images

Un recorrido para disfrutar lo mejor de Barcelona en cuatro días

Adriana Setti

Fernanda Frazão, Carles Rojals, Enrique Marco, Getty Images, Divulgación

Cuatro días de tapas, vinos, bohemia y arte en la frenética Barcelona

 

Día 1 • Dos mil años de historia

9h - Laberinto gótico

Barcelona nació hace más de 2 mil años, como una colonia del Imperio Romano. Para encontrar las marcas de ese pasado, piérdete por el Barrio Gótico, un laberinto de callecitas que concentra atracciones como la catedral municipal, museos y placitas. Una de las extremidades del barrio está delimitada por las Ramblas, peatonal rodeada de palacetes, repleta de artistas y puestos de flores.

 

13h - Cocina de mercado

Hazte un espacio en la barra de uno de los bares del Mercado de la Boquería. Quim y Pinotxo son las autoridades de esa meca del tapeo. Aprovecha para devorarte algunos íconos locales, como los pimientos del padrón (ajies fritos), las patatas bravas (papas fritas con salsa picante) y croquetas artesanales. 

 

images

15h - Fina estampa

Empieza a explorar el barrio de Born por la basílica de Santa María del Mar, mira las tienditas del Passeig de Born y visita las ruinas del siglo XVII escoltadas por el Born Centre de Cultura. Para relajarte, tírate en el césped del Parc de la Ciutadella. 

 

19h - Un vermut, si us plau

Beber un vermut (vino aromatizado con especias) es casi una religión en Barcelona. Y el mejor lugar para hacerlo es la Bodega 1900, el bar del chef Albert Adrià, que le rinde un homenaje a la bebida.

 

Día 2 • Inmersión modernista

9h - El legado de Gaudí

Comienza el día viendo la ciudad desde arriba entre los mosaicos coloridos del Park Güell. Su entrada fue concebida por el arquitecto Antoni Gaudí, el embajador más conocido del modernismo catalán. Después, toma el bus 24 y bájate en el Passeig de Gràcia. Allí están las tiendas de marca y las dos casas más famosas proyectadas por Gaudí: Batlló, con el semblante de un reptil, y la curvilínea La Pedrera.

 

14h - Ocho en uno

Haz una pausa para almorzar en un lugar con el mismo glamour del Passeig de Gràcia. El Nacional ocupa un edificio modernista con una decoración espectacular, inspirada en la Barcelona de principios del siglo  pasado. En un espacio de 2.400 metros cuadrados, hay cuatro bares  –de cervezas, de vinos, de ostras con espumoso y de tragos– y cuatro restaurantes, uno de ellos especializado en tapas.

 

images

16h - Duelo de titanes

Compra entradas con hora fija para visitar la Sagrada Familia, obra prima inacabada de Gaudí. Si todo marcha bien, la iglesia estará terminada en el 2026, tras 134 años de trabajo. Y aunque hoy ya suma 120 metros de altura, aún le faltan varias torres. La fachada más impresionante es la de la Natividad, la única que Gaudí vio terminada (murió atropellado en 1926). A cuatro cuadras de allí, el antiguo Hospital Sant Pau –convertido en museo– lleva la firma de Lluís Domènech i Montaner, otro peso pesado del modernismo. 

 

21h - República independiente de Gràcia

Como una mini ciudad dentro de Barcelona, Gràcia es un barrio repleto de personalidad y con alma bohemia. Deja que el instinto te arrastre de bar en bar, pasando por la Plaça del Sol y por la hermosa Plaça de la Virreina. Pero no te olvides de probar un gin tonic perfecto en Bobby Gin, que sirve platillos creativos para acompañar los tragos. 

 

Día 3 • Mar y montaña

10h - Plaça de Espanya

Reformada por el arquitecto Richard Rogers, la que un día fuera la plaza de toros de Barcelona se convirtió en el centro comercial Arenas, con tiendas como Desigual, Mango y Sephora. En su parte más alta, un mirador espectacular tiene una vista de 360º hacia la Plaça de Espanya.

 

12h - Paella panorámica

La dirección más cotizada de la ciudad para comer una paella es la terraza de Martínez, el lugar ideal para estar en un día de sol. Ahí sirven sangrías y tienen la mejor vista del puerto. Si tienes suerte, te encontrarás con un DJ y mucha gente tomando un Aperol Spritz. 

 

images

17h - Más que un club

Los fans del deporte no pueden dejar de peregrinar hasta el Camp Nou, el estadio del Barça. El museo y la tienda oficial del equipo de Coutinho y Messi están a la altura de sus atacantes. El paquete Camp Nou Experience incluye también un tour por la tribuna, pasando por el césped y los vestuarios.

 

19h - De bar en bar

Atraviesa la ciudad en Metro para disfrutar un fin de semana en la Barceloneta, el barrio antiguo de los pescadores que abraza la playa con el mismo nombre. Toma la brisa en el malecón y, cuando tengas hambre, recorre las callecitas donde hay, uno al lado del otro, buenos bares de tapas, como el clásico Vaso de Oro, Ahí, la caña (cerveza de barril) la sirven a la perfección para acompañar el atún picante y el foie gras a la plancha, la estrella de la casa.

 

Día 4 • Viñedos a la vuelta de la esquina

8h30 - Empezando el trabajo duro

Como beber y conducir no tiene ningún sentido, reserva un paseo en el Bus Turistic para una inmersión por la región de Penedés, una de las principales zonas productoras de vino de España. El paseo completo tiene como primera parada la Bodega Jean Leon, en Torrelavit, a menos de una hora de carretera. La visita incluye una vuelta por los viñedos y degustación. 

 

11h30 - El imperio del vino español

La segunda parada es en la viña Miguel Torres, en Vilafranca de Penedès. Se trata de la sede de un imperio español que también tiene bodegas en Chile y en California y que produce etiquetas conocidas mundialmente, como Sangre de Toro y Viña Esmeralda. La visita incluye un recorrido por las instalaciones y maridaje de vinos y quesos. 

 

images

14h - Fábrica de burbujas

La tercera viña del paseo es la Freixenet, la productora más grande de cava (el espumoso español, hecho con el método clásico, como el champagne) del país. La visita incluye un tour en tren por la bodega, degustación y un aperitivo para terminar con estilo.

 

LATAM tiene vuelos a Barcelona desde São Paulo y Lima.

Reserva tu paquete completo con hotel y paseos para este destino con LATAM Travel.