images

Música brasileña, acento cubano:

el trabajo de Pedro Bandera

Rafael Bahia

Alexandre Inserra, Getty Images, Divulgación / Ilustración: Helton Gomes

Por medio de la música, Pedro Bandera acorta la distancia entre Cuba y el resto de Latinoamérica

 

En un palco con luz débil en São Paulo, Pedro Bandera toca su tambor batá (instrumento típico afrocubano), mezclando la cadencia del jazz con ritmo latino. Hombro con hombro, la platea ensaya pasos de baile al son de las maracas de su banda, Batanga & Cia.

 

El evento de esta noche tiene nombre e historia: la fiesta El Afrokubano, que ocurre regularmente en el Jazz nos Fundos (una mezcla de bar y casa de espectáculos de la ciudad) y reúne a músicos de diferentes nacionalidades en jams de jazz latino. Con el micrófono en las manos, entre una presentación y otra, la vocalista pregunta: “¿Tenemos colombianos aquí?”. ¡Sí, tenemos! “¿Y brasileños? ¿Cubanos?”. Sí. Y sí, otra vez.

 

El intercambio de sonidos y acentos está en el ADN de Bandera. Su historia en Brasil empezó hace 13 años, cuando llegó al país para estudiar el parecido entre la percusión de origen africano de Cuba y del Recôncavo Baiano. El 2008, organizó un show de Sepultura –una banda brasileña de heavy metal – en su país natal, y esa fue la primera iniciativa de lo que vendría a ser Havana 6463: una organización que busca acercar las culturas latinoamericanas. El número representa la distancia aproximada, en kilómetros, entre la capital cubana y la ciudad de São Paulo.

 

Jazz nos Fundos: Rua Cardeal Arcoverde, 742

 

images

“Vi cuán alejado culturalmente estaba Brasil del resto de Latinoamérica”, dice, explicando que, además de organizar fiestas, también realiza tours a Cuba, promueve encuentros entre artistas y giras de bandas (en una de las últimas trajo al conjunto de rumba Yoruba Andabo a Brasil).

 

Para el habanero, el país que lo adoptó aún sabe muy poco sobre la región a la que pertenece. Pero ha empezado a notar algunos cambios a lo largo de sus siete ediciones, el público de El Afrokubano se ha cuadruplicado. “Estamos consiguiendo una cercanía con Cuba menos estereotipada”, dice.

 

Desde el escenario, Bandera sonríe satisfecho: bailando lado a lado, en medio de un bullicio que mezcla el portugués y el español, la multitud sin distinciones asume una única e inconfundible identidad latina.

 

Bailando lado a lado, la multitud asume una única e inconfundible identidad latina