Río de Janeiro:

verano y novedades en la Ciudad Maravillosa

image

Junto al sol y el calor, aparecen en Río de Janeiro varias novedades de moda, gastronomía y vida nocturna.

 

Junto al mar, hay un Río de Janeiro que ve pasar el día bajo un sol abrasador, y de noche se divierte en bares y discotecas. Lejos de la playa, es una ciudad que sabe conciliar tradición y vanguardia. Y, en el centro, se vive un Río histórico, restaurado, con varias atracciones culturales. Juntas, esas diferentes ciudades empiezan a festejar el verano que se aproxima; una estación que parece ser carioca de lo cómoda que se luce en Río. Conoce los lugares que prometen ser sensación mientras sube la temperatura.

 

Zona Sur

En el Río de playas, el sol no ofrece tregua. Por suerte, el mar está siempre ahí, disponible. Este verano, la que les dará la bienvenida a los bañistas es la escritora ucraniana nacionalizada brasileña Clarice Lispector (1920-1977), con su recién estrenada estatua en la playa de Leme. Atrás de ella, Copacabana se desparrama frente a turistas admirados. Una caminata nos lleva hasta la estatua de otro gran nombre de la literatura: Carlos Drummond de Andrade (1902-1987), y a la vecina playa de Ipanema. La vista más deslumbrante está en el Espaço 7zero6: de una sola vez se divisan la Laguna Rodrigo de Freitas, el mar y las montañas. En la terraza se sirve un delicioso brunch, pero nada puede ofuscar a la naturaleza. “Nunca he visto un paisaje tan bonito”, dice la alemana Madeleine Schneider, que tiene un blog de viajes. “Y eso que estuve en 40 países”. Si el calor demanda un zambullón, que sea antes o después de una jarra de Spritz al borde del mar en Azur, que queda en el barrio de Leblon, donde el chef Pedro de Artagão sirve platos de pescados y mariscos, como la moqueca (pescado cocido en salsa de tomate y condimentos).

 

images

En verano, las noches suelen ser casi tan calurosas como los días y, cuando el calor no cede, lo mejor es volver a la playa aún sin sol. Para eso, Arpoador e Ipanema son los mejores puntos. “Para los que prefieren comer bien, beber y bailar, la escena nocturna de Ipanema revive sus mejores momentos”, dice Rodrigo Faria, de Nosso, una casa en la cual el ron es la estrella de los tragos. Con bar, restaurante y rooftop, el lugar, recién inaugurado, tiene un clima sencillo y no les exige dresscode ni a los mozos. Otros barrios de ese vecindario también tienen novedades. En la Lagoa abrió las puertas el Blue Note. Idéntico al célebre club de jazz de Nueva York, la filial presentará, desde este año, importantes nombres de la música brasileña, como João Donato y Lenny Andrade. Todo indica que los shows intimistas son un éxito. En el Jockey Club, Camolese, un club con ese estilo, comparte el espacio con un restaurante italiano, una cervecería y una tienda de delicatessen, a partir de noviembre. Ya en Leblon, Oro, del chef Felipe Bronze, con una estrella Michelin, estrena un nuevo menú, inspirado en Lisboa. Todo sale de la parrilla, en pleno salón, inclusive el panqueque de mandioca con bacalao y los ravioles de col con macerado de lentejas.

 

Azur Avenida Delfim Moreira s/nº - Posto 11, Leblon

Nosso Rua Maria Quitéria, 91, Praça Nossa Senhora da Paz

Camolese Jockey Club — Rua Jardim Botânico, 983, Jardim Botânico 

 

Centro y Zona del Puerto

En la zona del puerto, la Bahía de Guanabara ha renacido gracias a la implosión de la Perimetral, una vía expresa elevada que cruzaba esa área. En su lugar, están la nueva Plaza Mauá y el Boulevard Olímpico, legados de los Juegos Olímpicos Río 2016. Allí se ha construido el Museu do Amanhã (Museo del Mañana), del arquitecto español Santiago Calatrava, y también están el Museo de Arte do Rio, el AquaRio, el acuario más grande de Sudamérica, y el gigantesco panel Etnias, del artista Kobra. Se realizan ferias gastronómicas al aire libre, y también hay fiestas y eventos en los antiguos almacenes del puerto, ahora remodelados.  

