images

La Cartagena de “El amor en los Tiempos del Cólera”,

de Gabriel García Márquez

Los lugares de Cartagena de Indias donde los personajes de una de las principales obras del Nobel de Literatura habrían vivido su historia de amor

images

Plaza Fernández de Madrid

En el libro: en una casona antigua localizada en la  plaza llamada Parque de los Evangélicos vivía Fermina Daza, de quien se enamoró perdidamente el protagonista, Florentino Ariza. Después del primer encuentro, él crea la rutina diaria de sentarse en el banco menos visible del lugar para verla pasar, vestida con su uniforme escolar.

En la vida real: la plaza es un punto de encuentro no sólo para turistas, sino también para los habitantes de la ciudad, que se sientan allí a conversar y apreciar los balcones floridos. La casa que sería de Fermina se ubica al lado de la Alianza Francesa.

images

Portal de los Dulces

En el libro: el lugar aparece en la en la obra como Portal de los Escribanos y marca el inicio de los vaivenes amorosos de Florentino. Allí, bajo sus arcos y almendros,  Fermina recibió la primera carta de Florentino.

En la vida real: localizado en la Plaza de los Coches, el famoso portal lleva ese nombre por la cantidad de vendedores de dulces que allí se instalan. Desde allí se obtiene una espectacular vista de la Torre del Reloj.

images

Catedral de Santa Catalina de Alejandría

En el libro: las campanas de la iglesia muchas veces marcan el ritmo de los acontecimientos de la historia de amor. En ese lugar, después de la misa a un año de  la muerte del marido de Fermina, ella y Florentino comienzan a reencontrase.

En la vida real: el principal templo religioso de Cartagena comenzó a construirse en 1577 y fue atacado por Francis Drake en 1586. La catedral recién estuvo lista 84 años después. Las visitas guiadas por audio se ofrecen en cinco idiomas: español, inglés, francés, italiano y alemán.
Calle de los Santos de Piedra, Carrera 4

images

Parque Bolívar

En el libro: allí comenzaron a trazarse las calles de la ciudad y también ahí se encuentra el Palacio de la Inquisición, construcción que inspiró a García Márquez en la creación del Colegio de la Presentación de la Santísima Virgen. En la escuela,  una de las monjas  sorprendió a  Fermina respondiendo una carta de amor que cambió su vida y la separó de Florentino durante 51 años, nueve meses y cuatro días.

En la vida real: muy agitada durante el día, su plaza, con abundantes árboles, cuenta con monumentos, fuentes de agua y bancos que invitan a pasar una tarde de ocio. Vendedores ambulantes también transitan por allí vendiendo prácticamente de todo. Al final del día, es común ver grupos de colombianos mostrando el folclor local con danzas y música, a los turistas, a cambio de algún dinero.
Plaza de La Proclamación

images

Teatro Adolfo Mejía

En el libro: en este teatro, Florentino Ariza asistió al concurso de poesía Los Juegos Florales. Allí conoció a Sara Noriega, una de las pocas mujeres que logró sacar a Fermina de su cabeza, aunque por pocos momentos. En una ocasión, el protagonista vio a su amada a la distancia, después de años sin encontrarse con ella.

En la vida real: fue construido sobre las ruinas de la antigua Iglesia de la Merced. La visita ya se justifica sólo con el esplendor de su interior, con frescos en el techo y sillas rojas de terciopelo. Además de su notable belleza arquitectónica, el teatro recibe diversos espectáculos de danza, shows y obras teatrales.
Calle de la Chichería, 38-10

Por Carlos Serrano
Fotos: Simon Plestenjak y Getty Images