images

Naturaleza y aventura en Pucón, en el sur de Chile

Marcella Centofanti

Giselle Galvão

Un volcán activo, un lago y (muchos) bosques son el pasaporte para un universo de actividades en la pequeña ciudad chilena 

 

“¿Dónde está?”  Fue la primer pregunta que hicimos al llegar a Pucón, en el sur de Chile. Mirábamos de un lado a otro y también hacia arriba para encontrar el Volcán Villarrica, el más activo del país. Al otro lado, un lago de 176 km2 tiene el mismo nombre. La naturaleza se muestra grandiosa en esta ciudad de 26 mil habitantes, en la región de Araucanía, a 797 km de Santiago.   Por esas y tantas otras atracciones, la vida en Pucón fluye al aire libre. Esquí en invierno, rafting y birdwatching en primavera, fly fishing y mountain bike en otoño, kayak y stand up paddle en verano –parte de escaladas al volcán durante todo el año– son algunas de las actividades. Con lluvia o sol, Pucón te llevará junto a la naturaleza.

 

images

Antes de convertirse en destino de aventura y reunir más de 80 opciones de hospedaje, Pucón era muy visitada por la clase alta chilena. Inaugurado en los años 1930 para servir a ese público, y aún funcionando, el Gran Hotel Pucón está estratégicamente ubicado: justo frente a la playa de agua dulce y arena negrísima que se llena de turistas durante enero y febrero. En las décadas del 40 y 50, el empresario Guillermo Pollak levantó otra construcción emblemática al borde del lago: el Hotel Antumalal, con arquitectura de aires modernistas. El que se hospeda en el cuarto pegado a la playa particular tiene una ventaja: dormir con el ruido del agua que choca suavemente contra las piedritas volcánicas. 

 

Vida al aire libre

images

La inauguración de los grandes hoteles le ayudó a Pucón a conquistar a otros admiradores: los esquiadores. En los meses de frío, las cuestas del Villarrica, que tienen 20 pistas , aparte de una escuela para niños, se llenan. La infraestructura es rústica, y la vista, increíble. Allí, aprovecha la experiencia de deslizarte por una montaña que expide humo. 

 

El volcán es el escenario de la aventura más grande de Pucón. La escalada hasta la cumbre, a 2.847 metros, exige cinco horas de subida y recompensa a los que llegan con vista hacia... ¡magma! Solidificado o líquido, muchas veces se puede espiar el material que compone el centro de la Tierra por el cráter. La pregunta inevitable aparece en nuestra mente: ¿y si de pronto empieza a lanzar  lava (la última vez fue 2015)? Nuestro guía, Gonzalo Sañudo, explica: hay aparatos que monitorean la actividad de la montaña, entonces los senderos estarían cerrados si hubiera cualquier riesgo de erupción. 

 

Para un paseo sin tanto desgaste físico, prueba el rafting de nivel 1 en el Río Liucura ('piedra blanca', en mapudungun, idioma mapuche). El trayecto está enmarcado por montañas y, por supuesto, por el volcán. El aire recibe rachas de perfume de ulmo, árbol cuya flor produce una miel con propiedades antibacterianas. Pero, piensa bien antes de zambullirte en el Liucura: el agua es helada. Para más adrenalina, ve hasta el Río Trancura, donde el rafting varía entre los niveles 3 al 5.

 

Relajación y buena mesa

images

La naturaleza, caprichosa, puede incluir frío y lluvia en la programación de cualquier viajero. Pero en Pucón eso no es motivo para preocuparse. Esas condiciones  climáticas son ideales para uno de los programas altos del viaje: un día dedicado a las termas. Existen decenas en la región y son un regalo de la actividad volcánica. Vale  pena viajar 1h30 por la ruta hacia las Termas Geométricas, propiedad particular en medio a un desfiladero verde con una vista de ensueño, sensación intensificada por el vapor que sube de las 19 piscinas con temperaturas entre 35°C y 45°C. Los 500 metros de pasarelas rojas construidas sobre un río nos transportan al Extremo Oriente.

 

images

De vuelta al Centro, la oferta gastronómica deja satisfechos a veganos y carnívoros. Los últimos serán atraídos al pasar por el restaurante La Maga. Su parrilla de estilo uruguayo, sobre la acera, llama la atención: es imposible no mirar el fuego que asa con leña costillas y cortes de carne. Para comer trucha salmonada, famosa en la región, un buen lugar es Trawen, que tiene una carta de cervezas artesanales, entre las que sobresale la local Pillán. Para merendar, chocolates, sándwiches y cafés son lo mejor del concurrido Cassis

 

Entre comidas, la tienda del artesano Serbando Castillo Morales merece una visita. Hace 50 años, él lanzó la moda de las flores de madera que se transformaron en un recuerdo regional. Pétalos de rosas, camelias y dalias surgen a partir de varetas con puntas como lápices. Reserva un espacio para ellas en la maleta  y, de vuelta a casa, podrás acordarte de este lugar edificado entre un lago y un volcán.

 

LATAM tiene vuelos directos a Temuco desde: Santiago

 

Agradecimiento: Hotel Antumalal