Un giro por San Andrés, en el Caribe colombiano

image

Vamos a explorar la isla colombiana de arriba a abajo: sobre el mar, por debajo del agua y también por tierra

 

En el caribe, todo es superlativo. Los colores son vibrantes, los sabores intensos, y sus habitantes parecen estar movidos por energía solar. En San Andrés, isla colombiana a 715 kilómetros de la costa, pero a solo dos horas en avión desde Bogotá, no es diferente. Su mar azul profundo es uno de los mejores para buceo y sus reservas naturales son patrimonio de la humanidad. La isla tiene incluso un idioma propio: el criollo sanandresano, cargado de historia. Para descubrir todas sus atracciones, tomamos una carretera de 32 kilómetros que da la vuelta a la isla. Una vuelta que es garantía de diversión.

 

images

Cuando el avión de LATAM se acerca a la pista del aeropuerto de San Andrés, es difícil creer que el color del agua allá abajo es real. No es necesario alejarse mucho para encontrar diversión. En la misma zona se concentran el ambiente fiestero, la zona comercial y la mayor parte de los hoteles y restaurantes. El clima, sin grandes pretensiones, es típicamente insular.

 Siete minutos a pie separan el aeropuerto de la playa Spratt Bight, la principal y más animada, y de la peatonal, un malecón repleto de tiendas de duty free con ofertas tentadoras de perfumes y aparatos electrónicos. Al final de la tarde, el programa clásico es pasear por el área comercial, tomar un café Juan Valdez y probar la comida que venden en la calle, como las cocadas y el dulce de tamarindo.

Desde Spratt Bight se puede ver Johnny Cay, uno de los islotes cercanos a San Andrés, al cual se llega en barco en un viaje de 15 minutos. Es mejor salir temprano, alrededor de las 7 de la mañana, si quieres encontrarla vacía. La arena blanca con cocoteros y el mar transparente parecen un espejismo, y por eso atrae un máximo de 643 visitantes, a partir de las 10 de la mañana. Patrimonio ecológico y hábitat de iguanas, se puede recorrer completamente en una caminata de diez minutos. Consigue una de las codiciadas reposeras de los bares del sector y dedícate a apreciar los diferentes colores del agua en los arrecifes de coral. Éstos forman parte de la Reserva de Biosfera Seaflower, reconocida por la Unesco.

 

images

Otro islote muy visitado es Acuario. Semejante a un 8, está formado por Haynes Cay, la parte más grande; y Rose Cay, un banco de arena dejado por la naturaleza, semejante a un oasis. Aquí es posible cruzar de una isla a otra a pie, el agua al ombligo. Acuario tiene bien merecido su nombre: parece realmente un acuario debido a la cantidad de especies que visitan el lugar. Gracias a que es poco profundo, es el lugar ideal para disfrutar con niños y hacer amigos.

 

De regreso a la isla principal, el balneario de Rocky Cay es la sede de algunos clubes de playa, y cuenta además con su propio islote al cual se llega nadando. Es una franja de arena estrecha y muy concurrida, diferente a la playa siguiente, Sound Bay. Larga y ancha, tiene más olas en el mar abierto, pero menos gente que las otras. Allá se encuentran dos conocidos restaurantes apreciados por los lugareños. El Donde Francesca es un poco más formal, pero sobre la mismísima arena, frente al mar. Sirve la clásica limonada de coco y tiene decoración playera. A pocos metros se encuentra El Paraíso, que parece un puesto de playa. Los platos como la langosta en mantequilla se sirven en las reposeras, acompañados de una piña colada.

 

images

Pero el mejor restaurante del sector es el La Regatta, decorado como si fuese un barco anclado, lleno de adornos. El blando pulpo y el arroz con mariscos son las estrellas de la carta. A una cuadra de distancia, el The Gourmet Shop satisface a los incomprendidos que no les gustan los mariscos. El local sirve una deliciosa lasaña de vegetales y otros platos italianos con un toque caribeño.

 

Si te quedan energías para alargar la noche, la discoteca Coco Loco es el club que está de moda, repleto casi todas las noches. Pero no te acuestes tan tarde, porque  San Andrés despierta temprano para aprovechar los excelentes programas.

