images

Jet-setter de los mares:

el salmón que se sirve en las aeronaves de LATAM

Getty Images, Divulgación / Ilustración: Leonardo Kayo

Después de figurar en menús por todo el mundo, el salmón conquista el paladar de los pasajeros de LATAM

 

Es versátil, sabroso y hace bien a la salud. Parte de la identidad gastronómica de Chile, el salmón fue uno de los ingredientes escogidos para integrar el Nuevo Menú de la Clase Económica LATAM en los vuelos de más de siete horas de duración. Entender el éxito de la industria chilena del salmón no es difícil. De norte a sur, el país se extiende por más de 4 mil kilómetros, a lo largo del Pacífico. Introducido en la zona a fines del siglo XIX, este pez se adaptó al clima templado del litoral sur. La ausencia de depredadores facilitó la multiplicación de las distintas variedades. Actualmente, el país es responsable por un tercio de la producción mundial de ese pescado, situándose únicamente atrás de Noruega. Entre las especies populares se encuentran la plateada y la rosada, esta última, protagonista del nuevo menú, que siempre ofrece tres opciones de plato principal: uno local, uno internacional y uno vegetariano.

 

images

Sabor en el aire

Para incluir recetas verdaderamente chilenas, el chef Hugo Pantano, uno de los responsables del nuevo menú, ha estudiado distintos modos de prepararlo. “En uno de los platos, el pescado va marinado con limón y cilantro, y hecho a la plancha”, explica. En esa versión, el salmón se sirve acompañado de risotto de cereales andinos, tomates cherry y espárragos salteados. El tip del chef para los que aprecian este alimento es también considerar las opciones de platos fríos, como la ensalada de quinua tricolor con salmón ahumado, vegetales, salsa tártara y mix de hojas. Y lo mejor: el pescado está presente en vuelos que van más allá de Chile, desde ciudades como Frankfurt, Londres, Madrid, Auckland, Lima y Río de Janeiro. Después de conquistar los siete mares, es hora de que el internacional salmón conquiste los cuatro vientos.