images

6 personajes de las ciudades históricas de Minas Gerais, en Brasil, que retratan el espíritu mineiro

Leonor Macedo

Gui Machado

Viajar no se trata solamente de conocer lugares. Las personas son fundamentales para entender otra cultura. Y conversar con un 'mineiro' es  fundamental para conocer Minas Gerais de verdad. Encuentra aquí a algunos interesantes lugareños que resumen el espíritu 'mineiro'.

 

Dalton, guía de Uai Trip

¿Has oído hablar del cantor brasileño Dalto, que tuvo éxito en los años 1980? Aunque no seas de esa época, tal vez hayas escuchado los hits “Muito Estranho”, “Espelhos D’Água” y “Pessoa” (puedes escuchar las canciones aquí). Bueno, ha sido por Dalto, que Dalton, el guía turístico de Uai Trip, tiene ese nombre.

 

Su voz no es tan melodiosa como la del cantor, pero la especialidad de Dalton de Tiradentes es contar historias. Historias de la ciudad, de la región y de Minas Gerais. ¡Y sabe mucho! Sabe tanto que a veces las palabras no le bastan.

 

Dalton ha crecido por allí. Se acuerda del tiempo que Tiradentes no tenía ninguna farmacia, ni escuelas con secundario. Y de eso no hace tanto: ¡el cantor Dalto estaba justamente en su apogeo!  Puedes ir a Uai Trip para conversar con el si te dan ganas de conocer todas las historias que tiene para contar.

 

images

Zé Doceiro

¿Te imaginas lo que es crecer en una familia que fabrica una de las golosinas más famosos de Minas Gerais? Esa es la historia de Zé Doceiro, el heredero de Chico Doceiro, que empezó a producir uno de los mejores dulces de la región. Chico se murió en el 2017, a los 87 años, después de pasarse la vida produciendo conos crocantes rellenos de dulce de leche. “Mi padre hablaba con todos del mismo modo. Un día lo escuché conversando con alguien y, cuando me aproximé, vi que se trataba de Tom Cavalcante, un conocido humorista de la televisión. Creo que el ni sabia quién era”, dice Zé. 

 

A cada día, llega a vender entre 400 y 500 conos en Tiradentes. No hay muchas opciones en su tienda: aparte de los conos con masa de hojaldre, vende un dulce con cajú y otras pocas variaciones. “Hoy en día está de moda lo artesanal, pero mi negocio es artesanal desde 1965.”

 

Lúcia do Queijo

Lúcia do Queijo

Al lado de la estación del tren de Tiradentes, de donde parte el tren a vapor Maria-Fumaça para São João del-Rei, Lúcia Resende vende su queso premiado. Pero no es cualquier premio: ha sido reconocido como el tercer mejor queso del mundo en la categoría descansado por 60 días. Y fue premiado por los franceses, que tienen toda la fama de especialistas en queso.

 

“Puse mis quesos en la valija y me fui hasta Francia. No esperaba ese resultado del concurso. Para mi, conocer el país ya era suficiente. ¿Conoces París? ¡Es maravillosa!”, dice recordando, orgullosa, su aventura, que ocurrió en el 2017.

 

images

En su puesto en la feria, los sábados y domingos, ella exhibe las piezas que también han ganado premios en Brasil y que le han ayudado a criar a sus hijos. El nombre oficial del queso de Lúcia es ‘Sabor da Serra’, y viene del Sítio da Conquista. ¡Llévate algunos para degustar!

 

Filó

Debajo de la casa de Filó, funciona su restaurante, que mezcla comida italiana con mineira. Todo se produce allí mismo: desde la plantación de los ingredientes hasta la masa, cocida y asada en un horno a leña. Puedes llegar, ocupar un asiento y servirte todo lo que quieras, porque el precio es fijo.

 

images

¿Tienes ganas de beber algo? Puedes levantarte, ir hasta la heladera y agarrar lo que desees, luego contarás que has bebido. Como si fuera tu casa. 

 

Pero lo mejor del lugar no es sentirse cómodo y sí escuchar las historias de Filó, mientras te satisfaces con ñoquis y miras cómo juegan los niños en la piscina (hay una piscina libre para el que quiera remojarse). Pregúntale a Filó la historia de Tancredo Neves (ex presidente de Brasil) y de qué modo tenía que rezar por su salud cuando era una niña. ¡Es imperdible!

 

Toti, de la Oficina de Agosto

El artista plástico Antônio Carlos Bech, también conocido  como Toti, tenía el proyecto personal de enseñarle a la gente a hacer, de las artesanías, un modo de vida.  Salió de Embu das Artes, en San Pablo, y conoció Bichinho, que en ese momento era apenas un barrio de la zona rural de Prados, en Minas Gerais.

 

El barrio sigue siendo en la zona rural de la ciudad, pero desde que Toti llegó, la vida de muchas personas ha cambiado de rumbo. Él puso en práctica su proyecto, que se llama Oficina de Agosto, y les ha enseñado diversas técnicas de artesanía a más de 70 personas, haciendo de Bichinho el polo de artesanías más grande de la región.

 

La artesanía de Minas es maravillosa, y aquí la ventaja es pagar mucho más barato que en las tiendas que la revenden. Toti sigue empleando a 15 artesanos y gran parte de las personas que aprendieron a utilizar sus manos para hacer arte, ha abierto negocios propios.

 

images

Nando Chaves

En las ciudades históricas de Minas todo el mundo tiene alguna participación en la Historia, así, con mayúscula. O es pariente lejano de algún prócer importante hace un par de siglos, o cuenta buenos cuentos. Nando Chaves tiene ambas cosas.

 

La bisabuela de su bisabuelo era Antônia Rita da Encarnação Xavier, la hermana menor de Tiradentes, rebelde y líder de la Inconfidência Mineira, el movimiento que buscaba independencia. 

 

Pues ha sido de esa pariente muuuuuuuy distante que Nando Chaves heredó la destilería de alcohol de caña de azúcar (la llaman alambique) más antiguo de Brasil: el Engenho Boa Vista, que está ubicado en Coronel Xavier Chaves, donde se fabrica la cachaça más antigua del país.

 

Nando se hizo ‘maestro alambiqueiro’ después de cumplir 18 años y de aprender a tomar cachaça. Cuando se visita el lugar, se comprende todo del proceso de producción de la bebida, pero la parte más entretenida es escucharlo a Nando mientas cuenta curiosidades al mismo tiempo que se toma un vasito y otro. Los sábados, se fríen unos chorizos caseros y mandioca para acompañar la degustación de cachaça.

 

Engenho Boa Vista: R. João XXIII, 443, Coronel Xavier Chaves