 

Un paseo novedoso es el de los kayaks transparentes de la empresa Ecofiwi. Empieza en el manglar del Parque Regional Old Point y lo atraviesa. Durante el recorrido se pueden ver las algas a través de la canoa de acrílico. Luego se pasa por dos túneles de árboles y se sale al mar, remando, con la compañía de las garzas, hasta una parte donde se practica buceo con snorkel. Al regreso, una comida espera a los exploradores: pescado a la plancha con fruta de pan frita, una delicia típica.

 

images

¿Quieres sentir mariposas en el estómago? Visita West View, donde un trampolín de cinco metros llega al verde mar. Algunas personas se quedan abajo dando ánimos a los menos valientes para que salten y se usa snorkel para ver los peces que se acumulan cerca del acantilado. Desde allí también parten el Jetboat, un barco que se zambulle bruscamente, y los Aquanautas, escafandra que se pone en la cabeza para poder respirar debajo del agua.  No es exactamente una zambullida, sino un recorrido dentro del mar. Si quieres bucear con tanque de oxígeno, busca la empresa San Andrés Divers, que cuenta con un buen método para enseñar todo lo necesario.

 

Este es uno de los logros de la isla, considerada uno de los mejores destinos del mundo para la práctica del buceo gracias a las barreras de coral y a la visibilidad, que puede alcanzar los 90 metros. Los principiantes toman un breve curso para aprender los principios  básicos. Ejercicios en la piscina dan confianza para zambullirse en el mar hasta los 10 metros de profundidad. Los 40 minutos pasan volando entre los corales y la vida marina, además de la estatua de Poseidón, el dios griego de los mares, protagonista de las fotos submarinas del lugar.

 

images

Cerca de allí, el viento le da fama a un hoyo en las piedras llamado Hoyo Soplador. Los días de mar agitado, las olas entran por una ranura entre las piedras, pasan por debajo de los pies y salen a veinte metros de altura por un hoyo, como si fuera un géiser. Con el mar tranquilo, solo se puede sentir el aire soplando, empujado por la marea. Por ser pedregosa, no es un área apta para el baño, pero al atardecer recibe visitantes para ver la puesta de sol en el azul del mar, mientras los pescadores regresan con langostas y pescado, en un escenario romántico para terminar bien el día, rodeados por la naturaleza multicolor.

 

La isla del sueño

A tres horas en barco desde San Andrés se encuentran las islas Providencia y Santa Catalina, más pequeñas y exclusivas. Especiales para quienes disfrutan de la soledad y la conexión con la naturaleza, el relajación, el senderismo y las playas casi privadas. Hay muy pocas opciones de hospedaje y restaurantes. De formación volcánica, estas islas montañosas, alternan piedras y arena muy blanca, formando escenarios paradisíacos.

 

San Andrés

Cuándo ir

La temporada alta va de enero a septiembre. En octubre la isla es menos disputada.

 

Cómo movilizarse

Los taxis no son caros y son fáciles de encontrar. Otra opción es alquilar scooters o carritos de golf. También puedes dar una vuelta completa en las chivas, camiones abiertos y muy coloridos. Para visitar los islotes vecinos es necesario contratar paseos en las agencias locales.

 

Qué llevar

Se recomienda llevar zapatillas para el agua, ya que en algunos tours la diversión consiste en caminar por partes menos profundas con piedras en el fondo que llevan a piscinas naturales. Tampoco te vas a arrepentir de invertir en buenos lentes de buceo con snorkel.

 

Dónde Quedarse

 

Rede Decameron

La cadena tiene cinco hoteles en la isla y un club de playa en Rocky Cay. El huésped puede usar la infraestructura de casi todos los hoteles, con excepción del Isleño, el hotel cinco estrellas de la franquicia.

 

Portofino Caribe

Instalado al norte de la isla, queda cerca de la playa y del comercio, y sus habitaciones son cómodas.

 

Dónde comer

Restaurante donde Francesca 

El Paraiso

La Regatta 

The Gourmet Shop

 

Noche

Coco Loco Disco Club

 

Kayak por el mangle

Ecofiwi Turismo Ecologico

 

Buceo

Fly High San Andrés

Aqua Nautas

 

LATAM tiene vuelos directos a San Andrés desde: Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena.

 

Agradecimientos: PORTOFINO CARIBE.COM / Decameron All Inclusive Hotels & Resorts