Entre las playas y la diversión en Punta del Este

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

Qué hacer, dónde comer y qué visitar en una de las ciudades más visitadas de Uruguay

Rafael Bahia

Publicado Enero 2020

El balneario más renombrado de Uruguay, Punta del Este ya ha sido llamada “El Mónaco de las Américas”, en referencia a este principado europeo donde el lujo y las celebridades, así como los casinos, componen el día a día. El epíteto le hace justicia al destino uruguayo, sobre todo en verano, cuando recibe visitantes en busca de sol, playa y sofisticación. Aquí te contamos qué hacer en la ciudad.

1. Conocer el Monumento al Ahogado

Nadie quiere esperar para poner los pies sobre la arena. La suerte es que uno de los principales puntos turísticos queda allí mismo, en la playa. La obra Monumento al Ahogado, también conocida como La Mano, consiste en cinco enormes dedos que emergen de Playa Brava. Además de un clásico clic para los turistas, es una bella conjugación de mar y arte.

Monumento al Ahogado: Rambla General Artigas

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

2. Probar pescados y mariscos en el restaurante Lo de Tere

Ubicado en la zona portuaria, el restaurante Lo de Tere sirve platos fuertemente vinculados a la región de Rocha, al este de Uruguay. Son ingredientes de tierra y mar, que van desde el carré de cordero al pescado a la parrilla, con una buena carta de vinos para armonizar. Por ser Punta del Este, la ocasión es perfecta para pedir unos raviolis de cangrejo y sentir el sabor del océano.

Lo de Tere: Rambla Portuaria esquina Calle 21

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

3. Admirar la vista panorámica desde lo alto del Farol de Punta

Al salir del puerto, camina algunas cuadras hacia abajo, hasta el Faro de Punta, para tener una vista de la península. Desde lo alto de esta estructura erigida en 1860 se puede divisar la próxima parada: la Plaza de los Ingleses, que está en el extremo sur de la ciudad (¡y del país!) y marca la frontera entre en el Río de la Plata y el océano Atlántico.

Farol de Punta: Calle 2 de Febrero, s/nº

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

4. Comprar suvenires en la Plaza General Artigas

Tómate tu tiempo para caminar, pedalear o tomar el autobús hasta la Plaza General Artigas. Desde los años 1960, este lugar alberga una tradicional feria de artesanía con cerca de 200 expositores que están allí todos los días para vender joyas, piezas de cuero, cuadros y souvenirs de Uruguay.

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

5. Disfrutar de la vida nocturna en el Moby Dick Pub

Punta del Este es un éxito en verano no solo por sus playas, sino también por la vida nocturna que comienza apenas el sol se pone. De vuelta al puerto, el Moby Dick Pub es un restaurante que evoca una taberna pirata, pero va ganando aires de local nocturno a medida que avanza la noche.

Moby Dick Pub: Rambla General Artigas, 650

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

6. Visitar Casapueblo, en Punta Ballena

Luego de un viaje de 13 kilómetros, se llega a la vecina Punta Ballenas. Allí está Casapueblo, una enorme construcción blanca de formas irregulares enclavada en un acantilado a orillas del Río de la Plata. Era la casa de veraneo del artista y arquitecto Carlos Páez Vilaró y hoy, además de museo de sus obras, alberga un hotel y un restaurante.

Casapueblo: Calle Mar de Liguria

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

7. Descansar en la arenas de Playa Mansa

Es hora de ir a una playa de las buenas. Cuando el sol no esté tan fuerte, busca un rincón en Playa Mansa para establecerte (algunos restaurantes sirven bebidas y aperitivos en terrazas que dan hacia la arena). Después de un baño de mar, todavía hay 10 kilómetros de playa para pasear. Vale la pena darse una vueltecita por el muelle.

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

8. Probar suerte en el casino

También en Playa Mansa se ubica el Enjoy Punta del Este, antes llamado Hotel Conrad y famoso por su casino con 76 mesas y 559 máquinas de juegos. No hace falta ser huésped para aprovechar las otras opciones del lugar: un spa, una discoteca y siete bares y restaurantes, también abiertos al público.

Enjoy Punta del Este: Rambla Claudio Williman, s/nº

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

9. Desgustar un helado de dulce de leche

Com areias brancas, a Playa Montoya é outro ótimo ponto para banho. Por ali, passe na  Heladería Arlecchino. Se estiver em dúvida sobre qual sorvete escolher, lembre-se da paixão dos uruguaios por doce de leite.

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

10. Tomar un buen vino uruguayo

Playa Montoya está a medio camino del Narbona, restaurante filial de la vinícola del mismo nombre, fundada en 1909. El viaje es corto, dura 10 minutos, y lleva a un escenario bucólico: una legítima casa de hacienda, con amplia cocina, salón de ladrillos a la vista y una tienda con piso de azulejos que vende quesos y dulces de fabricación propia. Para disfrutar de los platos, conviene hacer reserva.

Narbona: Ruta 104, Camino del Golf, Manantiales

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

11. Despedirse de la ciudad con un bello atardecer y una jarra de clericot

Ya en la ciudad, es hora de despedirse, no sin antes aprovechar los últimos rayitos del sol, que se esconden entre los barcos que se divisan desde la terraza del Virazón. La tarde cae mejor si la acompañas con una jarra de clericot, uno de los tragos preferidos de los bañistas, que vuelven de la playa en busca de la próxima fiesta para animar la noche.

Virazón: Rambla Portuaria esquina Calle 18

Entre las playas y la diversión en Punta del Este

Cuatro días entre Montevideo y Colonia del Sacramento, en Uruguay

5 cafés para conocer en Montevideo, Uruguay

En Uruguay, Diego Ruete mezcla cocina y educación en el mismo plato