images

Los caminos de la música argentina a través de Tucumán

Carolina Tarrio

Archivo Fundación Mercedes Sosa, Divulgación / Ilustración: Leonardo Kayo

Recuerdos e historias de la cantante Mercedes Sosa en San Miguel de Tucumán, en el norte de Argentina, su tierra natal

 

Una voz potente emanó de la radio de la familia Sosa en octubre de 1950. “¿Pero ésa no es Marta?”, preguntó el padre de la niña de 15 años, bautizada como Haydeé Mercedes Sosa, aunque todos la llamaban Marta en su casa, porque era el nombre que su madre deseaba para ella. Sí, ella misma. La semana anterior, la chica se había inscrito en el concurso de una radio. Y no solo lo ganó, sino que fue invitada a cantar nuevamente. Sin saber cómo reaccionaría su familia, usó el nombre Gladys Osorio. Marta para la familia y Gladys en su debut, más tarde se transformaría en Mercedes Sosa para el mundo entero, y en La Negra -por sus cabellos y ojos oscuros- para sus fans.

 

La cantante nació el 9 de julio de 1935, fecha en la cual se celebra la independencia argentina, en la misma ciudad donde fue declarada (en 1816): San Miguel de Tucumán. “Nuestra casa quedaba al lado del Parque 9 de Julio, y la mamá nos llevaba a pasear ahí a la nochecita, para que no sintiéramos el olor a comida que venía de otras casas y para agarrar frutas”, recuerdan sus hermanos en el documental Mercedes Sosa, La Voz de Latinoamérica. “La verdad es que nos moríamos de hambre”, cuentan en la película producida por el único hijo de Mercedes, Fabián Matus. El parque aún se puede visitar. “Lo que me salvó en la pobreza fue el amor que había en mi casa”, declaró la cantante en varias entrevistas.

 

Ya consagrada, cuando volvía a su tierra, a Mercedes le gustaba comer empanadas en El Alto de la Lechuza. “Allí mi madre cantó cuando era joven. El lugar sigue abierto y tiene presentaciones de buenos músicos y comida regional”, cuenta Fabián Matus, que hoy encabeza la Fundación Mercedes Sosa. Otro sitio que le rinde homenaje es el restaurante La Negra, Un Lugar en Tucumán. Además de música y comida regional, tiene también platos internacionales.

 

El Alto de la Lechuza — Av. 24 de Septiembre, 1.199

La Negra, un Lugar en Tucumán — General Paz, 1.502

 

images

Aunque le fascinaba la energía de su tierra, Mercedes se mudó joven a la provincia de Mendoza. Su primer álbum, La Voz de la Zafra (1962), tenía canciones folclóricas. Los siguientes, Canciones con Fundamento (1965) y Yo No Canto por Cantar  (1966), revelaban la posición política que ella jamás abandonaría.

 

En 1979, Mercedes se exilió en París y Madrid. Volvería a la Argentina en 1983. Pasó cuatro años sin cantar en San Miguel de Tucumán por cuestiones políticas, pero su retorno fue a lo grande: con un show frente a la Casa de Gobierno. ¿Qué tal ir hasta allá escuchando Al Jardín de la República, que exalta la alegría tucumana? Por ahí cerca está el Museo Folklórico Provincial, que tiene una sala dedicada a la cantante.

 

Mercedes Sosa murió en Buenos Aires, el 4 de octubre de 2009, a los 74 años. Sus cenizas fueron esparcidas por el Cerro San Javier, a 30 km de San Miguel de Tucumán. “Al final de la subida está la Plaza Mercedes Sosa. Más adelante hay un Cristo con una bonita vista, y unos 4 km después, el lugar donde esparcimos las cenizas y se construyó un monolito. Ella siempre volvía allí. Decía que era donde necesitaba estar para recibir la energía de su tierra”, cuenta Fabián. Una tierra que, hasta hoy, la recuerda: “Gracias, Negra, por la lucha y por el canto”, decía uno de los carteles llevados por admiradores de su inmensa voz.

 

Casa de Gobierno — Av. 25 de Mayo, 90

Museo Folclórico Provincial — Av. 24 de Septiembre, 565