 

images

Caminar por esa parte histórica nos lleva hasta un importante memorial: el Cais do Valongo (muelle de Valongo), declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por Unesco en julio. Allí se encuentran excavaciones arqueológicas de lo que fue el mayor puerto de esclavos de las Américas. “Es el único lugar turístico con memoria de nuestras referencias africanas”, dice Raphael Vidal, director de la Casa Porto, allí cerca, una mezcla de centro cultural y bar que ofrece shows y paseos. El que se aventure por el barrio encontrará aún otras reliquias: la antigua fábrica de chocolates Bhering, ocupada por artistas y diseñadores, con tiendas y talleres, café, librerías y una terraza en la cual se hacen fiestas durante la puesta del sol, con una vista urbana con montañas de fondo. Aunque en el centro es indescriptible el atardecer en el nuevísimo Xian, que une restaurante asiático y discoteca, inaugurado en agosto. En lo alto del centro comercial Bossa Nova Mall, al lado del aeropuerto Santos Dumont, el lugar tiene como paisaje la Bahía de Guanabara y el Pão de Açúcar: es imbatible.

 

images

Tijuca y São Cristóvão

Lejos del mar, existe otra ciudad en la cual reinan la tradición de la samba y los pequeños bares. Aquí también florece un Río creativo, innovador.  El barrio histórico de São Cristóvão se ha revelado como polo de moda, con fábricas de grandes marcas (algunas con outlets abiertos). En Malha, un galpón con una escuela de moda, estudio de fotos, tiendas, talleres y restaurantes, hay eventos casi a diario. “Somos un movimiento por una moda sostenible y colaborativa”, explica el idealizador, Herman Blesser. “Hacemos algo único, que tiene que ver con la ciudad creativa Latinoamericana que dicta tendencias”.  

 

XianBossa Nova Mall, Avenida Almirante Silvio de Noronha, 365, Centro

Samba do Trabalhador Rua Barão de São Francisco, 54, Tijuca

Bar Madrid Rua Almirante Gavião, 11, Tijuca 

 

images

Mientras tanto, la vecina Tijuca mantiene las tradiciones. En Renascença, club de la comunidad negra, el Samba do Trabalhador funciona hace diez años como centro de resistencia. Los lunes, el lugar se llena de gente que va a escuchar a Moacyr Luz y Gabriel da Muda. Por la noche, todos se esparcen por los pequeños bares. Hay novedades, como el Bar Madrid, que mezcla las referencias españolas de los dueños con el alma de bares de Río. Con el calor, prueba el tinto de verano, con vino tinto y soda. “Es un clásico de España que tuvo mucho éxito por aquí”, garantiza Felipe Quintães. Cosas de un Río de ciudades entrelazadas.

 

Hoteles

images

Aparte de los cambios en la ciudad, hubo transformaciones radicales a raíz de los Juegos Olímpicos también en el sector hotelero. Entre las novedades están el hotel Emiliano, en Copacabana, un edificio proyectado por la anglo-iraquí Zaha Hadid, con piscina con borde infinito en la terraza, frente al mar. Otro arquitecto de fama internacional, Philippe Starck, firma dos nuevos hoteles de diseño: Mama Shelter, de la red Accor, instalado en caserones antiguos de Santa Teresa y pensado para el público joven, y Yoo2, en Botafogo, frente a la Bahía de Guanabara. Por fin, la red Meliá ha vuelto a inaugurar, después de un primoroso trabajo de restauración, el hotel Nacional, en São Conrado, un proyecto de Oscar Niemeyer con jardines del paisajista Burle Marx. 

 

images

Letícia Novaes, cantante

 

¿Por qué Rio es bueno en verano?

La ciudad adquiere una movida de ocio deliciosa, de festividad.

 

Un programa para alguien que viene de afuera

Ir a la Praia de Grumari, no parece que se está en una ciudad.

 

Un paseo inolvidable

La Quinta da Boa Vista.

 

João Pedro Zappa, actor

 

¿Por que Río es bueno en verano?

Los días son lindos y largos y se aprovecha la vida nocturna.

 

Un programa para alguien que viene de afuera

La Praça Mauá, para visitar los museos y el Cais do Valongo.

 

Un paseo inolvidable

La Praia da Joatinga, un paraiso entre São Conrado y Barra da Tijuca.

 

images

Nathalie Passos e Alberto Landgraf, chefs

 

¿Por que Río es bueno en verano?

Porque uno se puede meter al mar, comer las galletas Globo y beber mate helado en la playa.

 

Un programa para alguien que viene de afuera

Un barcito en Urca para ver la puesta del sol.

 

Un paseo inolvidable

Ir en bicicleta hasta la Vista Chinesa, parando en la cascada do Horto.

 

Sharon Azulay, diseñadora de moda

 

¿Por que Río es bueno en verano?

Porque todo se hace más liviano y sin pretensiones.

 

Un programa para alguien que viene de afuera

La Praia da Prainha por la mañana, almorzar en Bira y ver la puesta del sol en Arpoador.

 

Un paseo inolvidable

Hacer la caminata hasta el Cristo.

 

LATAM tiene vuelos directos a Río de Janeiro desde: Santiago, Lima, Buenos Aires y otros 23 destinos.