images

Primeras impresiones:

Ecuador por un español

Natália Zonta

David Aguillar Martín

Las atracciones y bellezas del país bajo los ojos de un español recién llegado a Latinoamérica

 

Siempre que pensaba en Latinoamérica, las palabras hospitalidad, alegría y pasión, entre otras, rondaban por la cabeza del biólogo español David Aguilar Martín. “Finalmente, llegó la hora de comprobar si tenía razón”. Su jornada de descubrimientos empezó por Ecuador, más precisamente a 2.850 metros sobre el nivel del mar. “No es fácil llegar a una ciudad casi 30 veces más alta que la tuya”, dice sobre Quito. Pero rápidamente, David se sintió parte de la movida de la capital. Para encontrar la dosis de aventura que quería, dejó la urbe con destino a Machachi, a menos de hora y media.

 

En esa pueblito está el Parque Nacional Cotopaxi. “Hay muchísimas actividades relacionadas a la montaña en esa región rodeada de volcanes. Mi objetivo era el mismo de muchos viajeros: subir el Cotopaxi.” El trayecto no es fácil, pero está lleno de recompensas, como la visita de un cóndor andino. Para completar la experiencia a más de 4  mil metros, el español acampó en el parque, cerca de la Laguna de Limpiopungo.

 

images

“Por suerte, cuando bajó el sol, las nubes se esparcieron, dejando ver un arcoíris en la base del volcán de Cotopaxi”. 

 

Para coronar la visita a la Ruta de los Volcanes, David aún quería ver de cerca otro lago volcánico increíble, el Quilotoa, de 3 km de ancho y 250 metros de profundidad. En el camino hasta allí, la parada en la pequeña aldea de Tigua sirvió para ver ilustraciones pictóricas que muestran un poco de la cultura indígena del pasado. Ya al llegar al cráter lleno de agua color verde-esmeralda, cumplió un sueño: “Esperaba este momento hace mucho tiempo. El cielo estaba bien nublado, pero aún así no soy capaz de expresar con palabras tanta belleza”.

 

¡Cuánta agua!

Después de días increíbles en la Cordillera de los Andes, David siguió para Baños de Agua Santa, a 191 km de Quito.

 

 “La ciudad queda junto al Río Pastaza y al majestuoso volcán Tungurahua y tiene actividades como rafting, canopy, escalada… ¡Uno olvida el significado de la palabra 'tedio'!”, dice el español.

 

images

Por allí, el viajero decidió conocer las cascadas de un modo más radical. “Desde chico me fascinan las caídas de agua y siempre quise hacer rapel. ¡Pero no me imaginaba que bajaría cuatro cascadas el mismo día!” El escenario de la aventura fueron las cascadas del Río Blanco. “La sensación de pasar por tremenda cantidad de agua fue avasalladora y con altísima adrenalina; justo lo que yo quería.”

 

Durante otro día en Baños, dos atracciones distintas: un canopy (circuito con tirolesa) de 2 km en un trayecto elevado sobre ríos, cascadas y valles, con las famosas hamacas colgadas en árboles de la región. Altísimas, llevan nombres curiosos como Vuelo del Cóndor, Fantasías de Vuelo y Casa en el Árbol.

 

“No podía irme sin pasar por la ruta de las cascadas. El itinerario empieza en la ciudad e incluye parte de la ruta que lleva a Puyo”. En taxi, David realizó paradas sin prisa por el camino y disfrutó de cascadas de hasta 80 metros, como Pailón del Diablo, una de las más visitadas del país. 

 

Así el español terminó la primera etapa de su viaje. ¡Sigue al  aventurero en Instagram y descubre dónde serán sus próximas paradas!

 

LATAM tiene vuelos directos a Quito desde: Lima, Cuenca, galápagos y Guayaquil.

 

images