Con nueve tiendas en la capital, esta cadena fundada en 1975 empezó ofreciendo apenas seis sabores –hoy, tiene más de 150. En el menú, destacan los helados de frutas locales, como los de ciriguela y sapoti. Antes de elegir, se invita a los clientes a degustar pequeñas muestras. “Hubo un señor que probó más de 80 sabores. No hay problema”, dice animado Simão Vasconcelos, el propietario.

 

Versión gourmet

images

Hoy Fortaleza tiene una generación de cocineros que ha estudiado gastronomía en Europa y ha vuelto a la ciudad para unir esos dos universos, como la chef pâtissier Lia Quinderé. Graduada en París, al abrir su confitería, Sucre, ella se preguntaba: “¿Por qué usar frutos rojos en un dulce si tenemos el açaí y el semeruco?” Como resultado, Lia desarrolló una línea de productos deliciosos, como el brigadeiro de cajá y la coxinha de macaxeira, hecha con yuca. Otro lugar con aires cosmopolitas es Moleskine, un gastrobar con un animado happy hour. El moderno menú viene firmado por la chef Louise Benevides, que sirve una inolvidable caipiriña de siriguela.

 

Lejos de la playa y a la orilla de una laguna, el Colosso Lake Lounge es el beach club más exclusivo del lugar. Con una decoración inspirada en Mykonos, Grecia, ofrece shows de forró, samba y prendidas fiestas. Rodeado de nenúfares, ZOI es el restaurante elegante del lugar, que cuenta con un menú mediterráneo.

 

images

Sorprenden sus tragos, que son casi un aderezo para camuflarse por el salón. Para quien desee un beach club en la arena, Guarderia, en la Praia do Futuro, es el más indicado. Con una amplia terraza de madera y sofás blancos, tiene DJ’s o bandas en vivo.

 

Fortaleza también ha sido el lugar donde nació una exitosa propuesta gastronómica: la cadena de restaurantes Coco Bambu, fundada en 2001 por el empresario Afrânio Barreira. Hoy, existen 26 sucursales en el país y este mes estrena una en Miami. En la capital de Ceará, sus cuatro direcciones son hits absolutos. “Nuestro menú no tiene secretos: se trata de platos regionales con una lectura un poco más sofisticada”, explica Barreira. La exitosa receta tiene un ingrediente más: porciones generosas con un excelente costo-beneficio (prueba la Rede de Pescadores, un mix de mariscos y pescado).

 

images

Por todo esto, a la hora de irse, si la balanza marca unos kilos de más, no te preocupes, quiere decir que el viaje ha valido cada caloría.

 

Imperdible: Museu Da Fotografia

images

Hasta hace poco tiempo, difícilmente un museo entraría en el itinerario de visitas a Fortaleza. Pero, desde marzo, ese escenario ha cambiado. El recién inaugurado Museu da Fotografia tiene 400 imágenes expuestas, muchas de ellas raras e icónicas, como Afghan Girl (1984), de Steve McCurry, y The Falling Soldier (1936), de Robert Capa. Las fotos forman parte de la colección privada de la pareja de empresarios cearenses Paula y Silvio Frota, compuesta por cerca de 2.500 piezas.

 

LATAM tiene vuelos directos a Fortaleza desde: São Paulo, Rio de Janeiro, Miami y otros 9 destinos.

Agradecimiento: Hotel Gran Marquise