images

Dónde comer en las ciudades históricas de Minas Gerais, en Brasil

Leonor Macedo

Gui Machado

Visitar Minas Gerais, en Brasil, es como ir a la casa de abuelos: casi imposible salir de los lugares con la barriga vacía. La comida mineira es una de las más apreciadas del país, por tener, aparte de buen sabor, porciones muy generosas.

 

Hemos ido hasta las ciudades históricas de Minas, en las cuales existen varias opciones para disfrutar y volver de viaje con unos kilos de más.

 

En Ouro Preto

Bené da Flauta

En un bello caserón colonial al lado de la iglesia de São Francisco de Assis, una de las obras-primas del escultor Aleijadinho, está Bené da Flauta. El restaurante es uno de los más tradicionales de la ciudad y el menú incluye ingredientes bien mineiros.

 

El plato ‘A Menina do Sobrado’, en homenaje al cronista de la región Cyro dos Anjos, es uno de los más pedidos. Trae un puré cremoso de zapallo, carne seca salteada con mandioca y col frita en tiritas por arriba. De postre, vale la pena pedir el carpaccio de manzana servido sobre una torta de hojaldre con helado de crema o la torta trufada de chocolate medio amargo.

 

Rua São Francisco de Assis, 32 - Centro

 

images
O Passo Pizza Jazz: Rua São José, 56

 

 

O Passo Pizza Jazz

Otro restaurante famoso de Ouro Preto es O Passo Pizza Jazz. Las pizzas preparadas en el horno a leña son deliciosas (prueba la de Brie con jamón crudo y jalea de jabuticaba). Pero pizzas no son las únicas opciones del menú: también sirven ricas pastas, risotos y carnes.

 

Para acompañar la comida, el lugar tiene una larga carta de vinos, algunos producidos en Minas Gerais. Brasil, que es conocido por la producción del sur del país, puede sorprender con uvas que crecen en las montañas al sur de Minas.

 

Queijaria Tesouros da Canastra

Abierta hace poco tiempo (en comparación a los lugares centenarios que tiene Ouro Preto), la quesería Tesouros da Canastra es perfecta para probar los famosos quesos de la región. De variados tipos, sabores y precios, allí los dueños preparan tablas con jaleas y dulce de leche para acompañarlos.

 

Un muro bajo frente al espacio le sirve como prolongamiento a la quesería y se transforma en mesita para los que desean aprovechar el atardecer por allí. Los viernes, sábados y domingos, hay una programación cultural en la calle, con ruedas de samba, forró (un ritmo del noreste) o canciones de carnaval.

 

images
Queijaria Tesouros da Canastra: Rua Getúlio Vargas, 26

En São João del-Rei

Restaurante da Filó

Cerca de la zona rural de São João Del-Rei está el Restaurante da Filó, que mezcla comida mineira con italiana. Todo se prepara allí, con ingredientes plantados o criados en la casa de Filó.

 

En un gran horno a leña, ella prepara artesanalmente lasañas, canelones, capeletis, ravioles y otros tipos de pastas, rellenos hasta con ora-pro-nobis, una planta bien típica de Minas Gerais y abundante en proteína.

 

Todos se pueden servir lo que quieran, por un precio fijo, y ni siquiera hace falta pedirle la bebida al mozo: se la puede agarrar directamente en una heladera. Pero la mejor parte es conversar con Filó, que es súper divertida.

images
Restaurante da Filó: Rua Otávio Ângelo Calsavara, 2 - Colônia do Felizardo

Queijaria Tarôco

A pocos pasos del Restaurante da Filó está la quesería Tarôco, que produce sus quesos allí mismo. Se puede probar piezas con 30 o 60 días de maturación, preparadas a partir de la leche cruda de las vacas ordeñadas en el mismo espacio.

 

Lo mejor es llevarse algunos para casa. Aceptan tarjeta de crédito.

 

Rua Imigrante Lucindo Taroco, s/n

 

En Tiradentes

UaiThai Bistrô

Prepárate para una comida más que creativa (y deliciosa) en el restaurante UaiThai Bistrô, del chef Ricardo Martins, un enamorado por la culinaria oriental. Para tener una experiencia completa es necesario pedir uno de los tragos o tés preparados por el bar tender Pedro Resende.

 

Aquí el “Uai”, expresión muy utilizada en Minas Gerais para demostrar sorpresa, aparece al sentir el toque mineiro dado al Thai, el plato típico de Tailandia. Todo el menú puede ser  adaptado para los vegetarianos (¡probamos un ceviche de fruta que estaba increíble!).

 

images
UaiThai Bistrô: Rua Padre Toledo, 157, Centro

Te sugerimos también la Costela Hmuyang, un costillar de cerdo marinado en condimentos tailandeses y servido en una reducción de miel de caña de azúcar. Prueba también el Thai Ice Tea, un té preparado con cardamomo, flor de hibisco, anís, tamarindo y leche de coco.

 

Angatu

Angatu, del chef Rodolfo Mayeres, es uno de los restaurantes más concurridos de Tiradentes. Vale probar el menú degustación, con seis platos, inclusive el postre.

 

La propuesta es presentar recetas sofisticadas con ingredientes bien brasileños, como la manteca de la nuez Pequi, la pimenta Cambuci y el polvo de quiabo (un vegetal). A pesar de ser un menú degustación, los platos son bien servidos, siguiendo la tradición mineira de abundantes porciones.

 

Rua da Cadeira, 38

 

 

images
Chico Doceiro: Rua Francisco Pereira Morais, 74

Chico Doceiro

Chico Doceiro era un gran personaje de Tiradentes. Después de trabajar en varios lugares, el decidió que criaría a sus cinco hijos haciendo lo que le gustaba: cilindros de masa rellena con dulce de leche. Desde 1965, vendía ese dulce por la ciudad: primero a la salida de fiestas, luego en una tienda que abrió en el centro.

 

En el 2017, a los 87 años, Chico Doceiro se murió y el negocio de la familia pasó a manos del hijo que creció al lado de las ollas de dulce. José Trindade Xavier, ahora conocido como Zé Doceiro, sigue vendiendo entre 400 y 500 ‘tubitos’ de dulce de leche por día, con una masa crocante y calentita. ¡Son deliciosos!

 

Pacco e Bacco

Un lugar para beber y comer bien. Pacco e Bacco está siempre lleno, con parejas románticas o con grupos que quieren dividir una buena botella de vino. Hay más 150 etiquetas de todo el mundo en la bodega, inclusive un espumante producido en Minas Gerais.

 

El plato que se llama ‘Criação de Chef’ es un dúo de carne de cerdo: una panceta asada por horas, que se derrite en la boca, acompañada por el lomo cocido lentamente al vacío. El plato viene también con trocitos de piel de cerdo fritos como acompañamiento.

 

Rua Direita, 166